Política
Juan Manuel Chalabe
Que Pasa Salta
Enseñanzas del paro docente

Los gremios, los partidos y la crisis de representación

Se vieron desbordados por la gran masa de maestros autoconvocados que comenzaron y terminaron con la huelga docente.

Las cúpulas del sindicalismo están conmocionadas por la crisis de representatividad que sufren hace mucho tiempo y que en el último tramo se agudizó de manera escandalosa. Así quedó demostrado, al menos en el paro de los docentes de Salta.

Secretarios vitalicios, gremialistas empresarios, sindicalistas funcionarios, gremios sin vida interna y sin contacto con las bases generaron un coctail explosivo para el futuro de esas organizaciones.

El ejemplo acabado de esto fue el miércoles a la noche. Cuatro de los seis gremios con mayor cantidad de afiliados (no mayor representatividad) en la provincia firmaban un acuerdo con el Gobierno y se daba por finalizado el paro. Como un boomerang, pasó todo lo contrario. Los autoconvocados pegaron el grito en el cielo y no solo la medida no ceso sino que se fortaleció.

Anecdótica tal vez quede la cifra y el acuerdo alcanzado esa noche. El problema fue la metodología. Sin debate, sin consulta y encerrado en cuatro paredes. Metodología ya común entre los sindicalistas. A espaldas de los que representan.

Los autoconvocados impusieron otro método. Asambleas, delegados elegidos por sus compañeros y mandatos de las bases. Prácticas casi desconocidas para los que tienen un sindicato, quedando desbordados en los últimos días y sin capacidad de recuperar la iniciativa.

Los partidos no son ajenos a esta crisis de representatividad. Uno de los más activos en el conflicto tal vez fue el Partido Obrero, también a través de su agrupación de maestros, Tribuna Docente. Fueron actores de reparto en esta película. Los maestros buscaron referentes genuinos del conflicto y se esforzaron para que no se entremezclen intereses políticos- electorales.

Es que este no solo es un año electoral. Hay que recordar que el año pasado terminaba y el 2019 comenzaba con un vergonzoso escándalo en la ADP, el gremio docente con más afiliados en Salta. Con su secretaria general Patricia Argañaraz corrida de sus funciones, con denuncias cruzadas de corrupción, designaciones truchas y más elementos propios de una novela, hay quiénes vieron la posibilidad de conducir los destinos de ese gremio, hoy acéfalo.

La lucha docente en Salta dejó una gran enseñanza. Hay hambre, hay ánimo para participar, para protagonizar, para dialogar y discutir. Pero por fuera de los que ya no los representan: gremios y partidos. Un interrogante que queda abierto es que quiénes critican la burocracia sindical y sus prácticas irán por la conducción de los gremios o seguirán protagonizando de acuerdo a las coyunturas. 

Enhorabuena lo de los autoconvocados.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre