QPS / Salud

Mejor que el gym / Los 9 trucos para llegar al verano con la panza bien chatita

Si sos de las que no quieren invertir mucho esfuerzo, acá te dejamos las claves para lograrlo en poco tiempo.

Los 9 trucos para llegar al verano con la panza bien chatita

1: Reducí la sal

Ya sea como condimento, en comidas procesadas, enlatadas o aderezos varios, la sal es enemiga de las panzas chatas. El sodio atrae el agua, entonces, cuando ingerís sal en mayor cantidad de la necesaria, retenés fluidos.

2: Comé frutas y verduras anaranjadas

Según recientes estudios, las frutas y vegetales más convenientes para bajar los rollitos de la cintura son las de color naranja por su alto contenido en fibra, antioxidantes, vitamina C y beta caroteno. Las zanahorias, las naranjas, el melón y los duraznos están en este grupo.

3: Menos carbohidratos

Los músculos guardan como fuente de energía una clase de exceso de carbohidratos llamada glucógeno. Con cada gramo de glucógeno se almacenan tres gramos de agua. Si no sos un deportista profesional, no necesitás una gran concentración de energía y agua en tus músculos.

4: Más vegetales cocidos

Los vegetales cocidos aunque no tienen un valor nutritivo similar a los crudos, ocupan mucho menos lugar en el intestino. Si deseás un vientre plano comé vegetales cocidos (preferible al vapor que hace que no se pierdan mucho sus nutrientes) eso te permitirá no expandir tu conducto intestinal con volumen extra.

5: Evitá las comidas que producen gases

Existen ciertas comidas que producen gases o flatulencias en el aparato digestivo en general y en el conducto intestinal en particular, como los porotos, las arvejas, las lentejas, el coliflor, el brócoli, los repollitos de Bruselas y el repollo. Por otro lado, las proteínas y las grasas insaturadas producen menos gases que los azúcares y los hidratos de carbono.

6: No a las bebidas ácidas

Las bebidas que tienen un alto contenido de acidez como el alcohol, el café, el té, el chocolate caliente y los jugos de fruta pueden irritar tu conducto intestinal y causar inflamación abdominal. Podés tomar estas bebidas con moderación y ocasionalmente. Tomar un vaso y después uno de agua es una buena estrategia.

7: Adiós a los fritos

Las comidas fritas se digieren mucho más lentamente y hacen que te sientas pesada e hinchada. Igualmente, las grasas son necesarias también. Las grasas recomendadas son las grasas ácidas monosaturadas que pueden ser encontradas en el aceite de oliva, las nueces, la palta y el chocolate amargo.

8: Cuidado con los picantes

Condimentos como la nuez moscada, la pimienta negra, el chile en polvo, la cebolla, el ajo, el rabanito picante, el ketchup, la salsa de tomate y el vinagre pueden irritar el estómago y estimular la liberación de ácidos. Utilizalos para darle sabor a tus comidas pero no abuses de ellos.

9: Que no se te pegue el chicle

Es un hábito práctico para las personas ansiosas y las que sufren de halitosis o mal aliento. Sin embargo, aunque muchas veces no te des cuenta, al masticar un chicle tragamos aire. Todo este aire innecesario queda atrapado en el conducto intestinal generando presión, inflamación y expansión del vientre.

Síndrome de enclaustramiento

La pesadilla de vivir atrapado en tu propio cuerpo

La pesadilla de vivir atrapado en tu propio cuerpo 0

Psicología

6 sutiles señales  para detectar un psicópata

6 sutiles señales para detectar un psicópata 0