Sociedad
Se hizo viral

Le dijo a su papá que era gay por WhatsApp y recibió una respuesta inesperada: "Yo quería..."

El tremendo mensaje que recibió de su padre fue furor y se viralizó.

Entrevista de Clarín:

Martiniano: Contale a la gente cómo fue la cosa, pa... Contá que hasta me oíste llorar sin parar cuando te dije por celu lo que no me animaba... Fue algo emocionante para los dos... ¿O no?

Raúl: Vos no sabías cómo decirme que eras gay. No nos engañemos: tenías miedo de llamar a las cosas por su nombre y de encarar el tema sin rodeos. Hasta que un día, hace poco, te animaste a hacerlo no cara a cara sino por whatsapp. Para eso sirven al menos las nuevas tecnologías. Me lo dijiste con todas las letras y yo te respondí más o menos así: dije que en realidad yo hubiera preferido que seas un varoncito, o sea, un heterosexual, pero que aún sabiendo lo que me acababas de contar me bastaba con que seas feliz, sano, un hombre seguro de sí, seas lo que seas... Te dije que eras libre de elegir y eso, creo, fue todo. Te dije algo más que seguramente recordás. Te pedí que te cuides, que uses preservativos, que no te andes exhibiendo demasiado por ahí. Hay muchos loquitos, mucha violencia, están esos tipos peligrosos llamados skinhead, los fachos, los violentos, en fin para qué detallar. Por eso dije al principio, medio en broma medio en serio, que hubiese preferido un varoncito... Todo esto se viralizó en las redes con unos cien mil likes.... Ahora la suma se debe haber duplicado o triplicado.

M: ¿Acaso no soy un varoncito? No me hagas reír, papá.

R: Sabés a qué me refiero. Yo quería que seas un varón con todo lo que significa esa palabra para el pensamiento común y generalizado; quería o deseaba que fueras heterosexual, que te gustara jugar al fútbol o al rugby, que salgas con chicas y tengas experiencias con ellas, que un día me presentes a tu novia oficial; lo admito: así pensaba antes. ¿Pero qué es la normalidad? Mucha gente debería hacerse esa pregunta. Yo ya no sabría qué responder. Ahora lo único que quiero es que seas feliz más allá de tus decisiones y opciones que las respeto totalmente. Igual la tan difícil confesión ya pasó. Muchos amigos y colegas de trabajo me felicitaron. También a vos. Me dijeron que hay que tener huevos para decir eso que me dijiste, así sea por whatsapp Me dijeron que hay que ser muy macho para ser gay en esta sociedad que a veces, pese a las apariencias, mantiene aún ciertos prejuicios y silencios.

M: ¿Eso te dijeron? Qué horror... Tus amigos dicen cualquier cosa...

R: A ver, Martiniano. Voy a hacer un poco de historia para que me entiendas. Pensá un poco. Yo tengo 54 años y medio. Pasé mi adolescencia bajo los años de plomo de la dictadura militar. En ese tiempo reinaba el machismo como ideología dominante. Eso no se discutía. El maricón era un segregado. Entre nosotros decíamos que un homosexual era un subversivo, un puto, cosas por el estilo. No faltaba el que repetía ese lugar común según el cual los hombres no lloran. ¡Claro que los hombres lloramos! La homosexualidad era vista como una enfermedad grave que se cura en un hospital o en una iglesia. Su existencia era negada o deformada por completo. Así me formé, hijo. Vengo de un proceso difícil de entender para ustedes. Mi generación fue criada de esa manera. De repente recibo la noticia que me diste por el celu y, en fin, es como que se me rompió un proyecto...

M: ¿De qué proyecto estás hablando, pa?

R: Uno va generando mentalmente una especie de plan perfecto. Vos me entendés. Yo lo llamo "time line", la línea de tiempo de un hijo o una hija mientras uno va envejeciendo. Entonces uno supone que cuando su hijo tenga quince, estará en la secundaria, después entrará a la facultad que eligió, presentará a su novia, luego a los treinta va a tener una esposa formal, después un hijo... Pero bueno... No se dieron así las cosas... De pronto empecé a notar algunas cosas en vos, esto nunca te lo dije, no sé, por mencionar algo, una manera de caminar medio rara...

M: ¿Forma rara de caminar? Eso no tiene nada que ver, pa. No digas boludeces por favor.

R: A ver. Había otras cosas también a tener en cuenta. No te gustaban los deportes grupales o de contacto: te mandé a fútbol, a rugby, a jockey, a básquet, vóley, boxeo. Nada de eso te enganchaba. Es cierto que a mí tampoco me gustaban esos deportes de contacto físico y fuerte. Pero al menos me integraba socialmente con mis pares toda vez que se daba la ocasión. ¿Y vos con quién te juntás ahora?

M: Me junto con Josefina, mi mejor amiga que vive a cinco cuadras. Tengo mi grupo de amigos también. No son del colegio y en general son más grandes que yo...

R: Es curioso. En el momento en que yo tenía más dudas, creo que fue a mediados del año pasado, te vi de pronto como más masculino que nunca. Seguro de vos mismo, serio, responsable. Y fue así hasta la muerte de tu madre que de pronto se enfermó y murió. Ese sí que fue un verdadero drama para todos. Pero bueno. Lo cierto es que después de tu "salida del clóset" tuve que hacer un proceso personal. Al principio fue un impacto que después quedó convertido en un episodio sin mayor importancia. No fue muy extenso como puede pensarse. No duró más de un mes. Y con eso fue más que suficiente para aclarar las cosas y encaminar mejor nuestra relación. ¿Te costó mucho hablar conmigo, Marti?

M: No sé si tanto, a ver, dejame pensar. Era más que nada miedo a imaginar cómo lo tomarías. Ojo. Jamás pensé que me pegarías o me gritarías o cosas así. Eso nunca. Pero también pensé: esto es algo central en mi vida y si lo tomabas mal quizás nos empezaríamos a llevar para la mierda y no tendría en quién apoyarme ni a quién contarle las cosas más íntimas y personales que me preocupaban y me preocupan en estos días. ¿Y qué mejor que un padre para eso? Además, no sé si te lo dije, había veces en que te escuchaba hacer chistes digamos homofóbicos con tu grupo de amigos, ya sea por whatsapp o en persona y eso me generaba más dudas. Pero las cosas, por suerte, se encaminaron bien. Después de mi "confesión" creo que nuestra relación está mucho mejor. ¿O no? Obviamente discutimos como cualquiera, eso nunca falta, pero mucho menos que antes. ¿No te parece? De pronto siento que ya que no hay trabas entre nosotros y que puedo contarte lo que sea.

R: Pero no decís nada de cómo lo tomó la familia más en general...

M: Creo que la familia lo tomo re bien, no? Ni siquiera tuve la necesidad de hablar con todos y cada uno. Casi todos se fueron dando cuenta solitos. Y mi tía (me refiero, para los que están leyendo, a la hermana de mi papá que lo supo antes que él) llegó a preguntarme si quería que le contara mi condición sexual al resto de los parientes. La idea de ella era que eso evitaría la típica e incómoda escena de la mesa familiar en donde todos saben pero se quedan callados o haciéndose los distraídos. Le dije que sí. Siempre conviene que en las familias se termine con el secreteo.

R: Es cierto... O se habla en la mesa con muchas indirectas. Pasa también con los amigos y colegas de trabajo. A veces hasta con el vecindario y en las redes.

M: Estás mezclando todo, pa.

R: No mezclo nada. Digo las cosas como son.

M: Acordate papá que Julieta, mi hermana, te había tirado algunas indirectas...

R: Es cierto... Por ahí no te gusta lo que te voy a contar ahora pero te lo cuento igual. Yo empecé a imaginar por dónde venía la cosa. Por suerte estaba haciendo terapia. Hasta se lo comenté a mi psicólogo. Le dije que tenía mis sospechas sobre tus procesos. El psicólogo me dijo que hasta que vos no me lo dijeras que yo no hablara porque por ahí metía la pata. Ahí ya me molestó que siguiéramos comunicándonos por whatsapp Era hora de que blanquearas tu situación. Cuando por fin lo hiciste creo que lo primero que te dije es que no podía tolerar, como suelo decir, que empieces a mostrar las plumas.

M: ¿Mostrar las plumas? ¿Qué locura es esa?

R: Me refiero a esos homosexuales que son como impostados, exagerados, demasiado exhibicionistas. Resultan más femeninos que las mujeres normales. Me refiero a esos a los que comúnmente se les dice "locas" o cosas aún peores. Plumas... Imaginate

M: Yo no muestro plumas ni nada de eso, papá. Aunque si lo hiciera no creo que eso pueda ser considerado un problema. Tengo amigos que lo hacen pero no es mi estilo. Pero además, papá, seamos honestos, ¿acaso vos nunca tuviste una fantasía sexual con gente de tu mismo sexo?

R: ¿Quién no las tiene, hijo? Todo hombre en algún momento fantasea con eso. Hoy no lo veo como muy importante. Es como ser de River o de Boca. Pienso también que tu mamá, Alejandra, a la que tanto quise y lo sabés, seguramente, iba a apoyar tus elecciones. Me da un poco de miedo pensar en gente que quiero y de pronto no entiende o disimula o toma distancia. Me cuesta imaginar además. el submundo gay... Vos lo debés conocer...

M: Ningún submundo, pa. Igual eso es cosa mía. Tengo 16 años... No es poco. En general salgo con amigas a boliches gay que, te lo digo, son mucho más respetuosos que los comunes donde pasa de todo y nadie dice nada.

R: ¿Nunca te gustaron las chicas?

M: Nunca.

R: Dijiste que hace un tiempo "chapaste" -fue la palabra que usaste- con una chica. ¿Significó algo?

M: Sí, te lo conté. Fue un diciembre del año pasado. Yo estaba aburrido, andaba medio perdido y se me tiró una mina. Entonces me dije "total qué pierdo". Te aclaro que no sentí asco ni nada parecido. Pero tampoco especial atracción. Eso de tenerle ganas a alguien que también te tiene ganas va más allá del género. Es algo que a veces pasa y muchos amigos míos tendrían algo para contar al respecto. Te lo juro.

R: ¿Se puede decir que ya experimentaste un gran amor o algo parecido con un chico?

M: Por si te interesa saberlo, te aclaro que no tengo novio ni nada parecido. No estoy buscando pareja. ¿Gran amor? Para nada. Hay mucho reviente además. Pero si pinta la situación no voy a tener ningún problema. Tuve sí un metejón con un chico, no importa el nombre, cuando se presentó la situación no me resistí para nada. Lo conocí, charlamos, todo bien y listo. Pero no fue un gran amor ni nada por el estilo. Por ahora nada de eso me interesa especialmente.

R: Pero bueno. Al final saliste del clóset, como se dice. ¿O no? Hasta me dijiste que ibas a participar en la Marcha del Orgullo Gay y cosas así.... Preferiría ser más claro en este punto, Martiniano. Cuando blanqueaste la situación, fue como si me dijeras que te ibas a convertir en astronauta. Pensá en eso. No podría estar feliz con una decisión así porque te perdería como hijo en el espacio. Quiero decir. Si vos me pedís que te banque en esto yo te voy a bancar. Acepto todo lo que sos. Pero no me pidas que sea totalmente feliz. Pensá. Cuando yo estudié mi carrera médica primero me gradué, después me dieron el título de cirujano plástico. La diferencia es la siguiente. Y creo que la podés entender. Para ser padre primero te dan el título y recién después tenés que aprender un rol que nadie pudo enseñarte antes. ¿Cómo se es un buen padre? Es todo al revés. Sos padre y recién después estudiás. Además, y perdoná que toque un tema que me duele especialmente, yo estoy solo en esta. Tu mamá se fue, murió, no está más. Ya la amaba con todas mis fuerzas al igual que a ustedes.

M: Eso puedo entenderlo, pa...

R: Como parte del aprendizaje un amigo de entonces me dijo que existen dieciséis tipos de sexualidad, entre ellas hétero, homo, bi, asexual, pansexual, antrosexual, sapiosexual... trece opciones, orientaciones, condiciones y estilos sexuales, de género o identidad física que existen en la sociedad actual. Es algo más o menos así. Pero como digo siempre clasificar no es entender. Además insisto. La sociedad está cambiando. Cambian los hábitos. Cambia el lenguaje. Hay algo cierto. Yo con vos, Martiniano, imaginé una película que no fue. Eso resume toda esta historia.

M: Si buscás en Netflix seguro encontraras una película parecida a la que imaginaste una vez.

R: No la necesito, Martiniano. Seas como seas, sos, al igual que tu hermana Julieta, lo mejor que me pasó en la vida.

----------

Raúl Banegas, el padre de Martiniano (o Tatu, como lo llama), tiene, como prefiere decir él, 54 años y medio. Es cirujano plástico. Hace aproximadamente un año murió Alejandra, su esposa y la madre de Martiniano y Julieta. De vez en cuando Raúl juega al tenis o ve una película. A los dos, para no decir a los tres (papá y los chicos), les encanta viajar. Martiniano Banegas tiene 16 años, es estudiante secundario y por ahora no tiene muchos planes respecto a las carreras universitarias que elegiría. Pasa buena parte del día en las redes y casi nunca abandona el celular. Los sábados a la noche -todos- sale a bailar con amigos y amigas. Sus mascotas se "limitan" a un perro y, como rareza, un hurón (Julieta, su hermana, tiene un conejo).

Te puede interesar
7Comentarios
  • J
    JOSE

    Pobre tipo.....

    Ver más

    Hace 13 días
    0
    0
    Responder
  • Y
    Yayo

    Papá soy gay
    - Vos tenes tarjeta de credito?
    No.
    -tenes un empresario o ejecutivo que te banque?
    No, papá!
    -tenes laburo estable y lugar donde vivir propio?
    No.
    Entonces vos no sos gay, sos un negro puto de mierda

    Ver más

    Hace 14 días
    11
    1
    Responder
    • P
      pipi

      cualquiera tu respuesta. una cosa que sea gay y otra es si trabaja o no. y a vos no te interesa saber si es negro o si es un puto de mierda.
      vos de tu vida que sos?

      Ver más

      Hace 14 días
      1
      5
      Responder
  • DD
    Debo decirlo...

    La verdad que nadie quiere tener un hijo puto esa es la verdad. Pero esta historieta es graciosa.

    Ver más

    Hace 15 días
    3
    4
    Responder
    • P
      pipi

      ojala que nunca te toque vivir esta situación con tu hijo o tu hija.
      si llegara a pasarte seas igual que este padre que por lo menos lo acepta al hijo como es.
      lo importante es que tu hijo o hija sea feliz con la persona que decida elegir para que lo acompañe en su vida. así como tus padres te apoyaron en tu decisión de casarte (o tal vez no lo hiciste) o hasta te divorciaste e igual aceptaron tu decisión. así que deberías tratar de cambiar el pensamiento un poco.

      Ver más

      Hace 14 días
      6
      1
      Responder
      • P
        pipi

        ojala no nos pase, pero la verdad que a nadie nos gustaria tener un hijo gay esa es la verdad? o qe me vas a decir que te gustaria tenerlo? una cosa es aceptar cuando ya lo tener a quererlo, son cosas distintas.

        Ver más

        Responde a @pipi
        Hace 12 días
        0
        0
        Responder
  • D
    devueltapaquito

    ????????.

    Ver más

    Hace 15 días
    1
    0
    Responder

Tu comentario

Nombre