Salta
Columnista
Alerta máxima

¿Qué pasa con el coronavirus en Salta?

Diferencias en el número de casos reportados, testeos fallidos y un negocio rentable para los laboratorios.

Preocupación, incertidumbre, y muchas dificultades para acceder a la información han marcado las últimas semanas de la pandemia en Salta. Lo que alguna vez señalaban como una epidemia de la información por la proliferación de Fake News, se agrava ante la carencia de la misma, mientras que las diferencias con el número de casos hace el resto.

Al momento de la redacción de esta nota, el reporte provincial informó 196 casos en total, el nacional asigna 224 para Salta y la pagina Salta COVID-19 hace lo propio con 215.

Pero esto no lo es todo. El domingo, una contraprueba dejó en evidencia una importante tanda de resultados erroneos, que más tarde las autoridades sanitarias de la provincia advertirían fallas en el procesamiento, con esto, suspendieron las actividades del laboratorio de virología del Hospital Del Milagro, pero no la confusión y el descreimiento.

La ministra de Salud, Josefina Medrano, dejó en manos del gerente del nosocomio mencionado, Juan José Esteban las explicaciones sobre lo ocurrido pero ninguno aclaró hasta el momento cual es el laboratorio privado que cuenta con un convenio y que podría realizar las pruebas que sean necesaria hasta tanto no se ponga en marcha el del sector público. Esto dejaría a la interpretación la posibilidad de un nuevo negociado con la salud.

Los cuestionamientos sobre la participación de algunos profesionales en el sector público tanto como en el privado, no se hicieron esperar, y es así que lo salteños expusieron la posibilidad de que uno de estos haya podido, de algún modo, sabotear el muestreo del otro a fin de que la desconfianza lo beneficie. Y es que el beneficio supone cifras millonarias que ya se barajan con la pandemia.

Desde este medio, intentamos acceder al mencionado convenio con la entidad privada, sin éxito. El silencio por parte de las autoridades sanitarias solo deja a la interpretación del lector el sospechoso entramado de los hisopados, pues, además, este sector privado debe procesar las pruebas que por obligación las empresas privadas deben realizar sobre sus empleados para desarrollar su actividad dentro de la nueva normalidad. 

La cifra varía, muchos han planteado que cada test tiene un costo no menor a 7 mil pesos y que ronda los 100 dólares. Los montos son millonarios.

No sería la primera vez que se priorice el negocio por sobre las necesidades sanitarias desde el sector privado que en más de una oportunidad contó con la complicidad del público para lograrlo.

En medio de este escenario, es la información veraz y concreta la que podría permitir evacuar las dudas y llevar tranquilidad al vecino salteño que hoy no encuentra la respuesta a la pregunta: ¿Qué pasa con el coronavirus en Salta?.

Esta nota habla de:
0Comentarios

Tu comentario

Nombre