QPS / Salta
Subí Tu Nota / Noticia / Salta

Ofrecen precios bajos y les impiden entrar a los super

Según consignó Tiempo Argentino, la presión que históricamente las grandes marcas ejercen sobre las medianas y pequeñas para monopolizar las góndolas de los grandes supermercados ya es historia sabida. Por cuestiones de tamaño y envergadura, las fábricas más importantes suelen brindar mejores precios, casi eliminando la competencia con los ...

Según consignó Tiempo Argentino, la presión que históricamente las grandes marcas ejercen sobre las medianas y pequeñas para monopolizar las góndolas de los grandes supermercados ya es historia sabida. Por cuestiones de tamaño y envergadura, las fábricas más importantes suelen brindar mejores precios, casi eliminando la competencia con los proveedores más chicos. Pero un caso reciente muestra que, a veces, las decisiones de vender sólo marcas líderes con productos con precios muy elevados exceden la intención de los proveedores. 

En los últimos días, la empresa Maxicosumo –que en el mercado de las pastas secas controla las marcas Molto y Marolio– empezó a mostrar valores en sus fideos muy inferiores a los de sus competidores. Así y todo, esos alimentos (también de marcas reconocidas) sólo se venden hoy en almacenes de barrio, las cadenas del híper Maxiconsumo y en la cadena Walmart. El resto de la plaza no los ofrece. A raíz de este inconveniente, se iniciaron una serie de reuniones con las grandes cadenas para que los productos empiecen a circular en las grandes superficies comerciales de todo el país.

Observando el esquema comparativo de los precios que este diario realizó en cadenas y en las páginas web de algunos comercios, se perciben diferencias en los valores finales al consumidor de hasta un 50%, dependiendo del producto. 

Actualmente, bajo la marca Molto y Marolio, Maxidescuento ofrece fideos largos y cortos. Tomando como referencia la variedad spaghetti o forattini (fideos largos), el paquete de la pasta de sémola y trigo candeal se consigue bajo la marca Molto a $ 9,95, y en el caso de Marolio a $ 7,95. La competencia, marcas líderes que además son parte de la industria molinera y del agro nacional (presentes en casi toda la cadena), tiene en góndola el mismo fideo en calidad a un precio mucho mayor. Por ejemplo, ese producto de la marca Matarazzo cuesta $ 16,47; el Knorr tallarín $ 13,59; el forattini Terrabussi a $ 14,97; y el tallarín Luchetti a $ 14,63. 

Cuestión similar, con casi los mismos márgenes de referencia, se encuentra en el caso de los fideos cortos. Tomando como ejemplo un paquete de fideo tirabuzón elaborado con sémola y trigo pan, el Molto aparece en góndolas a $ 9,95 y el Marolio a $ 7,95. ¿Qué ocurre en el resto? Terrabussi, en tanto, vende el mismo producto a $ 14,97; la marca San Agustín a $ 8,42; Luchetti a $ 15,73; Knorr a $ 13,59 y Matarazzo a $ 15,73. 

Cabe destacar que todas las marcas con productos más caros excluyen en el caso de Maxiconsumo a otras marcas con importante penetración y con valores mucho más bajos. Además, con Marolio y Molto, la firma sí está presente en otros rubros del consumo en los grandes supermercados: con Molto aportan tomates en lata y conservas; y con Marolio, vinagres, conservas, tomates, café, puré de papas y harinas varias. 

Molto fue vendida por el Grupo Cartellone a los dueños del hipermercado mayorista Maxiconsumo, cuando el holding decidió dedicarse de lleno a las licitaciones de obras. Molto nació como compañía en 1969, en las localidades de Lavalle y San Rafael, Mendoza. Hoy tiene casi 7000 hectáreas cultivadas de frutas y verduras que luego envasa y vende. 

Más allá de la situación de las marcas de Maxiconsumo en particular (la empresa ha manifestado en distintas oportunidades su intención de ofrecer precios competitivos pero racionales para el cliente final), esta mirada sobre los precios del mercado permite ver la enorme dispersión de valores en un mismo producto. Esto, finalmente, termina atentando contra la posibilidad de un consumidor final de elegir entre múltiples ofertas pero con un abanico de precios amplio. 

Hoy, ante esta situación, el usuario que concurre al supermercado está obligado a seleccionar sobre una oferta claramente restringida. Si bien el plan de Precios Cuidados contribuyó a establecer precios de referencia para marcarles el ritmo a los bienes de consumo, la restricción de la oferta por un acuerdo entre los grandes comercios y las grandes marcas impacta directamente en el bolsillo de los consumidores.

Salta

Creció un 69% la pretensión salarial año contra año, más que la inflación

Salta

Bonsai en Salta