Policiales
El diablo en persona

No aparecen los padres del femicida que mató a su ex y su suegra: temen lo peor

El asesino tiene 29 años. Tras su detención, vecinos denunciaron la desaparición de sus progenitores. Temen que hayan tenido la misma suerte que las mujeres.

Un brutal femicidio enlutó a todo un barrio. Devoto de San La Muerte asesinó a su ex pareja y luego se dirigió a la casa de la madre de ella para dispararle en el pecho. Ambos asesinatos ocurrieron en menos de una hora. Ahora, tras varios días del crimen, la policía no logra encontrar a los padres del femicida. Temen que hayan tenido la misma suerte que las mujeres.

El doble femicidio ocurrió en la localidad santiagueña de Monte Quemado. Jorge Vidal Fecha es el nombre del criminal. De acuerdo a lo que publicó Minuto Uno, el violento hecho ocurrió cuando Fecha vio a la joven la joven con su hijo de dos años en brazos, se acercó y a los pocos minutos comenzó una discusión; por lo que la amiga y vecina de Yesica decidió ingresar y cuando se da vuelta, Fecha le dispara a su ex pareja.

El femicida, de 29 años, al ver a la joven con su hijo de dos años en brazos, se acercó y a los pocos minutos comenzó una discusión; por lo que la amiga y vecina de Yesica decidió ingresar y cuando se da vuelta, Fecha le dispara a su ex pareja.

Mientras los vecinos, la policía y una ambulancia asistían a la joven madre que tenía una herida de bala a la altura de la axila y por el tipo de herida los uniformados sospechan que le disparó "casi apoyándole el arma en el cuerpo". El bebé debió ser rescatado por los vecinos de los brazos de su madre.

Por su parte, el agresor huyó en la moto en la que había llegado y paró en la casa de sus ex suegros, ingresa a la cocina donde estaba Felipa Antonia Correa, de 39 años, y le dispara en el pecho con la escopeta calibre 16.

Felipa fue auxiliada por uno de sus hijos que se encontraba con ella en la casa, pero falleció mientras era trasladada al Hospital Zonal.

Inmediatamente personal policial acudieron a los lugares donde ocurrieron los asesinatos, y se armó un operativo cerrojo para dar con Fecha, quien fue ubicado deambulando con el arma en sus manos, a pocos metros de la Comisaría local. Creen que el agresor se iba a entregar cuando fue detenido y quedó imputado acusado de doble homicidio calificado agravado por la violencia de género.

El nuevo interrogante es el paradero de los padres de Fecha que son intensamente buscados por la policía y temen que hayan sido atacados por su propio hijo.

Según los testimonios, el asesino había estado en la casa de sus padres antes de asesinar a las mujeres. Además buscan establecer cómo sabía que la víctima no se encontraba en su casa y por qué fue directamente a la casa de la vecina de Yésica.

Los investigadores sospechan que "algo" sucedió en la casa de sus padres y eso lo "motivó" al desenlace fatal.

Para dar con el paradero del matrimonio, una comitiva encabezada por el fiscal Santiago Bridoux se trasladó hasta la zona rural donde viven. Pero a pesar de requisar todos los lugares y la zona montuosa aledaña, no pudieron ubicarlos.

Si bien los profesionales de salud mental no determinaron el perfil psicológico del imputado, se supo que se trata de un jornalero que, tras su separación de la víctima, vivía con sus padres en una zona rural distante unos 70 kilómetros de la ciudad de Monte Quemado, y era devoto del santo pagano San La Muerte.

En tanto, la fiscalía determinó que hasta el momento del doble femicidio no existían antecedentes por violencia de género en contra de Jorge Vidal Fecha.

A pesar de esto, distintos testigos indicaron a los uniformados que la pareja estaba separada desde hace unos meses, ya que el vínculo era insostenible. Además informaron que entre el 25 de diciembre y el 1 de enero se produjo un grave episodio entre ambos.

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales