Política

Benjamín Gebhard

Director de Consultora We

En busca de la identidad perdida

El Gobierno tiene el desafío de llenar las expectativas que generó y encontrar una identidad.

El día después de la pandemia que, probablemente, llegue junto al clima electoral de medio término, el gobierno tendrá como primer desafío responder una pregunta que quedó sin respuesta por la interrupción del COVID-19: ¿Qué es el saencismo?

La pregunta encierra dos desafíos, la interpretación de la expectativa que puso la sociedad en las urnas y la definición de una identidad.

En primer lugar, comprender la profundidad de la demanda de cambio. Alrededor de un 70% de la sociedad demandó que los nombres, los modos y las prioridades fueran diferentes. Gustavo Sáenz lo interpretó, y constituyó tal vez la única propuesta concreta de campaña: una reforma constitucional para limitar los mandatos. La anunció, con la pandemia vigente, en la apertura de sesiones. No hay nada.

Los nombres, en puestos claves y accesorios, se repitieron. El organigrama no cambió los modos, desconexión entre los ministros y las áreas que representan, falta de ideas y de propuestas que sean disruptivas con el ciclo anterior.

En segundo lugar, lograr transformar la coalición electoral en un gobierno de coalición. La lógica de "loteo" de las áreas y la cooptación de dirigentes de otros espacios impide articular un mensaje e identidad común.

Las estrategias exitosas no se sostienen cuando los contextos se modifican, Sáenz no puede ser de centro por promedio, ni independiente por distraído. ¿Qué va a representar? El escenario indica que habrá opciones puras, por derecha (Juntos por el Cambio) y por izquierda (Frente de Todos), y en el esfuerzo por diferenciarse, ambas apuntan al gobierno.

Si el gobierno espera que la pandemia sea una excusa, puede que se equivoque o al menos se quede corto. La sociedad tiene poca paciencia y se vuelve exigente cuando se abren las urnas de medio tiempo.

Esta nota habla de:

Comentarios

  • gobiernodeinutiles

    que fea la pagina, me gustaba mas el otro formato, esto es como la gaceta o el intransigente. esta feo. Con respecto al gobierno de donde hay nada, nada se puede sacar, el peronismo solo empobrecio salta, gobiernan hace treinta años son los mismos en diferentes puestos, y son la desgracia de salta, estamos esperando el cambio de casta politica.

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Política