Policiales
Con una amoladora

Cortó el cuerpo de su novia en 35 partes y se lo comió

Es uno de los crímenes más brutales de la historia en el país. Nunca encontraron el corazón de la mujer.

Había una olla en la cocina-comedor sobre el anafe, con asas de madera. "Restos humanos seccionados sometidos a proceso de cocción", marcó el forense en su informe posterior. Se encontró material orgánico similar dentro de un horno eléctrico, otros restos a medio cocinar estaban desperdigados en el suelo. La cabeza de Mirtha, rapada, con signos de ahumamiento en el cuero cabelludo, fue encontrada cerca de la mesa, así como partes del cuello y de sus costillas, su pelvis, sus mamas. La cabeza fue inspeccionada: tenía dos heridas bajo el mentón de tres centímetros cada una realizadas, según los cálculos del forense, antes de la muerte de Mirtha. Faltaban las orejas, cortadas luego de su fallecimiento de acuerdo al análisis del especialista, una lesión post-mortem.

La bañera de la casa se encontraba en la planta alta. Allí fueron descubiertos los brazos, los pies y las manos, que evidenciaron heridas defensivas; el hígado, los riñones y la faringe, además de partes de piel con quemaduras similares a las encontradas dentro de la olla sobre el anafe. Los azulejos del baño tenían manchas de sangre con un patrón especial, una salpicadura con forma de rocío intenso y veloz que indicaba que allí había ocurrido el desmembramiento con un objeto "similar a una sierra", marca el expediente. 

Había un cuchillo de cocina grande en un balde, con un mango negro y manchas de sangre y fibras de músculos. También se encontró en el lugar una amoladora con discos, por lo que se cree que el imputado primero asesinó a la mujer con el primero de esos objetos y, luego, cortó el cuerpo con la herramienta eléctrica. 

Waldo Servián Riquelme, el hombre de 33 años que es acusado de ser el autor de uno de los crímenes más brutales de la historia moderna argentina, será sometido en los próximos días a un juicio oral por el asesinado de su pareja, a quien habría matado, cortado en 35 partes y comido parte del cuerpo en su casa de la villa 31, en el barrio porteño de Retiro. 

Esta nota habla de:

Comentarios

  • piñon

    No encontraron el corazon porque las mujeres no tienen

    Ver más

    Responder
  • buen chango

    los que defieden la pena de muerte deveria n salir a pedir justicia y llevárselo a su casa

    Ver más

    Responder

Tucomentario

Nombre

Más de Policiales