Milagro de Año Nuevo

Encontraron a una chica desaparecida hace 10 años: estaba en el peor lugar

Tenía 14 años cuando le perdieron el rastro. La obligaron a hacer cosas espantosas.

Podría considerarse un milagro de Año Nuevo. Hace 10 años que nadia sabía nada de Celeste Aldana Orozco Maturano, hasta ayer. La joven oriunda de la ciudad de La Paz (Bolivia) fue encontrada durante un operativo de la Justicia Federal, en Buenos Aires. Fue víctima de la trata de personas. 

Celeste había sido vista por última vez en La Paz el 8 de julio de 2011. Tenía 14 años en ese momento.

Los paceños realizaron varias movilizaciones en aquellos tiempos pero, hasta ahora, no se había avanzado en el caso. La única versión que manejaba la Justicia era que la niña se había ausentado voluntariamente de su casa y que, supuestamente con un joven que se decía era su novio, había viajado a San Luis. Sin embargo, por más que se realizaron varias diligencias en la provincia puntana, nunca se supo nada de ella.

Después de 10 años sin novedades, la causa tuvo un inesperado giro hace unos días.

El miércoles 30 de diciembre pasado, por orden de la Justicia Federal, efectivos de Gendarmería Nacional allanaron en La Paz el domicilio de los padres de Celeste, ubicado en la Avenida San Martín. Allí se detuvo a Mónica Maturano, madre de Celeste, y a Alberto Orozco, su padrastro.

En tanto el 1º de Año trascendió que Celeste fue encontrada en Buenos Aires y se indicó que allí había sido obligada a ejercer la prostitución.

Durante mucho tiempo los vecinos de La Paz se movilizaron reclamando por avances en el caso. Incluso llegaron a abrir un Facebook con su nombre, como una herramienta posible para conseguir contactos que aportaran datos.

En los primeros meses Mónica, la madre de la niña, estuvo presente en esos reclamos. En alguno de ellos, en los primeros meses después de la desaparición, dijo que "salió el viernes 8 de julio en la tarde. Me dijo que tenía que ir a buscar información para un trabajo de la escuela y me pidió permiso para salir" y sostuvo que nunca regresó.

Mónica Maturano trabaja en un hogar de ancianos y su pareja, Alberto Orozco, es empleado de Vialidad Provincial. Ambos formaron pareja hace ya mucho tiempo y, si bien Orozco no es padre biológico de Celeste, le dio su apellido.

Por estas horas Celeste permanece en Buenos Aires, bajo control médico y psicológico. Las versiones indicaron este viernes que es madre de dos niños.


Esta nota habla de:

Comentarios

  • Marcela

    Hay que investigar un poco más antes de informar. La niña desapareció en La Paz (Mendoza, Argentina), no en Bolivia

    Ver más

    Responder
  • Paceño

    Difícil que Gendarmería Nacional haga un procedimiento en La Paz (Bolivia), y más difícil todavía que en un país unitario haya una Justicia Federal...
    La trata de personas es un tema demasiado serio.

    Ver más

    Responder
  • El Gaucho Lunari

    ¿MILAGRO? ¿QUÉ MILAGRO? Fue el resultado del trabajo de GN por orden de un Juzgado. Dios, Chuchito o la Virgen de los Abombáu debieron hacer un MILAGRO PARA QUE NO SEA SECUESTRADA HACE DIEZ AÑOS. Basta de creencias estúpidas.

    Ver más

    Responder
  • aver

    y pena de muerte !!! que se va se , ahora que capaz que no le conviene a los jueces para tener mas clientes que lo puedan coimear asi es el sistema.

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante