Policiales
El viejo cuento

Cayó la banda que causaba terror entre taxistas y remiseros en Salta

En algunos casos, solían utilizar a una mujer para no levantar sospechas entre los conductores.

Hace pocos días, la Policía de Salta logró desbaratar una peligrosa banda que aplicaba un peligroso modus operandi: abordaban a taxis y remises en el centro para luego guiarlos hasta inmediaciones del barrio Progreso, donde cometían los atracos. En algunos casos bajo la modalidad conocida como asalto "piraña".

Luis Alberto Gómez, de 31 años, aparece como uno de los cabecillas de esta banda a la cual, hasta el momento, se le imputaron tres hechos, aunque no se descarta que en los próximos días se sumen otros casos más que ahora son motivo de investigación.

Junto a Gómez, la Unidad Fiscal contra Robos y Hurtos, a cargo del fiscal, Federico Jovanovics, imputó a Néstor Martín Garzón, de 42 años, y a Luis Alejandro Tintilay, de 23, a quienes imputaron el delito de robo agravado en poblado y en banda, informó Nuevo Diario.

La investigación se inició a partir de 3 denuncias de conductores de taxis y remises que revelaban un mismo modus operandi de los delincuentes, quienes abordaban los vehículos en la zona centro y solicitaban un viaje hacia barrio Progreso o Sarmiento, una zona considerada de extremo peligro.

Una vez allí, los asaltantes, armados con cuchillos, les quitaban la llave de contacto y los despojaban de dinero, celulares y otras pertenencias. En algunos casos, solían utilizar a una mujer para no levantar sospechas entre los conductores.

Una de las víctimas, un taxista relató que al llegar al barrio Progreso con tres pasajeros, de pronto, uno le quitó la llave de contacto y tras hacerle una seña a un grupo de sujetos apostados en la zona, todos estos rodearon el coche y de esta manera terminaron por concretar el asalto.

En cada uno de los hechos, por lo general esta banda se alzaba con sumas que iban de los 3 a 5 mil pesos, como así también celulares y documentación del rodado. A la hora de huir, los asaltantes se apoderaron de la llave del auto y la arrojaban por la zona, con lo cual impedía que el conductor los persiguiera.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre