Política
JM Chalabe
Que Pasa Salta
Cambios en la Justicia

López Viñals y Cornejo, una de cal y una de arena

Ambos aspiran a ocupar el cargo del otro en el Corte de Justicia y la Procuración General, respectivamente. Los pliegos ya ingresaron al Senado y hay luz verde.

En el lenguaje popular, resiste tiempo y atraviesa espacios la frase "una de cal y una de arena". La cal es la parte menos buena, es peligrosa cuando entra en contacto con la gente. Por el contrario, la arena no es dañina. Si esperamos recibir algo, que sea la arena. La frase encuadra perfecto con los cambios que se avecinan en la Justicia. Pablo López Viñals busca llegar a la Corte de Justicia. Abel Cornejo a la Procuración General. La particularidad es que ambos intercambiarían sus funciones actuales. 

El primero es uno de los hombres más cuestionados de la Justicia local. Señalado por parcialidad, en la figura de López Viñals se sintetizan los problemas y las críticas hacia gran parte del sistema judicial. Discrecionalidad y falta de objetividad configuran un escenario de puros cuestionamientos para la Justicia que representa. 

Y quién podría decir lo contrario si no existen estadísticas públicas para conocer las denuncias, investigaciones o delitos cometidos y sus respectivos resultados. No existen datos objetivos de la gestión judicial actual, lo que termina quitándole transparencia también. el mayor cuestionamiento que carga López Viñals es la falta de independencia con el poder político de turno a la hora de resolver. También se cuestiona el desempeño y eficiencia de sus fiscales en diversas causas, por ejemplo el femicidio de Jimena Salas hace más de dos años, sin un solo sospechoso y con un insólito identikit distribuido entre los medios locales. 

En la vereda contraria, Abel Cornejo. Con innegable experiencia y carrera en el ámbito judicial, el magistrado cuestionó los vicios de amiguismo, partidismo y la falta de criterio del mismo Poder Judicial del cual forma parte. Sus diferencias no solo quedaron expuestas en los medios sino que también se expresaron a la hora de tomar decisiones. 

Lo más interesante del perfil de Abel Cornejo es que en varias oportunidades se expresó contra los intereses del poder de turno. Tal vez una de las decisiones más recordadas y con dimensión nacional ocurrió en 1998. Fue el primero que se pronunció en contra de la segunda reelección consecutiva del entonces presidente Carlos Saúl Menem, quien más claramente alzó la voz para denunciar al ex juez federal Lona por sus delitos o al tristemente famoso juez Reynoso.

La Justicia salteña tiene una gran deuda con los salteños. Una justicia lenta, colapsada, anacrónica, para los amigos y politizada no es justicia. Para los años que vienen y para el comienzo de un nuevo ciclo en la provincia también se abre un enorme desafío de terminar con la oscuridad que hoy tenemos en la Justicia local.

11Comentarios

Tu comentario

Nombre