QPS / Sociedad

Diversidad / ¿Cuáles son los juguetes nacionales libres de género?

Propuestas que se alejan de la diferenciación entre varones y mujeres y que amplían las posibilidades lúdicas.

¿Cuáles son los juguetes nacionales libres de género?

Hace dos años la cadena de jugueterías española Toy Planet lanzó para navidad un catálogo con fotos de varones jugando con cocinitas, lavarropas y otros elementos de la casa, y una nena manejando el control remoto de una grúa de construcción.

La propuesta se expandió por las redes y fue tomada como un ejemplo por las organizaciones y fabricantes que buscan dejar atrás las diferenciaciones sexistas que todavía marcan los juguetes más masivos.

“Es que las opciones estereotipadas restringen las posibilidades de juego y los intereses de los chicos”, dicen desde la asociación inglesa Let toys be toys (dejemos que los juguetes sean juguetes)- que incentivan, entre otros puntos, a que los fabricantes olviden el infaltable rosa y violeta para ellas; y el azul, para ellos.

 

Hecho en Argentina. ¿Qué pasa acá? Diseñadores independientes y emprendedores comenzaron desde hace algunos años a desarrollar opciones neutras, flexibles y que no reproducen estereotipos ni prejuicios (como asociar lo femenino con la debilidad y al varón, con la fuerza).

“Cada tipo de juego estimula diferentes habilidades y prepara para situaciones del futuro. Independientemente de si es un niño o una niña, es importante que tengan acceso a una amplia variedad de alternativas. Un varón que juega a cocinar o limpiar está construyendo su autonomía y una mujer que juega con bloques entrena su inteligencia espacial”, resume la psicóloga Paloma García, parte del equipo creativo de Ikitoi, una marca joven que desarrolló kits compuestos por piezas geométricas que permiten armar figuras -como barcos, animales o refugios- para que los chicos jueguen adentro. Un detalle: el material utilizado es color madera y está preparado para que sus dueños intervengan, pinten y dibujen a su gusto el objeto creado.

 

La línea de comiditas de tela ultracoloridas de Ponchi ponchi está en la misma sintonía. Su creadora, la psicóloga de niños y adolescentes Luciana Goldstein, cuenta que la idea surgió porque no encontraba materiales didácticos para ensayar con sus pacientes roles e incorporar hábitos. El resultado: un menú lúdico que incluyen sándwiches, pizzas, canastas de vegetales, medialunas, entre otras tentaciones. “Nuestra propuesta no tiene género porque todos los chicos juegan a cocinar. Además, es una actividad relacionada con la entrega y el vínculo con los demás”, completa Goldstein.

La periodista Rocío Alalu, con su marca Wonderplay, refuerza la tendencia. “Quería comprarle una cocinita a mi hijo, que en ese momento tenía tres años. Como no encontré algo lindo estéticamente y que no fuera de nena, decidí lanzarme a construirla yo misma”, cuenta. Subió el prototipo listo las redes y, como tuvo tan buen repercusión, decidió comercializarlo. “No hay juguetes para nenas o nenes, solo hay juguetes y, como padres y productores de juguetes, está en nosotros hacer la revolución”, dice.

 

Estremecedor

Se suicidó en el colegio porque se reían de su condición sexual: dejó una carta

Se suicidó en el colegio porque se reían de su con... 8

Astrología

Tu horóscopo para hoy

Tu horóscopo para hoy 0