Que se haga Justicia

Un grito de dolor y mucho olor fuerte: qué pasó la noche que mataron a Agustina

Joaquín Octavio Viñabal, es juzgado por el homicidio calificado de la joven, ocurrido en noviembre de 2018 en la zona sudeste de la ciudad de Salta.

En la Sala VI del Tribunal de Juicio se reanudó la audiencia de alegatos en la causa seguida contra Joaquín Octavio Viñabal (25), alias "Gololo", por homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y por femicidio, en perjuicio de Agustina Fernanda Nieto.

El juicio continuó con la recepción de declaraciones testimoniales. Hoy comparecieron un testigo de identidad reservada, una vecina de barrio San Benito y peritos que intervinieron en la causa, entre ellos un subcomisario de la División Homicidios y una psiquiatra del CIF.

La vecina citada a declarar contó que su casa da al fondo de la propiedad donde fue encontrada sin vida Agustina Nieto, el 10 de noviembre de 2018. La mujer relató que esa noche, entre las 3 y las 4 de la madrugada, la despertó el grito fuerte de una mujer. Dijo que parecía un grito de dolor. Luego, tras la consulta de la fiscal, señaló que era como si estuviesen asfixiando a alguien, tal como había aportado en su primera declaración, brindada en fiscalía en fecha cercana al hecho.

La testigo indicó que luego de eso, ella se levantó y fue al fondo para escuchar mejor, pero no percibió más ruidos. Dijo que al día siguiente sintió un olor fuerte y luego se enteró, por el comentario de vecinos, que habían encontrado a una mujer muerta en el baldío.

Luego declaró un subcomisario de la División Homicidios, afectado al CIF. Refirió que intervino en la causa cuando se le requirió la urgente ubicación de una mujer que había sido mencionada por otro testigo. La encontró en Villa San Antonio. La joven, que tiene problemas de adicción, había sido vista con la víctima la noche del hecho. Efectivamente, en su declaración, ella confirmó que esa tarde o noche había estado con "la Negrita" (el sobrenombre con el que conocía a Agustina Nieto) y que se encontraron con dos muchachos en la entrada de la casa abandonada, en barrio San Benito. Dijo que uno era "morrudito" y vestía ropa deportiva, y el otro era el dueño de esa propiedad. No sabía su nombre pero sí tenía ese dato porque él se lo había comentado días antes.

En su declaración, la testigo contó que los dos sujetos las invitaron a pasar a la casa abandonada. Ellas no querían, pero finalmente Agustina cedió y ella prefirió irse.

El subcomisario sostuvo que su relato era coincidente con el testimonio brindado por otro testigo que dijo haber visto a "Gololo" y a una joven en la entrada de la construcción abandonada.

También mencionó que durante la investigación se descartó por falta de sustento una hipótesis que hablaba de un presunto narcopolicía o de un posible ajuste de cuentas por la sustracción de drogas a un "transa".

Durante la jornada también declaró una psiquiatra del CIF que evaluó a Viñabal. Indicó que, en relación a los hechos, el imputado manifestó que había sido visto por testigos -puntualmente por una chica cuyo nombre desconocía- en el lugar del hecho. Pero negó la acusación y sostuvo que en ese momento él estaba en su casa con su bebé.

En su informe, la profesional señaló que Viñabal no presenta psicosis ni indicadores de enfermedad mental. Dijo que durante la entrevista sostuvo un relato escamoteado y con tendencia al ocultamiento, retaceando información. No observó mendacidad.

Agregó que tiene una personalidad transgresora e inmadura y que no respeta los límites. Observó además una impulsividad latente y consideró que el acusado sí reviste peligrosidad para sí mismo y para terceros por el consumo de sustancias psicoactivas. La perito precisó que Viñabal no considera que su adicción sea un problema.

El juicio unipersonal es presidido por el juez Federico Diez. Por el Ministerio Público interviene la fiscal Mónica Poma. La defensa del imputado está a cargo de Roberto Adrián Reyes.

Según la requisitoria fiscal de elevación a juicio, el viernes 10 de noviembre de 2018, a la noche, Agustina Fernanda Nieto concurrió a una construcción abandonada donde se encontraba Viñabal con otras personas no identificadas. En ese contexto, alrededor de las 7 de la mañana, la joven fue ultimada, presumiblemente mediante compresión del cuello y sofocación manual (taponamiento de la boca).

Esta nota habla de:

Comentarios

  • Sandwichero

    Era una p........ dice una nota se paso de droga y lo culpan a un pobre inocente solo porque tiene adiccion una pipera menos en la sociedad que bueno que se murio

    Ver más

    Responder
    • Romina

      Antes de hablar de alguien a quien no conocías .infórmate si la mataron x un ajuste de drogas policía involucrada .ese q vs decís pobre chico q hipócrita es el drogadicto el peor de tds un asesino .sin importar si ella consumía o no era. Una exelente persona .la conocí y jamás hubiera hecho lo q este HDP .el fue quien la mato x ahí corre el rumor q alguien más vio pero q no kiere ir a la justicia x miedo a q le pase algo .x favor limitence a comentarios ofensivos más allá de tdo tiene flia y un hijo q va crecer sin su mamá .nadie merece morir de esa manera .la empatía en los seres humanos es lo q falta .x eso estamos en un mundo de mierda x gente cmo vs q crítica y habla sin saber .

      Ver más

      Responder
  • CUERVO

    Que grandes son para fantasear los canas mas rapidos en encontrar al culpable que te dan ganas de creer en la justicia

    Ver más

    Responder
  • Jaja

    Fue los canitas y quieren meter preso a un perejil pipero jajs

    Ver más

    Responder
  • Laura

    Pasquín trucho y vende humo. En vez de informar lo que efectivamente dicen los testigos inventan. Quien les paga?

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante