Malos hábitos

Otro cura denunciado por abuso sexual: seria cercano a Zanchetta

El denunciante hizo presentaciones en la justicia penal y en la canónica. El acusado sigue ejerciendo el sacerdocio. Está imputado desde 2021 por la denuncia de un ex seminarista .

El cura Fernando Páez fue denunciado por abuso sexual en 2019. En la causa interviene la unidad fiscal integrada por Sergio Fedérico Obeid y Cecilia Flores Toranzos, quienes lo imputaron ese mismo año.

Este año Páez cumplió 25 años como sacerdote, después de la denuncia fue enviado a una parroquia de La Unión, en el departamento Rivadavia. El denunciante es el ex seminarista K.M., quien fue testigo en el juicio en el que fue condenado el obispo emérito Gustavo Zanchetta y relató que fue víctima de los dos religiosos aunque solo radicó su denuncia sobre uno.

El Ministerio Público Fiscal de Salta informó a Salta/12 que la denuncia se realizó en julio de 2019. Luego la causa pasó a lxs fiscales del distrito Centro, algo que el ex seminarista reconoció haber pedido, ya que Páez "tenía mucha influencia en el Poder Judicial". E incluso dijo que no denunció ante la fiscala Lorena Martínez porque es "allegada a él , y le coordinaba la catequesis".

La causa pasó luego en agosto de 2019 a la Unidad Fiscal integrada por Toranzos y Obeid, este último también intervino en la investigación a Zanchetta. Páez fue imputado por "abuso sexual simple doblemente agravado por haber sido cometido por un ministro de culto reconocido y encargado de la educación". Mientras se sustancia la causa sigue ejerciendo el sacerdocio.

"Me llamaron a hacerme las pericias psicológicas el año pasado, el 4 de febrero de 2021", contó K.M. Dijo que lo habían citado en 2020 pero luego surgió la pandemia. Uno de sus ex compañeros del Seminario ya fue citado a declarar como testigo, y es uno de los que también aportó uno de los testimonios claves en el juico a Zanchetta.

K.M. relató que es oriundo de Tartagal y estaba haciendo el seminario en Orán. En 2015 conoció a Páez cuando fue designado en la Parroquia de la Santa Cruz. Este cura también estuvo a cargo de su formación.

"Empezaron a surgir los abusos cuando él se iba interesando en mi 'vocación'. Es donde empezamos a formar un vínculo, él era mi párroco, por cuestiones lógicas tenía que hablar con él sobre cómo me sentía en el seminario", contó el joven. Dijo que el sacerdote tenía tratos "afectuosos" que le llamaban la atención, tanto con él como con otros dos compañeros, ambos también testigos en la causa contra Zanchetta. Las acusaciones son similares a las que condenaron al obispo emérito.

K.M. señaló que Páez los abrazaba y les daba besos en el cuello tanto a él como a otros dos compañeros. En base a lo que contó, el joven había naturalizado esa conducta en el cura. La denuncia surgió por un hecho puntual de abuso cometido por el sacerdote en 2017, que el ex seminarista consideró más invasivo de su intimidad e integridad sexual y lo llevó a darse cuenta de las connotaciones sexuales en el comportamiento del religioso.

El joven contó que cuando trató de alejarse de Páez, el sacerdote comenzó a maltratarlo, a humillarlo públicamente y después, a difamarlo. "Empezó a discriminarme y a ningunearme, a intentar llevarme emocionalmente inseguridad, una de las bromas ante el grupo Vida Nueva (de adolescentes) era que decía 'estos son mas pingudos que vos', 'estos la tienen más grande que vos'", contó.

"También me llamaba la atención su vocabulario, hacía chistes en doble sentido, puteaba, no se vestía como cura, eso atrajo a muchos jóvenes, que decían 'qué piola el cura, se viste como nosotros, habla como nosotros'. Hasta yo había creado un vínculo, una dependencia", sostuvo K.M.

"Estoy convencido de que tanto Páez sabía lo de Zanchetta y Zanchetta lo de Páez", aseveró K.M. "Cuando Zanchetta me apoya los genitales, de espalda, yo lo saco pensando que era un compañero, (por esa reacción) me trata de huérfano emocional", contó. Dijo que el obispo emérito le decía que "no recibía afecto" de su padre, y por eso "no estaba acostumbrado" a ese tipo de "abrazos". Señaló que eso le pasó en la casa del obispo de Orán, cuando estaba en la cocina en junio de 2015. Contó que él veía que Zanchetta también tenía esas inconductas con otros compañeros "con frecuencia".

El joven dijo que incluso Zanchetta lo convenció de hacerse una circuncisión, y que le preguntaba en conversaciones cómo era su "eyaculación" y "cómo tenía relaciones sexuales con la chica que había sido mi novia antes del seminario". Señaló que Páez también se valió de esa circunstancia para luego invadir su intimidad.

"Páez me convenció de que yo era huérfano emocional. Todas sus charlas se basaban en la horfandad emocional o en la mendicidad emocional", explicó K.M. Dijo que el cura daba talleres de "crecimiento personal" en "campamentos para varones, convivencias para varones, retiros espirituales para varones. Él decía que la mujer lleva y trae mucho puterio y entre vagos nos podemos entender mejor (...) Para él todas 'eran trolas, putas', si llegabas tarde a la parroquia te preguntaba 'con quién habías culeado, con quién habías estado'".

Además, K.M. afirmó: "(Páez) Nos decía que seamos sinceros. Sabía decirnos 'te amo' mientras nos abrazaba. Cuando me daba la paz en misa, me decía con sus labios muy pegados 'te amo, sos mi vida, te quiero mucho'".

K.M. dijo que el cura también hacía esto último a sus compañeros cuando iban a contarle algún problema o una crisis emocional: "Era muy cotidiano, no solo en mí, sino en muchos chicos que hoy ya son mayores de edad". Indicó que el cura había creado un grupo que denominó "Vida Nueva" "para asistir a chicos muy vulnerables", que tenían consumo problemático de drogas y allí se rodeaba de adolescentes.

Fuente: Pagina 12

Esta nota habla de:

Comentarios

  • Xx

    Todos los curas son unos dejenerados hdmp

    Ver más

    Responder
  • TRONCHATORO VERGATIESA

    La civilización no alcanzará su perfección hasta que la última piedra de la última iglesia caiga sobre el último sacerdote.

    Ver más

    Responder
  • jose

    El celibato hoy no puede sostenerse, y ademas la admisión de seminarista debe estar respaldado por un profundo examen psicologico que no es un degenerado activo o pasivo

    Ver más

    Responder
  • justicia tartagal

    muy alegada a el , le coordinaba la cataquesis..................muy catolica poca fiscal

    Ver más

    Responder
  • Ahí probé y me gustó.

    A mí me la hicieron apenas entré en el seminario. Pero no cuento quienes fueron los curas porque me terminó gustando, che...!!! Casi me enamoro de uno...

    Ver más

    Responder
  • CARLOS

    unas son PAÑUELITOS VERDES (MARIMACHOS) que denuncian a la IGLESIA. HOY TODA MUJER TIENE ESE PODER, de los PASTORES, nadie dice nada. AHORA TODOS SON BUENAS PERSONAS, AL FINAL SE PAGA TODO.

    Ver más

    Responder
  • Deducción.

    1. Los curitas tienen pitito. 2. En los seminarios no pueden haber nenitas. O sea...., los pititos de los curitas van para los nenitos seminaristas. Todos una manga de degenerados con caras de buenos seres.

    Ver más

    Responder
  • se juntaban a pechar caca

    Ver más

    Responder
  • Ojo con los seminarios...

    Los seminarios son las canteras de nenes abusados. Es como el código las cárceles para los violadores.

    Ver más

    Responder
  • anaconda

    Mil veces dije y repito. La iglesia católica es el lugar donde esconden a los putos y degenerados para disimular que no tienen hijos. Las demás tampoco sirven para aca

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante