Policiales
Aberrante es poco

Salteñitas dejaron la escuela por un docente depravado: Quién es el maestro del horror

El energúmeno fue condenado a 10 años por abusar de dos menores de 9 años. La denuncia fue realizada por las madres de las víctimas.

El juez de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán, Sebastián Fucho, condenó  Diego Eduardo Feroce, de 45 años, a la pena de 10 años de prisión efectiva por la comisión del delito de abuso sexual simple calificado reiterado en perjuicio de una menor de 9 años y por la tentativa del delito de abuso sexual simple calificado reiterado, en perjuicio de otra menor de la misma edad.

La fiscala penal García Pisacic, intervino en la investigación en contra de Diego Eduardo Feroce, a partir de las denuncias de las madres de ambas menores, quienes eran alumnas del docente en cuestión en la escuela Patricias Argentinas Nº4561, de Piquete Cabado, localidad de Anta, a la que se accede por Joaquín V. González.

De las denuncias, surgió que el docente "agarró a las menores y les dijo que no tenían que andar contando esas cosas porque lo iban a meter en problemas", porque el denunciado, en horario escolar, según dijo una de las menores "las abrazaba de atrás y a su compañera le tocaba los pechos". 

La madre de la segunda menor, denunció que su hija refirió que el docente "la abrazaba y le tocaba los pechos y que la había agarrado y le dijo que no tenían que andar contando esas cosas que lo iban a perjudicar".

García Pisacic evaluó todos los elementos de prueba colectados y dijo que todo lo manifestado resultó compatible con lo expresado por una de las menores en la realización de Cámara Gesell, que contó que ella pudo eludir al docente en tres oportunidades, pero también que fue testigo de los tocamientos a los que sometió a su compañera, cuando se quedó con otra alumna, escondida detrás de un árbol.

De todo ello, resultó el imputado responsable y autor material del delito en perjuicio de la menor víctima, que también fue testigo presencial del abuso sexual simple calificado que el educador desplegaba de manera absolutamente despreciable contra otra menor, en horario de clases.

El relato de la segunda víctima en Cámara Gesell confirmó los tocamientos y el miedo que sentía por el docente, después de las tres veces a las que la sometió, en el sector posterior de la Escuela, donde se encuentra la huerta.

Los testimonios de otras menores describieron de manera coincidente la conducta del condenado, en relación a sus alumnos y en el temor y la desconfianza que suscitaba entre las niñas y niños su conducta inapropiada y lesiva de su integridad sexual.

También dijo la fiscala que el comportamiento del docente, mereció ser reprimido penalmente, al haber alterado con su comportamiento, la inmadurez sexual de las menores, provocando un daño en su integridad física y psíquica irreparable.

Esta nota habla de:

Comentarios

  • Brayan

    deberían poner reglas si es un maestro tiene que dar clases solo escribir el pizarrón y que los chicos dejen la tarea en el escritorio sin acercarse al maestro, el maestro solo dar fotocopia, si tiene que leer algo que lo lea en frente de toda la clase el chico así aprende y si no entendió que le manda una clase virtual escrita en un pizarrón de lo que pide el chico. para evitar estas casos.

    Ver más

    Responder
  • ni Derechos Internacional ni juguetes ni nada. HEIL H

    Dr. Hada Madrino Metán - Qué comparezcan las dos niñas de 9 años ante Tribunal Inquisidor, se le haga un estudio en rigor y Cámara Mengele Madres - Creí que era la Sala II Seba Fucho y Fiscal Pisacic a cargo. Hada - No. Nada de Ciudad de los Niños

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante