Internacional
Un horror

Asesinó a su hijo de 9 años y se pegó un tiro: "Entraron al departamento y..."

El aberrante hecho ocurrió en Estados Unidos y causó conmoción en todo el mundo.

QPS Internacional

Un aberrante hecho ocurrió en Estados Unidos y causó conmoción en todo el mundo. Se trata de un hombre que mató a su hijo de 9 años en San Francisco y luego se suicidó. Según indicaron medios del país norteamericano, el fanatismo anti vacuna habría movilizado el crimen.

Stephen O'Loughlin y su hijo, Pierce, fueron encontrados muertos con heridas de bala dentro del departamento en el que vivían en la ciudad de San Francisco. El hombre, de 49 años, estaba en medio de una batalla legal con la madre del niño, Lesley Hu, por su atención médica, incluidas las vacunas.

Según publicó Clarín, los agentes de policía encontraron los cuerpos durante una revisión pedida por la madre, de 41 años, después de que Pierce no se presentara a su clase en su escuela católica Convent & Stuart Hall.

O'Loughlin, descripto como mentalmente enfermo y obsesionado con las conspiraciones, era vicepresidente de una compañía local. A pesar de negativa, el hombre había dado su consentimiento para vacunar a Pierce el día antes de su muerte, informó el diario local San Francisco Chronicle .

Según los informes, en marzo se llevaría a cabo una audiencia en relación con la batalla por la custodia del niño. Los registros judiciales de septiembre de 2020 muestran que O'Loughlin se había unido a un "grupo de autoayuda de la nueva era" en 2012, y supuestamente donó miles de dólares en los años posteriores.

Se había negado a permitir que Pierce fuera vacunado desde una edad temprana, alegando que había sufrido efectos secundarios graves cuando era bebé. "Este no es un padre anti vacuna que busca evitar que su hijo sea vacunado", justificaron los abogados de O'Loughlin en una presentación de principios de enero.

"Para el niño promedio, la relación riesgo-beneficio de las vacunas está a favor de las vacunas. Sin embargo, para un cierto subconjunto de la sociedad, ese no es el caso. Pierce es una de esas personas". La señora Hu, quien solicitó el divorcio en 2016, dijo que los médicos, de hecho, le habían aconsejado a su hijo que se vacunara, describiendo las obsesiones de su ex como "de culto".

La abogada de la madre, Lorie Nachlis , afirmó que O'Loughlin sufría de una enfermedad mental no tratada , lo que lo volvía paranoico con las vacunas y obsesionado con la salud de su hijo.

"Él castigó a Leslie con el último acto de violencia, matando a su hijo, y ella sufrirá como creo que estaba destinado para el resto de su vida".

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional