QPS / Denuncia
Subí Tu Nota / Denuncia

injurias, calumnias y canalladas de El Tribuno

Injurias, calumnias, canalladas de El diario El...

Injurias, calumnias, canalladas de El diario El Tribuno.Estimados amigos, en la jornada de la fecha, en la página 21 de El Tribuno de Salta se publica un recuadro repulsivo, injurioso y falso en relación a mi persona. Dice lo siguiente: " "La empresa Horizontes SA editora del diario El Tribuno de Salta informa a sus lectores y público en general que el Sr. Juan Antonio Abarzúa Rojo ha dejado de pertenecer a su plantel de periodistas por haber sido despedido por justa causa".¿Justa causa?Esta historia, que se inició a principios de 2013, comenzó cuando publiqué una información en la que aseguraba, citando una buena fuente, que la Justicia se aprestaba a cerrar el caso de un par de chicas que se habían suicidado utilizando una misma cuerda, habida cuenta de que no habían elementos que indicaran sobre la participación de terceras personas.En un breve párrafo publicado posteriormente por el sitio Informate Salta, el juez de la causa, que había sido cuestionado por el padre de una de las jóvenes fallecidas, negó la especie, algo habitual en las idas y venidas de la actividad periodística, en la que, generalmente, las autoridades de los medios, confían en sus periodistas. Pero en este caso, no ocurrió así: el jefe de Redacción de El Tribuno, Francisco Sotelo, un hombre cuya filosofía es "jamás le digo que no a un superior", aprovechó la circunstancia para aplicarme una suspensión de 25 días por supuesto desprestigio al diario. Obviamente impugné en los plazos legales esa sanción, que fue motivada por cuestiones de envidia personal de ese señor, abrumado por las estadísticas oficiales que colocaban sus artículos en una escala de lectura infinitamente inferior que las mías.Con el paso del tiempo -en febrero de este año- , se confirmó el cierre de la causa del doble suicidio, tal como yo lo había adelantado 11 meses antes.Tras ello, otra autoridad de la empresa, me ofreció lavar mi legajo, anular la suspensión, cuestión que negué, a través de mis abogados, reclamando un resarcimiento por el daño moral y desprestigio causados. La respuesta fue mi despido, arguyendo "mala fe" en mi accionar, una excusa preñada de subjetividad y agravada con la maldad de publicar un recuadro advirtiendo a la gente que he sido despedido con justa causa, algo que no podrán probar jamás porque sobran los antecedentes de coberturas impecables realizadas por mi persona a través de los años, como la del rescate de los 33 mineros de Chile, en la que junto al fotógrafo Javier Corbalán tuvimos que soportar hasta 30 grados bajo cero en las noches y 40 sobre cero durante el día, alojados en una carpa iglú de mi propiedad, -un mínimo ejemplo que voy a citar- lo que echa por tierra la hipótesis de mala fe, como otras tantas expediciones.Afortunadamente he recibido cientos de llamadas y mensajes de personas -de todos los ámbitos- que me han dado su apoyo, con excepción de una colega -en la que yo tenía mucha confianza-, que me cuestionó mi "falta de inteligencia" por no haber aceptado el castigo que se me había impuesto. Son cosas de la vida y golpes que duelen, pero así es esto.Soy uno de los socios más antiguos del Sindicato Argentino de Prensa(Siprensal), a cuyas autoridades les exijo que tomen cartas en el asunto y no olviden que durante la breve y estrepitosa gestión del sr. Sotelo -que ha llegado a avalar una invasión boliviana a la Argentina, desmentida por ambos estados y motivo de burlas en todos los medios-, casi 20 periodistas han sido despedidos.JUAN ANTONIO ABARZUAUn abrazo a todos.

Denuncia

ampliacion en espacios verdes

Denuncia

Persecución estudiantil