Mujer Fenix
Mujer Fenix

Violeta: el color de la revolución, llevado como bandera y en la sangre

Sus luchas son verbalizadas y cobran vida a través de la palabra. Allí se reconstruyen, se rearman y se reinventan.

Si hay un color presente en la lucha de la mujer es el violeta. Es el color internacional del movimiento por la igualdad de derechos y el tono que las sufragistas estadounidenses adoptaron como uniforme en la marcha de Washington a favor de la Igualdad de Derechos en 1978. Violeta Herrero, revolucionaria desde joven, lo lleva no sólo como bandera, sino también en su nombre.

De profesión abogada, pero de alma bohemia y poetisa. En su currículum se destacan cursos, seminarios, conferencias de género y libros, algunos de ellos titulados: "Las que se atreven", "Una nueva mirada sobre Juana Azurduy de Padilla", "Mujeres de la Patria Grande", entre otros.

Con su tinta logró traspasar las fronteras y visibilizar a través de libros y ensayos la valentía y entrega que caracteriza a las mujeres. Su conciencia sobre la profunda inequidad que vive el género femenino en todo el mundo la llevó a hacerse carne de las distintas realidades y a plasmar lo que conoció para visibilizarlas y concientizar a hombres y mujeres sobre género.

"Ayer y hoy las mujeres en el mundo producen hechos relevantes imposibles de invisibilizar. Es el empoderamiento de la mitad de la humanidad históricamente postergada", sostiene convencida.

En sus escritos reinvidica la libertad de las mujeres y la defensa de los ideales humanistas. En "Mujeres de la Patria Grande", por ejemplo, Violeta junto con Mario Cura, logran reconstruir el pasado de cinco mujeres alejado de la oligarquía y poner en crisis las voces de esta forma de gobierno. Juana Azurduy, Bartolina Sisa, Susana Valle, Macacha Güemes y Martina Chapanay son rescatadas y representadas como lo que fueron, protagonistas.

Sus luchas son verbalizadas y cobran vida a través de la palabra. Allí se reconstruyen, se rearman y se reinventan.

"Yo trato de escribir líneas donde las mujeres seamos las protagonistas porque creo en la revoluciones culturales", agrega.

Además de sus hijos, como denomina a los libros que escribió, dictó capacitaciones y seminarios sobre género en distintas provincias y países donde fue ovacionada por cientos de personas que tuvieron la posibilidad de escucharla. "Supe transformar mi indignación en fuerzas para concientizar sobre el rol que tuvo la mujer ayer, hoy y que tendrá siempre".

Actualmente, está trabajando en su próxima obra ‘Estudios de Género y Derecho'. "Es un libro compuesto por varios ensayos en el cual plasmo mis ideas. Pretendo que ayude a quienes lo lean y que aporten sus ideas también. Quiero que salga a la luz el año que viene", asegura.

Violeta es como una biblioteca histórica de mujeres corajudas. Ella es una mujer que agita pañuelos violetas en las calles y que desea, como muchas, construir una sociedad con mirada de género.

0Comentarios

Tu comentario

Nombre