Policiales
De terror

Gritos, torturas y horror en una comisaría salteña: detuvieron a once policías

Se desempeñan en la Brigada de Investigaciones de Orán y recibieron graves denuncias en su contra.

En las últimas horas se produjeron ocho nuevas detenciones en la Brigada de Investigaciones de Orán. Se trata de efectivos policiales acusados de los delitos de privación ilegítima de la libertad, torturas y lesiones leves en concurso real.

Los procedimientos estuvieron a cargo del personal de la Unidad Especial de Investigaciones del CIF. Ya son once los uniformados detenidos por disposición del Juzgado de Garantías 1 de Orán, tras el requerimiento de la fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke.

Como resultado, fueron detenidos un oficial auxiliar a cargo de la dependencia y otros dos oficiales; un suboficial principal y cuatro sargentos que estuvieron de guardia el día del hecho. Cabe recordar que el pasado viernes 23 de abril, fueron detenidos un oficial y dos sargentos, en el marco de la misma causa.

Nuevos testimonios de internos alojados en la Brigada de Investigaciones, fueron coincidentes al señalar que el pasado 8 de abril, los efectivos policiales ingresaron a hombre a una habitación de la dependencia que está atrás del patio interno. Relataron que luego cerraron la puerta y pusieron música a alto volumen, aunque pudieron escuchar gritos de dolor. Dos de los internos manifestaron que también fueron víctimas de torturas con bolsas en la cabeza y que los golpearon.

El pedido de detención de la fiscala penal Verónica Simesen de Bielke, se fundó principalmente en la gravedad de los hechos de violencia institucional y en la necesidad de impedir que los investigados continúen los acometimientos en contra de la población, con el abuso del poder que detentaron al cumplir funciones en la fuerza de seguridad provincial. Justamente, el Estado es responsable de garantizar que el uso de la fuerza sólo sea utilizado como último recurso y con estricto apego a los estándares internacionales y el respeto de los derechos humanos, lo que no se vislumbra en la causa.

Asimismo, resulta reprochable la conducta del resto de los efectivos y del Jefe de la dependencia, quienes están obligados a denunciar las torturas llevadas a cabo mientras se encontraban en la dependencia, por lo que omitieron llevar a cabo una obligación legal.

A raíz de los pedidos de colaboración, la Unidad de Investigaciones del CIF llevó a cabo una serie de diligencias que permitieron identificar a los acusados y recopilar valiosa información para lograr esclarecer los hechos.

Durante los procedimientos, fue secuestrado el libro de guardia y un automóvil Ford K color gris, que se encontraba incautado previamente en una causa federal.

Torturas con submarino seco, taladro y paseo con amenaza de muerte

De las tareas investigativas, surgió que los efectivos citaron al denunciante para que prestara declaración testimonial en la Brigada de Investigaciones 2, a raíz del robo producido en el Supermercado Comodín de Orán.

Una vez allí, cometieron un claro exceso en el ejercicio de sus funciones y sin que existieran motivos razonables ni una orden de la autoridad competente, privaron ilegítimamente de la libertad ambulatoria al denunciante, a quien retuvieron desde las 18 del 8 de abril, hasta las 2:30 de la madrugada del día siguiente, esposado y sin que pudiera irse de la dependencia policial.

El accionar ilícito de los detenidos se extendió hacia el despliegue de conductas del delito de torturas, ya que infligieron tormentos físicos y psíquicos, de carácter grave con el fin concreto de intimidar al denunciante, para obtener una confesión que atribuyera responsabilidades por el robo al supermercado a personas determinadas, en función de las líneas investigativas que resultaban en beneficio de la intención del personal para resolver la causa.

Los actos se desarrollaron a través de múltiples golpes y la colocación en la cabeza de la víctima de bolsas plásticas, para intentar quebrantar su voluntad. También exhibieron y prendieron un taladro, con el que amenazaron con provocarle lesiones y a través de un recorrido en un vehículo perteneciente a la fuerza de seguridad por las calles del barrio 20 de Febrero, donde nuevamente lo amenazaron con llevarlo al basural, lugar en el que manifestaron que lo iban a matar y que se cuidara de denunciarlos, por lo que lo iba a pasar mal, él y su familia.

Uno de los efectivos también habría incurrido en el delito de falsedad ideológica, que concurre en forma real con los demás delitos endilgados, ya que en su calidad de funcionario público, insertó en un instrumento público una declaración falsa, concerniente a un hecho que el documento debía probar, al haber consignado como dichos del denunciante la responsabilidad por el robo al supermercado a las personas que los mismos efectivos policiales le habían dicho que los incriminara.

Esta nota habla de:

Comentarios

  • Monica

    El delincuente va a ser siempre un delincuente y sus siguientes generaciones,mano dura contra estos sinvergüenzas ladrones. Aguante la policia

    Ver más

    Responder
  • El Gaucho Lunari

    Si un policía ve que un ladrón asesino le está clavando cuchilladas a un pobre tipo, para robarle o por venganza, o lo que sea, tiene que mantener una actitud PASIVA, no hacer nada. Porque si ese policía interviene, la popular fiscala salteña se va a encargar de hacerlo echar de la fuerza.

    Ver más

    Responder
  • mmmmmm

    en el supuesto caso que sea verdad, cosa que dudo, para terminar con esta forma de "investigar" el primero en ser procesado debería ser el jefe de la dependencia, es el principal responsable de todo lo bueno pero tambien de todo lo malo que pasa en la comisaría.

    Ver más

    Responder
  • Humo

    Se hacen los excelentes investigadores y arman prensa cagando a otros del mismo palo solamente por querer tener buen concepto en la gente pero se sabe quienes son los chanchos y quienes les dan de comer y las marionetas pobrecitas se creen con vida propia pero no saben que se ven los hilos a la legua

    Ver más

    Responder
  • MIGUEL

    Para el personal que esta trabajando en la actualidad, un consejo sano hagan lo justo lamentablemente los jefes que están en la actualidad no se juegan por nadie y los fiscales que son unicamente abogados se creen que son los investigadores. Si la escucharon a la fiscal hablando ella misma esta direccionando la investigacion con los dichos, asi que muchachos dejen a los policias de escritorios a realizar estos trabajos porque eso es lo que son los de CIF policias que los hicieron creer que eran mas que sus compañeros. Tienen que ir cumplir su horario y retirarse no tienen garantias las personas que son victimas saben que los delincuentes tienen mas derechos, lo que tienen que hacer es tomar represalias por mano propia

    Ver más

    Responder
  • Mmmm

    Que lindo sería que está fiscal también velará x los derechos del resto que no piensa como ella

    Ver más

    Responder
  • TODO PASA

    Tarde o temprano se modificará está barbarie k todo pasa

    Ver más

    Responder
  • Jeje q hdp!

    Salieron todas las lacras delincuentes y antepolicias a defender a sus pares!escorias

    Ver más

    Responder
  • Así estamos...

    El delincuente se hace y muere delincuente...no hay recetas para mejorarlo...

    Ver más

    Responder
  • Fiscalucha antipolicias!

    Es obvio q es un cargo político k... para perseguir a policías y cuidar el voto k

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante