Política
JM Chalabe
Que Pasa Salta
Miseria de todo tipo

Las tomas de tierras desnudan la ausencia del Estado y los que especulan con la pobreza

La disputa en la zona oeste por unas tierras advierte la situación habitacional de la provincia irresuelta hace décadas.

La semana estuvo atravesada por una toma de tierras en la zona oeste de la ciudad que desnudó la falta de una política habitacional concreta en Salta. Más allá de los condimentos especiales que hay en Palermo, de la pelea entre vecinos y Lules, las acusaciones cruzadas y una cadena de complicidades las tomas de tierras no dejan de marcar una necesidad insatisfecha que tiene gran parte de la población.

Desde el 2010, según datos oficiales, Salta arrastra un faltante de 90 mil viviendas. Sumando este número al crecimiento demográfico de 2,5%, representan 6 mil viviendas más por año. A fines del año pasado, Urtubey destacaba que su gestión llegó a entregar 20 mil casas. Nación prometió fondos para 1600 viviendas en Salta y cinco municipios del interior. Todas cifras que ni por cerca alcanzar a paliar el déficit habitacional en la provincia.

En el sector privado, la cosa no mejora. Juan Martín Biella, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Salta advertía en una nota hace unos días en El Tribuno que se necesita 200 salarios mínimos para comprar un departamento de 70 metros y 274 para adquirir una casa de 100 metros. Imposible desde donde se lo vea.

Los créditos UVA lanzados por el gobierno de Macri terminaron siendo un verdadero fiasco. Hoy, las familias "beneficiadas", deben mucha más plata de lo que pidieron y las cuotas casi se duplicaron. La inflación terminó destruyendo los sueños de miles de familias de clase media que accedieron al crédito.

Retomando la cadena de complicidades en Salta, no hay que desconocer los problemas y escándalos que tuvo este gobierno en lo que respecta a la tierra y la vivienda. En 2014, el IPV fue intervenido luego de serias denuncias por supuesta entrega de obras a empresas constructoras relacionadas con funcionarios en la Provincia. La situación se descomprimió con la salida de Fernando Alesanco quién era titular del organismo en ese momento. Tierra y Habitat tenía una secretaría y será recordada por el único funcionario durante la era urtubeycista de tener un funcionario detenido. Señalado por la entrega irregular de lotes y acusado de asociación ilícita Diego Barreto fue encontrado culpable con una condena de 3 años de prisión condicional. Da la sensación que se cortó el hilo por lo más delgado.

La suma de todos estos datos es que el Estado no dio ni da respuestas al problema de la tierra y la vivienda en Salta. La problemática tiene miles y miles de perdedores y unos pocos ganadores que son los que concentran la tierra y especulan con ella. A esta altura resulta casi obvio decir que no hay planificación urbana pensada para corto, mediano ni largo plazo.

Las tomas son consecuencia de la ausencia del Estado. Por supuesto, con condimentos de quiénes sacan provecho de la necesidad de miles de familias. La presencia de punteros y partidos negociando detrás de escena, los que suman un poroto para su organización y los que prometen un resultado seguro y positivo después de la acción. Las tomas son muy corrientes en épocas electorales. Usted saque conclusiones.

La aparición de vendedores y revendedores sin un solo papel de respaldo. Quiénes las organizan, con complicidad estatal y de la Policía llegan a revender tierras a un precio mucho menor que del mercado pero llegan a una suma millonaria si se tiene en cuenta que no hubo una inversión mínima y la cantidad de lotes que se "entregan". Una economía y un mercado con normas propias.

En ocasiones, los mismos dueños fogonean las tomas para que el Estado después pague por esas tierras. Compran y venden tierras, se convierten en una especie de broker inmobiliario de tierras, públicas o privadas, sujetas a expropiación, y pagan el apoyo político mediante el retorno. Gente que lucra con pobres.

Las tomas de tierras siempre son violentas. Las escenas pegan donde más duele. Escenas violentas enfrentamientos, detenciones, desalojos, familias a la intemperie. Palos, un nylon y tal vez alguna que otra chapa. Todo en constante tensión.

Mientras el Estado no llegue, mientras esté ausente, cuando falle, cuando haya quién se aprovecha de la pobreza, de la penuria por la que pasan miles y miles de familias, mientras, seguiremos hablando de tomas y desalojos

Te puede interesar
4Comentarios
  • S
    Sergio

    El IPV en los últimos 30 años le sirvió a la clase media para facilitarle su crecimiento patrimonial y conseguirles buenos terrenos en los mejores lugares de la ciudad , la gran mayoría ya tenia casa. También les dieron casa a todos los acomodados del gobierno y sus propios empleados. Deberían desaparecer el IPV

    Ver más

    08/08/19
    1
    0
    Responder
  • TF
    Turu Flowers

    La apropiación de inmuebles es un delito y punto. Sea un terrenito o sea los miles de hectáreas apropiados por algunos políticos.

    Ver más

    08/08/19
    5
    0
    Responder
  • TL
    Tito Lectures

    ganen el pan con el sudor de su frente.Simple.

    Ver más

    07/08/19
    3
    0
    Responder
  • C
    Cortita

    Usurpador = Delincuente

    Ver más

    30/07/19
    6
    0
    Responder

Tu comentario

Nombre