Fuego amigo

Lo que no cuentan los kirchneristas de Martín Guzmán

El oficialismo está dividido. CFK llamó al ministro de Economía pero eso no quita las duras críticas. Los puntos que no le cierran al kirchnerismo.

Facundo Rodríguez

Que Pasa Salta

Intentan silenciar un secreto a voces. El vaso de paciencia llegó a su tope. Cristina Fernández de Kirchner mandó a los funcionarios que responden al kirchnerismo a presentar su renuncia. Si bien llamó al ministro de Economía, Martín Guzmán, para decirle que no pidió por su cabeza; desde el entorno más íntimo de Casa Rosada revelan que no aceptan el paquete económico del economista del presidente. 

CFK pasó factura por los resultados del domingo. Los cuestionamientos a Guzmán no son nuevos. Hay fuego amigo dentro del oficialismo. Aunque no lo quieran decir, el gobierno debe seguir con el ajuste fiscal para cerrar el acuerdo con el FMI. 

Infobae dio a conocer algunos puntos que criticó el Instituto Patria. Que no lo digan no quita que este todo bien dentro del Frente de Todos. Dos años después del triunfo hay hermetismo de como continuará el espacio. Veamos qué es lo que no les cierra a los K. 

Política tarifaria y subsidios

El primer problema tuvo lugar a fines de abril de este año. El ministro de Economía intentó despedir al subsecretario de Energía Federico Basualdo, sobre quien mandó a señalar como un funcionario "incompetente" por el reclamo presidencial de la puesta en marcha de un esquema de segmentación tarifaria que, actualmente, todavía no comenzó.

Basualdo, con terminal política en el Instituto Patria, resistió el embate y sostuvo su puesto en el gabinete de la Secretaría de Energía, con el respaldo del cristinismo e incluso con banca en público del gobernador bonaerense Axel Kicillof. En rigor, las diferencias con Basualdo y con el kirchnerismo no eran solo sobre la segmentación de tarifas sino que iba más allá.

Guzmán tuvo la idea de mantener en términos reales el gasto estable en subsidios en el Presupuesto 2021. Para eso, según cálculos oficiales y privados, las tarifas de servicios públicos hubieran necesitado un reajuste de al menos un 20 por ciento. Basualdo, Federico Bernal (titular del Enargas) y otros referentes económicos cristinistas se opusieron a esa idea y terminaron por imponer subas menos a los dos dígitos.

Ajuste fiscal

El ministro de Economía "se sentó" sobre la caja en los primeros meses del año: hasta julio solamente tuvo un déficit primario de 0,7% del PBI, cuando el objetivo anual llega a entre 4,2% y 4,5% del Producto Bruto. Esa suerte de disciplina fiscal estuvo explicada por los ingresos extra por las retenciones, en el marco de la suba del precio de los commodities, y en el impuesto extraordinario a la riqueza.

Distintos sectores del Frente de Todos cuestionaron ese perfil fiscalista del ministro y exigieron meses atrás, de cara a la campaña y con una economía que si bien mostraba una recuperación, no era lo suficientemente robusta, que Guzmán abriera un poco más la canilla del fondeo presupuestario.

El jefe del Palacio de Hacienda, incluso, tuvo que defender públicamente el sendero fiscal que eligió para esta parte de 2021 y, en un mensaje hacia dentro de la coalición, dijo en distintas ocasiones que no se trató de un ajuste y que hablar de equilibrio fiscal "no es de derecha".

El gobernador Axel Kicillof habló sobre el tema y reclamó: "Para alcanzar la recuperación y compensar las pérdidas de la pandemia, hay que relajar la mirada fiscalista. Tanto el gobierno nacional y provincial deben dedicarse en este momento a la reconstrucción de manera excluyente; eso implica que el salario le gane a la inflación y que se cree trabajo".

Cuestionaron el perfil fiscalista del ministro y exigieron meses atrás que Guzmán abriera un poco más la canilla del fondeo presupuestario

Negociación con el FMI

La marcha de las conversaciones con el organismo para renegociar la devolución de los USD 45.000 millones fueron tema de debate privado y público desde siempre en el Frente de Todos. El cristinismo buscó marcarle la cancha a Guzmán en distintas ocasiones sobre cuáles eran los bordes de la negociación: primero, buscando instalar la necesidad de repagar el préstamo en un plazo de 20 años, algo que no existe en el estatuto del Fondo, y luego buscando limitar el uso de los derechos especiales de giro que repartió el organismo.

La reestructuración de la deuda, la especialidad de Guzmán antes de ser funcionario, fue además el basamento de una de las críticas que también aparecieron desde el ala cristinista del Frente de Todos: que el ministro priorizó más las cuestiones financieras y de agenda de negociación internacional que la economía real, con todos sus problemas, como el nivel de actividad o la inflación.

Esta nota habla de:

Comentarios

  • el chino cochino

    el ministro de economía es macho de alguno/a de las altas esferas políticas, por eso no lo sacan

    Ver más

    Responder
  • Andaaaa

    TU FUENTE ES INFOBAE JAAAAAA MAS DE DERECHA NO PUEDE SERRRR

    Ver más

    Responder
  • devueltapaquito

    La kretina es una HDMPS,desestabiliza al gobierno,solo para su beneficio,le importa un huevo el PUEBLO,ES UNA HDMPMQLMP.

    Ver más

    Responder
  • remisero

    por apañar a ese tipito la economía se mantiene en declive con una inflación descontrolada

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Política

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante