Conmoción en Valdivia

Salteña salió de los yuyos llorando y a los gritos: la violaron entre dos

Los vecinos la encontraron al costado de un canal de la zona.

Ocurrió en Ciudad Valdivia. Esta mañana, una joven sorprendió saliendo de entre los yuyos y gritando, entre lágrimas, que dos sujetos la habían violado. Vecinos encontraron a la víctima al costado de un canal de la zona.

Tras recibir la alerta, uniformados arribaron al lugar y la joven fue trasladada de inmediato hacia el Hospital Materno Infantil.

Según relató la damnificada, dos hombres abusaron sexualmente de ella, conocidos con quienes momentos antes había estado ingiriendo bebidas alcohólicas.

Se dio conocimiento del caso al personal del Grupo Investigativo Sector 7A. Al momento, de esperan los diagnósticos del centro médico donde se encuentra la joven.

Comentarios

  • juan

    Yo la conzoco a la minita, el kilombo es por q no le pagaron!!

    Ver más

    Responder
  • De violador a pastor

    De violador a pastor
    Al pisar la cárcel, "El Topo" no tenía idea de que en reclusión pagaría una a una y con creces, las más de 60
    violaciones que cometió en libertad.
    Un chile insertado en el ano le recordó una a una las víctimas que doblegó a la fuerza. El olor a excremento le
    pegó en el rostro, lo mareó y luego lo asqueó. No pudo escapar de aquel cuartucho en el que fue encerrado por los
    reos que descargaban su odio. El primer mes en prisión lo pasó en vela, a la expectativa y con la zozobra de
    nuevamente ser golpeado en el rostro, en los genitales y en el estómago, para luego ser bañado en orines. Día a
    día, la escena se repitió; lo querían ver muerto.
    A punto de morir en las manos de dos militares presos que intentaron ahorcarlo con una soga, en medio de una
    multitud de reos que pedía a gritos la horca, Miguel Rodríguez, alias "El Topo" pidió perdón de rodillas y llorando a
    sus verdugos.
    "Mátenme, pero déjenme contarles mi historia", les dijo y su suerte cambió.
    La fama de sus 60 violaciones entre las que se incluyen mujeres, niños y familiares corrió como pólvora entre los
    internos del Reclusorio Sur, quienes con fotos pegadas en las paredes del penal, le organizaron una violenta
    bienvenida.
    Día a día diversos grupos se lo disputaban para golpearlo y violarlo hasta convertirlo en un guiñapo humano, pero
    no sentía arrepentimiento.
    Los días de encierro y aislamiento en un cuarto pequeño y lleno de excremento; los baños de orina y los abusos
    sexuales cometidos con diversos objetos por el ano le hicieron pisar fondo.
    "Me dieron garrotizas, me abusaron con objetos e infinidad de cosas, me desnudaban y bañaban en orines, hasta
    que pedí misericordia cuando los soldados intentaron matarme, pues para ellos no merecía vivir."
    Entonces, se cobijó en la religión.
    La historia de "El Topo" se remonta a 1990, fecha en la que reiteradas denuncias de mujeres, víctimas de violación
    en el perímetro de la delegación Coyoacán propiciaron la búsqueda de un peligroso violador, que con cuchillo en
    mano y en ocasiones disfrazado de mujer, atacaba a sus víctimas.
    Por años vivió en el anonimato y burlando la autoridad. Manoseaba a mujeres en el Metro, hacía hoyos en las
    paredes de los baños para expiar a mujeres desnudas y violaba a mujeres en Coyoacán y Balbuena.
    "Son distorsiones de la mente, no se tiene identidad, era normal y formaba parte de mi vida", reconoce hoy a 13
    años de encarcelamiento.
    Agrega: "Era un grado de perversión muy elevado que mucha gente no comprende".
    Por un momento, se remonta a su niñez, donde encuentra la explicación a su conducta. Se le quiebra la voz y
    cuenta que por años, cuando cumplía apenas los ocho, fue violado por su padrastro.
    "Cuando se daña a un niño, lo abren de una manera brutal a la sexualidad."
    Pero en la cárcel sufrió y pagó: "Ya me he readaptado", señala al mencionar que se convirtió al cristianismo, y hoy
    es el pastor del Reclusorio Preventivo Sur, donde purga una condena de 40 años.

    Ver más

    Responder
  • justo juez

    Este es un ejemplo de que se puede morir de pelotudez. ¿a uien se le ocurre ir a joder con picheros, mostrarles el upiti y pensar que se quedaran quietos? Ni Macri es tan pelotudo

    Ver más

    Responder
  • enfermo

    Los q abusaron de la joven hayan tomado la o no.... son violadores están enfermos ; la FLIA ya debería estar buscando información dentro del grupo familiar esta clase de sujeto primero abusa de la gente de confianza..... los chicos los más vulnerables sus propios familiares......

    Ver más

    Responder
  • BOSTERO GAY

    no se hable mas....a estos como a tantos otros ay que caparlos como animales....punto....VERAN COMO SE ACABARAN LAS VIOLACIONES..

    Ver más

    Responder
  • DIOS MIO

    NADIE TIENE DERECHO A PERJUDICAR A NADIE! A ESTOS HMP. LARGARLO DESNUDO ASI LA SOCIEDAD LO VES...Y LAS PENAS QUE SEA D CORTARLE. X PARTES.ASI APRENDEN...UNION SALTA A ESTOS

    Ver más

    Responder
  • gisela

    Una pena verdaderamente no sé qué decir por un lado me da rabia q hagan eso con una mujer y por el otro me da una bronca q allá estado tomando con esas personas cada uno elige con quién codearse y está dió lugar obvio q por eso no tienen derecho a violarla pero son cosas q se podrían haber evitado en este caso

    Ver más

    Responder
  • FALSA

    Pagina de mierda Noticia falsa si fuese verdad pagina de mierda da nombre y apellido de estos jovenes asi los buscamos y los violamos. Muchas Gracias Pagina de mierda

    Ver más

    Responder
  • Anonimo

    No me jodan. Si una mujer toma ya tienen derecho a violarla? Hdp

    Ver más

    Responder
  • niko flores

    y para qe la violen me imagino con los hijos de puta qe debe anda chupando . despues pasan cosas como estas .

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante