Salta
Matías Giliberti
Que Pasa Salta

El "macho alfa" ya fue: qué es ser un "varón beta" y la nueva masculinidad

En Salta, un grupo propone deconstruir la masculinidad machista a través del debate y acciones pensadas en la empatía y la sensibilidad.

"No tenés que pegarle a las mujeres, porque eso hacen los maricones", escuché decir varias veces a mi papá, cuando era un niño. Quería decirme que no peleara con mi hermana para no ser "menos hombre". Esa, y otras paradójicas enseñanzas fueron, tal vez, una herencia que mi abuelo o algún tío le había transmitido a él también. Así, de generación en generación, se compartieron otros conceptos que hoy resulta necesario derrumbar. O mejor dicho deconstruir. 

Para algunos, de forma un tanto burlona, la deconstrucción significa cambiar las palabras con "e" (lenguaje inclusivo) o utilizar un pañuelo "verde". Dejenmé decirles: es mucho más que eso. 

Una porción de la deconstrucción podría representarse en el trabajo que impulsan los "Varones Beta" en Salta (una de las provincias con más índices de violencia de género). Se trata de un grupo de hombres -biológicamente hablando- que decidieron reunirse por voluntad propia, repensar la masculinidad y modificar los hábitos machistas que marcaron a generaciones. 

"Somos un grupo de varones que nos sensibilizamos ante las desigualdades del sistema social del cual somos parte y buscamos poder construir otras masculinidades: sensibles, empáticas, afectivas y cercanas. Estamos trabajando en pos de deconstruir la violencia aprendida, heredada y naturalizada que tenemos en nuestro pensamiento, lenguaje y actos", es la respuesta a la pregunta "¿quiénes son y qué hacen?". 

El grupo nació como parte de un programa de la ex Subsecretaría de Políticas de Género en el Polo de la Mujer. 

El viernes pasado realizaron su primera intervención urbana en pleno centro de la capital salteña. Llevaron pancartas con mensajes como: "La cocina también es un lugar para varones", "- MACHOS + AMOR", "¿Cuántos platos lavaste en Navidad?" o "¿Y si la chica del video que mandaste a tus amigos fuera alguien de tu familia?". 

En lo personal, decidí involucrarme y participar. Quiero contarles que la cantidad de gente que vio "la movida" fue importante. En su mayoría mujeres, se acercaron celebrar que hombres impulsaran una actividad de conciencia como tal. No fueron pocas las que dijeron "mi marido debería ver esto. Es re machista". 

Hubo otra porción -mínima- de personas que esbozaban una sonrisa burlona al ver las pancartas o hacían gestos de "montoncito" con los dedos. Otros confrontaron directamente a los "Varones Beta", pero fueron muy pocos. Lo que quedó a la vista es que, sin dudas, la propuesta no pasó desapercibida. 

Es cierto que con marchas, exposiciones o carteles no se termina la violencia de género ni los femicidios, pero son acciones que promueven la prevención y erradicación de este flagelo. 

Para los "Varones Beta" de Salta, el modelo de "macho alfa" ya fue. Es hora de construir otras masculinidades y formas sanas de relacionarse "entre todes".

Los encuentros se retomarán a mediados de enero próximo ¿te sumarías? 

Esta nota habla de: