QPS / Salud

¡Funcionan! / Para hacer en casa: los ejercicios más efectivos para perder peso

En esta nota podrás ver una serie de ejercicios para hacer desde tu casa, con elementos sencillos.

Para hacer en casa: los ejercicios más efectivos para perder peso

Entre las personas que se inscriben en un gimnasio al comienzo de año, cargados con sus sacos de buenos propósitos y sus kilos de más, una gran parte acaban abandonándolo, o continúa pagando aunque ya no vaya, a la espera de que algún día pueda hacer acopio de la voluntad o el tiempo suficiente para sudar subido en una bici estática. Eso sí, imaginación tenemos para un rato; entre los argumentos más utilizados para dejarlo, los relacionados con la falta de tiempo o el elevado coste están en los primeros puestos, aunque la proliferación de gimnasios 'low cost' y las cuotas a medida conviertan estos razonamientos en meras excusas. 

No obstante, hay una tercera premisa que pocos se atreven a confesar y es el miedo a hacer el ridículo, sobre todo al principio. Según una encuesta realizada por 'Cosmopolitan Fitness', la causa más habitual de abandono del gimnasio para los hombres es no saber qué hacer ni cómo funcionan las máquinas y convertirse en objeto de las miradas de desprecio de los otros deportistas: y algo parecido les ocurre a ellas, que manifiestan sentirse más intimidadas por las posibles miradas que les dirijan los hombres que por las de las demás mujeres. Lo positivo es que si conseguimos pasar esta iniciación, continuaremos con nuestra meta de tonificación; si no lo hacemos, tal vez sea un problema de voluntad, una fobia social, o, como revela el director del Center for Health and Human Performance de la Universidad de Rutgers Shawn Arent en una vídeo-entrevista publicada en 'Tech Insider', quizás se deba a que eres más de realizar ejercicios en casa que en gimnasio. Pero, ¿cuándo debemos escoger una u otra opción?

Según Shawn, la decisión se basa en dos ideas esenciales: el coste y la localización. Si tenemos suficiente dinero como para pagar un buen gimnasio y además está lo suficientemente cerca de casa o de nuestro trabajo para que no nos dé pereza asistir, entonces deberíamos matricularnos. No obstante, recalca que “hay gente que por su peso o por timidez se siente intimidada cuando acude a un gimnasio y sufre de ansiedad social”. El experto alude a un poco conocido síndrome psicológico llamado'gymtimidation' y que consiste en el miedo que sienten algunas personas en el gimnasio al verse obligados a exponer sus cuerpos en público, especialmente si entre sus compañeros se encuentrananabolizados y musculosos varones. Un hándicap psicológico que provoca que en muchos casos evitemos acudir a estos centros donde pensamos que sólo lo vamos a pasar mal y, lo que es peor, a quedar en ridículo.

Escoger la casa como lugar de entrenamiento por esta razón u otra es perfectamente comprensible, aunque Arent nos alerta del peligro de que se acabe convirtiendo en una excusa para no hacer absolutamente nada y que uno llegue con la intención de practicar ejercicio y lo más parecido que acabe haciendo sea sudar, pero de todo. “Depende mucho del tipo de ambiente que te haga sentir cómodo y de tu capacidad de automotivación. Si bien en casa tienes tu propio espacio, en el gimnasio hay mucha más variedad de ejercicios”, dice el experto.

A este respecto, la web 'Nuestro Mundo Fitness' recalca la diferencia entre entrenar en casa o en el gimnasio en cuanto a metas y deseo de evolución: “Hay que tener en cuenta que los ejercicios en casa solo te llevan a cierto nivel. Si tu intención es desarrollar un cuerpo de culturista, habrá cierto punto del proceso en que vas a necesitar un gimnasio”, nos recomiendan.

Entrenarse al estilo 'homemade'

Con la proliferación de grandes superficies para el deporte y la venta 'online' de aparatos deportivos de segunda mano, cada vez es más fácil crear un espacio en casa que podamos utilizar a modo de mini-gimnasio, eso sí, si contamos con al menos con una habitación o un rincón que podamos habilitar. El entrenador Shawn Arent sugiere empezar con unos básicos, como la goma elástica, una 'kettlebell', unas mancuernas y una pelota de pilates. Asimismo, si eres de los que todavía no se sienten cómodos corriendo en la calle o el lugar en que vives no es seguro para correr a determinadas horas, puedes comprar una bicicleta estática de segunda mano en internet, o hacerte con una nueva  a un precio no muy elevado.

Ahora bien, si te consideras una persona manitas y creativa, y no quieres gastar ni un duro en tonificar tu cuerpo, la web 'Mujer10' ha confeccionado una lista de ejercicios que puedes realizar utilizando únicamente objetos domésticos:

  • 1. Fondos: Se pueden realizar, señalan, en la encimera de la cocina, aunque también se pueden utilizar dos sillas asegurándose de que estén firmes.
  • 2. Steps: Subir y bajar las escaleras de casa al ritmo de la música puede ser una alternativa perfecta.
  • 3. Ejercicios con toalla: Una toalla puede servir para realizar múltiples ejercicios de resistencia, coordinación y flexibilidad. 
  • 4. 'Kettlebells' o pesas: Unas garrafas de agua con asa y botellas pequeñas pueden ser muy prácticas. Es mejor llenarlas de arena y no de agua para no perder estabilidad. Recuerda que a falta de banco de pesas el brazo del sofá o la cama son dos buenas opciones.
  • 5. Cinta de correr: Quienes hayan jugado a la Wii Fit ya saben que podemos correr sin movernos del sitio (siempre es más divertido trasladarse, pero en fin). Se recomienda que lo realices en una superficie blanda como el parquet, si es que vas a hacerlo en interior.
  • 6. Ejercicios sin aparatos: Tienes una gran variedad de ejercicios para los que no necesitas de ningún otro objeto, como las sentadillas, las abdominales y los estiramientos…

Ya sabes, todo es una cuestión de voluntad, espacio y conocer tus metas reales e ir a por ellas. Ánimo.

Antojo justificado

¿Comer chocolate durante el embarazo es beneficioso para el bebé?

¿Comer chocolate durante el embarazo es beneficios... 0

Interesante

Lo que intriga a todos: ¿por qué soñamos lo que soñamos?

Lo que intriga a todos: ¿por qué soñamos lo que so... 1