Espantoso

"El crimen de honor": Le cortó la cabeza a su hija de 14 por querer escaparse con un hombre

Trató de ahorcarla pero como no podía, la decapitó.  El padre asesino se oponía a la relación porque cada familia eran de sectas diferentes. El terrible crimen conmueve al mundo.  

QPS Internacional

Romina, de 14 años, huyó con Bahman de 35, aunque ambas familias se oponían a la relación. Esta joven es la última víctima de los aún llamados 'asesinatos por honor' en Irán.

El terrible crimen causa indignación en el país de Medio Oriente. Muchos iraníes calientan las redes sociales denunciando la muerte de Romina, adolescente, a manos de su padre, con una hoz. 

El asesino y su hija vivían en localidad de Hovigh, provincia de Gilan. Medios locales explican que Romina, de 13 años, huyó con Bahman, de 35, después de que ambas familias, de sectas distintas, se opusieran a la relación. Sendas denuncias de desaparición forzaron la actuación de la Policía.

Los agentes detuvieron a la pareja cinco días después de la huida. Él pasó una noche en el calabozo, pero presuntamente no fue hallado culpable de secuestro ni de ningún otro cargo, tal y como la familia de ella alegó. En cuanto a Romina, fue entregada a su padre, pese a las advertencias de la joven sobre su férreo apego a la Ley Islámica, que lo considera guardián de la muchacha.

De una forma u otra, el 21 de mayo pasado el padre acabó optando por intentar asfixiar a su hija una noche y, al ver que no lograba acabar con ella, hacerlo con una hoz. El progenitor se entregó a la Policía con el arma asesina. 

La figura del Guardián en la Ley islámica

A partir de ese momento ciudadanas anónimas y también políticas han denunciado una lacra que se extiende por toda la región, especialmente en las zonas rurales, y que en Irán se apoya en leyes de fundamento religioso que limitan la capacidad de decisión de las mujeres sobre su propia vida. Una figura jurídica criticada por las feministas y debatida en la sociedad iraní es la del 'guardián', que atribuye a un hombre, habitualmente el padre o el esposo, la potestad sobre la mujer en numerosos asuntos vitales para ella.

Los mal llamados crímenes de honor suceden mayormente en áreas rurales dominadas por los clanes, especialmente kurdos, luros o bajtiaríes. Las mujeres pueden acabar siendo asesinadas por sus padres, hermanos, maridos, tíos u otros varones de la familia cuando ésta percibe que el 'honor' ha sido mancillado por la actuación de la víctima.


Esto puede ocurrir por desavenencias en torno a un matrimonio concertado, por perder la virginidad antes de casarse, por cometer adulterio, tener pareja o incluso haber sido violada. El asesinato es decretado en el seno familiar.

En este caso, el hecho de que el padre de Romina figurase como 'guardián' de la chica no permite que se le aplique el principio de retribución, una figura legal codificada en Irán basada en la ley del talión. Sí podría ser condenado a prisión y forzado a pagar una compensación económica a su mujer e hijas, aunque quienes denuncian lo sucedido temen que todo quede en una pena menor.

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante