Opinión
Rodrigo Teves
Que Pasa Salta
#ArgentinaElige

La grieta dentro de la grieta: roces y desencuentros en el peronismo no K

Los candidatos de Alternativa Federal se muestran como la tercera posición. Hablan de unidad, pero ¿realmente están juntos?

El peronismo federal pretende alejarse del pasado pero sin acercarse (mucho) al presente. Los candidatos - varios - se definen como "no K", aunque parece no importarles demasiado estar más cerca de un lado que del otro. 

Tras el anuncio de la fórmula F-F que obligó a todos a mostrar sus cartas, el Gobierno nacional quiere volver a manejar la agenda política; se reúne con los gobernadores de Córdoba, de Salta, y el senador Pichetto, todos parte del mismo espacio. Desde Cambiemos, no descartan una alianza electoral con el peronismo no kirchnerista.

Urtubey es uno de los que defiende una interna para definir el candidato del espacio de cara a las presidenciales. El mandatario salteño se posicionó como una de las figuras más fuertes del frente, sin embargo, no descuida su relación el Gobierno nacional, y de todos, aparenta ser el más conciliador, aunque no desaprovecha oportunidad para distanciarse de Cristina. 

Un poco más alejado parece estar Massa, quien asegura que no hay diferencias sustanciales entre los peronistas federales, a la vez que da por hecho que no existirá ningún acercamiento con el oficialismo. De los presidenciables, parece - o juega a - ser el más indeciso. 

También suena la incorporación de Scioli a dicho frente, cuestión que despertó rispideces y desconfianzas puertas para adentro. Pero el ex gobernador bonaerense sigue sin definirse y su estrategia, por el momento, solo es el coqueteo. 

Cada vez más lejos está Lavagna, que reiteró que no irá a la interna con los peronistas no K e invitó a los radicales a integrar su frente. "Yo no voy a participar de una estructura ligada en el Partido Justicialista", declaró el líder de Consenso 19.

Atrás quedó "la foto familiar" que compartieron en su momento los líderes de la tercera posición, que ahora se ve atomizada y con cada uno jugando por su cuenta. 

Una vez más los argentinos, quedamos en medio de una grieta que, lejos de cerrarse, se abre cada vez más. Y la idea de construir desde el futuro, sin volver el pasado o quedarnos en el presente, se vuelve solo un slogan de campaña. 

Por definición, una grieta es una abertura alargada y con muy poca separación entre sus bordes que se hace en la tierra o un objeto sólido. Una hendidura entre dos partes que tienen identidad. Lo que aparezca "por fuera" es un cuerpo que pertenece a alguna de las dos partes. 

Resulta complicado, para quienes no están ni de un lado ni del otro, optar por un camino distinto, que pretende saltar una grieta sin resolver la propia.

Te puede interesar