¡Qué genio!

Se tomó más de 800 licencias, lo despidieron, le clavó un juicio a la empresa y ganó

El trabajador de una automotriz fue despedido por su gran ausencia en su puesto laboral. Así le ganó un juicio a una importante empresa internacional.

QPS Sociedad

Hay que nacer con suerte. A lo largo de los 20 años que lleva en la empresa en donde trabaja, un obrero no pudo asistir de manera normal. Por motivos de salud, lesiones de trabajo y una presunta agresión, solicitó 808 licencias. La patronal le clavó un juicio pero él, lejos de achicarse, le hizo frente y lo terminó ganando.

Vic Rumbold, que vivía cerca de la planta de Castle Bromwich, estuvo ausente por varias razones durante sus casi 20 años en el gigante del automóvil. Al tribunal laboral de Birmingham se le informó que 405 de esas licencias se las tomó en los últimos cuatro años.

El gerente de lanzamiento, Jon Carter, dijo: "Honestamente, es el peor récord de ausencias que he visto: 808 turnos, el precio para la organización es de casi U$S 130.000. No hay un año desde el 2000 con récord de asistencia completo".

Sin embargo, la compañía despidió a Rumbold en diciembre de 2018, por motivos de "conducta y capacidad".

El Juez del Tribunal, en su informe, concluyó que la empresa no aplicó adecuadamente los Procedimientos de Gestión de Asistencia y "no había llegado razonablemente a una etapa en ese proceso en la que pudieran considerar el despido".

Rumbold experimentó problemas en la cadera a principios de 2018 y no pudo trabajar del 12 de marzo al 13 de agosto de ese año.

Cuando Land Rover se enteró de la discapacidad de Rumbold, que trabajaba en la línea de montaje de automóviles, se le propuso trabajos más descansados en otros sectores. Se le eligió el anotado de los números de registro de los vehículos, lo que le permitía sentarse y usar un bastón. Sólo trabajó una semana porque Rumbold describió la tarea como un "papel inventado para que yo volviera al trabajo".

En noviembre, a Rumbold le dieron el trabajo de "sellador" al final de la línea de pintura. Solo trabajó un día. Le dijo al Tribunal que la tarea lo dejó agonizante.

La empresa le dijo: "Creemos que esto es inaceptable para la organización. La decisión es rescindir su empleo por motivos de conducta y capacidad que se muestran en su registro de asistencia".

Rumbold inició juicio contra la empresa y el juez falló a su favor: "hubiera podido estar en condiciones de trabajar si se le proporcionaba una ayuda para caminar y un asiento adecuado".

Rumbold también ganó su caso por discriminación y lo que la empresa deberá pagarle se decidirá el año próximo año, indicó Clarín.

Esta nota habla de:

Comentarios

  • El Guaso

    Que bien lo felicito al trabajador que no se dejo joder con la patronal.

    Ver más

    Responder
  • devueltapaquito

    Ésto me hace acordar a varios amigos,vaahh,conocidos peronistas que tengo,Argentina país generoso.

    Ver más

    Responder
  • Yo

    Un boludo, aca seria presidente ni gobernanr necesita, para eso esta la chorra

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Sociedad

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante