QPS / Política

Efecto tarifazo / Llegan electrodomésticos que ahorran hasta 50% de energía

Los primeros equipos en venderse en el país con tecnología Inverter fueron los aires acondicionados. Pero ahora se suman también heladeras y lavarropas. Gastan de 20% a 50% menos de energía y mejoran el desempeño de los equipos, con un compresor continuo, a diferencia de los tradicionales "on/off".

Llegan electrodomésticos que ahorran hasta 50% de energía

Cada vez más marcas lanzan al mercado productos con tecnología Inverter, que permiten un alto ahorro de energía frente a los tradicionales, denominados On/Off, entre otras ventajas. Los nuevos lanzamientos apuntan sobre todo a equipos de aire acondicionado, heladeras y lavarropas.

A nivel mundial, es una tecnología muy extendida, a tal punto que los aires acondicionados en Europa son ya 100% Inverter.

Los primeros productos en lanzarse al mercado fueron precisamente estos equipos, de marcas como BGH y Noblex, que además cuentan con WiFi para administrar el uso y temperatura desde el celular; y Samsung está por lanzar dos modelos antes de fin de año, también "smart". 

"Para los hogares, el beneficio principal es el menor consumo energético versus otros aires tradicionales de compresor on/off, porque el trabajo continuo del compresor evita los arranques y picos de corriente, logrando un mayor ahorro energético y permitiendo un mayor ahorro en la boleta de luz. El reemplazo de equipos de cuatro o cinco años, de eficiencia D, por estos equipos permite de 25% a 50% de ahorro", explicó Pablo Carlos Sarfiel, gerente de Negocios División Climatización Profesional de BGH, que también comercializa un equipo Inverter bajo la marca Hisense. 

Newsan, que ya vende aires Inverter desde hace dos temporadas con Noblex, prevé sumar esta tecnología a las marcas Philco y Sanyo. "El principal beneficio es que ahorra un 30% de energía frente a los equipos A; son silenciosos y ofrecen un confort prolongado, ya que el compresor trabaja de manera continua y regulada, sin los picos de arranque", explicó Diego Gorali Gerente de Producto AACC Grupo Newsan.

En el caso de las heladeras, Mabe está por empezar a fabricar la primera heladera No Frost Inverter del país este mes con la marca GE; Panasonic está por lanzar un equipo, importado de Brasil, mientras que Samsung, que ya comercializa algunos modelos, prevé lanzamientos para fin de año y fabricación local propia con un socio ya en 2017.

En heladeras, el ahorro es similar: "De 45% frente a una heladera de eficiencia B. El motocompresor es silencioso, conserva mejor las propiedades de los alimentos y el enfriamiento es más veloz", explicó Abel Burgos, presidente de Mabe Argentina. "A diferencia de los conversores convencionales on/off, maximiza la eficiencia mediante un ajuste automático a través de siete velocidades en respuesta al uso (según la frecuencia de apertura de la puerta, de la temperatura de los platos que se coloquen, etc)", explicó Pablo Mateos, gerente de Producto y Marketing de Digital Appliance Group de Samsung.

Todos coinciden en que las heladeras, además de gastar mucha menos energía por no apagarse y prenderse el compresor cuando pierde frío al abrir la puerta, como los tradicionales, son más silenciosas y los alimentos se conservan mejor. 

También hay cada vez más lavarropas Inverter. Samsung vende tres modelos de alta capacidad con la tecnología; Mabe lanzará en diciembre un lavarropas de 8 kg fabricado en su planta de Haedo y Panasonic está por presentar uno de 11 kilos, que ahorra hasta 27% de electricidad. "Los beneficios: son sistemas mucho más silenciosos, ahorran energía, agua y tiempo, son más eficientes", destacó Marcelo Bailo, director General de Panasonic Argentina. 

Claro que para ahorrar energía en tiempos donde las tarifas se ajustaron con creces, hay que desembolsar mayor dinero por estos productos frente a los convencionales, sobre todo por tratarse de una nueva tecnología, que recién comienza a crecer en el país. Desde Panasonic, sostienen que estos productos son de 15% a 20% más caros que los tradicionales; en el caso de GE, la diferencia es de sólo 7% y BGH y Newsan aseguran que la brecha no supera el 30% en general. 

Pero todos coinciden en que a futuro, una vez que reemplacen a los equipos convencionales, se tornarán más accesibles, por una cuestión de escala. Y, sobre todo, aseguran que vale la pena pagar la diferencia de precio; porque ese mayor costo se compensa, luego, con un ahorro en la factura de luz.

Auditoría

Luego de diez años, hoy vuelve al país una misión del FMI

Luego de diez años, hoy vuelve al país una misión... 6

Sus armas de seducción, la buena imagen

Stolbizer, Vidal y Awada muestran sus encantos para el nuevo tablero político

Stolbizer, Vidal y Awada muestran sus encantos par... 1