QPS / Cultura
Subí Tu Nota / Noticia / Cultura

Paisajes Calchaquíes

En la Casa de Cultura de Cafayate se exhibe la muestra pictórica, Paisajes Calchaquíes, del artista Héctor Francisco Silva, que reúne obras de cuatro décadas completas. La colección se halla en el salón de exposición Calixto Mamaní, frente a la Plaza Principal.

Las obras de arte de Pancho Silva suponen un punto de inflexión al entrañar la evolución de la mirada universal de los paisajes del Valle Calchaquí, desde la figuración pictórica hacia el expresionismo americano.

Tras un período de tres años, las obras vuelven a estar disponibles a la normalidad del público, con el agregado de que en esta exposición se pueden conocer pinturas que jamás habían salido del taller de Silva.

La emblemática muestra permite apreciar la mirada originaria de los ríos, montañas, valles y quebradas del suelo Calchaquí. Ser frente a una obra de Pancho Silva sabe brindar la sensación de estar en la misma dimensión que enseña la pintura.

Instantáneamente la obra es protagonista. Tal adecuación es un cumplido solucionado para quien la considera. Cabe destacar que la muestra pictórica persigue la exhibición de la belleza de los Paisajes del Valle Calchaquí.

De acuerdo con los trabajos de Pancho Silva, la propuesta de los cuadros emerge desde la tempera y la acuarela, técnicas atemporales, de difícil dominio y que se sumerge desde una combinación colorida, apropiada para cada perspectiva.

Es comprensible sugerir que el artista ha logrado cautivar los tonos que existen entre el día y la noche en una misma pintura y los momentos que suceden y anteceden a la rigidez del tiempo como parámetros cromáticos.

Las pinturas expresan vida y recurren al sonido americano; la afinación de la naturaleza que completa al estado de ánimo de los seres vivos. En todos los casos resultan agradables a la vista, no es necesaria una crítica o debate.

La genialidad de la obra demuestra la edad infinita del Valle Calchaquí. La enormidad de la cordillera y el mundo unificado en un concepto redondo; la melodía favorita de la América energética, irresistible.

Puede considerarse entonces una obra chamánica que pertenece a la galaxia, protegida por cardones y secretos en las piedras, colorados, dibujados por la lluvia, como una danza poderosa.Lo que despierta la obra de Pancho Silva es entonces fascinación.

De la Redacción de Diario Cafayate

Cultura

Tupac Emiliano Guantay: El chef de la bicicleta

Cultura

LLEGA A SALTA EL PRIMER RESTAURANTE A PUERTAS CERRADAS