QPS / Sociedad
Subí Tu Nota / Opinión / Sociedad

cuando la esperanza llega a su fin...

10/09/2016

Hoy cumplo 40 años  y quiero compartir con ustedes mi historia, nuestra historia familiar…

Nuestra historia familiar comienza en el año 2008, cuando Alejo tenía 3 años, nos enamoramos con quien hoy es mi marido, José, quien se convirtió en el padre del corazón de nuestro pequeño. Fue la mejor decisión que tomé en esta vida, ya que es una persona de un enorme corazón y muchísimo amor para dar… ama a Alejo con todo su ser y ese amor entre ellos es mutuo, es verdadero! José es un PADRE con todas las letras, es un padre presente, cumple su rol, su función al 100 por 100.

Desde el año 2010 estamos casados, pero vivimos juntos desde el año 2009, desde ese año comenzó la aventura de darle un hermano/a a Alejo y a partir de ese momento empezó nuestro peregrinar por los médicos de fertilidad y la lucha de ser padres nuevamente, de hacer muchísimos tratamientos que fueron de los más simples a los más complejos, todos tipos de exámenes, pruebas, pastillas, inyecciones y todo lo que se puedan imaginar para poder llegar a nuestro sueño… que nunca llegó pero lo que si nos quedó es el recuerdo del sufrimiento, del sacrificio, del el llanto y más llanto hasta quedarnos sin lágrimas. Solo aquel que pasó por lo mismo, puede entender nuestro dolor…Con cada embarazo perdido, se perdían las esperanzas, se nos hacía un hueco en el alma y corazón, se nos frustraba nuestro deseo… y muchas veces uno escucha o se dice esta frase “POR ALGO SERA” por supuesto que es un mecanismo de defensa propio de nuestra especie para poder seguir adelante y no caer en la depresión!

“LO QUE NO TE DESTRUYE, TE HACE MÁS FUERTE”, cuantas parejas hay, que no soportan más la frustración, el dolor de no poder tener un hijo juntos y se terminan separando, nosotros gracias a Dios, seguimos apostando a la familia, cerramos una etapa que es la de tratamientos de fertilidad, con todo lo que ello implicaba, pero abrimos en el año 2014, la esperanza de poder agrandar la familia. Tomamos la decisión de ADOPTAR, de inscribirnos en el Registro Nacional de Adopciones, en Salta, de pasar por otros tipos de pruebas, y de espera… en octubre de este año se cumplen 2 AÑOS de seguir esperando la llegada de otro hijo, 2 AÑOS de ansiedad, de que suene el teléfono y nos digan “buenos días llamamos del juzgado de familia tal…”

En octubre de este año, hay que renovar la carpeta del legajo según lo que el Registro dispone, y hemos tomado la decisión más dolorosa… y es no volver a renovarla lo que implica cerrar definitivamente las posibilidades de ser padres nuevamente y de que Alejo pueda tener su hermano/a, porque uno no puede vivir para siempre al pendiente de una llamada telefónica, de vivir con ansiedad, incertidumbre y por sobre todo frustración tras frustración…

Yo me pregunto cada día, porque en este país, habiendo tantos niños que se encuentran en hogares transitorios o del estado, hacinados, esperando ser amados , ser atendidos como ellos se merecen, ser cuidados y pertenecer a una familia! Y no se hace nada o si se hace es de forma muy lenta y los responsables de tomar esas decisiones siguen día a día con sus vidas como si nada estuviera pasando y estos pequeños, cada día que pasan así, es un día de muerte en vida… y se les niegan todos sus derechos, SE LES NIEGA SER AMADOS!

Nuestro legajo, tiene una amplia edad de adoptabilidad, que es de cero a 7 años, nena o nene y ustedes creen que algún juez nos ha elegido como familia? No, no nos eligen y creo que es porque no somos millonarios o no tenemos la cantidad de plata que ellos creen que es lo mejor, o porque no tenemos ningún contacto en la justicia o porque no somos prioridad por tener un hijo… Somos una familia trabajadora, que no nos falta nada, pagamos un alquiler y los impuestos y servicios todos los meses, estamos construyendo nuestra casa, tenemos movilidad y mucho AMOR para dar! Pasamos el ambiental y psicológico y contamos con lo más importante que es la aceptación de Alejo de agrandar la familia, el es un niño de 11 años y su opinión es muy importante, ya que es una decisión para toda la vida… pero ese sueño está llegando a su fin…siempre me dijeron que lo último que se pierde es la esperanza…pero ya no puedo seguir esperando, ya se ME ACABARON LAS FUERZAS…

Espero de todo corazón, que mi deseo se haga realidad, hoy sigo esperando ese llamado tan importante para nosotros!

Solo quería compartir con todos ustedes esto que nos está pasando, porque como nosotros debe haber otras familias y no es JUSTO! No es justo que nuestro sueño siga frustrado…les pido por favor que compartan esta historia si ustedes lo creen importante, así puede llegar a miles de personas que pasan por lo mismo para que no se sientan solas y se animen a hablar, aunque sea como lo hice yo por este medio, para poder desahogarme de esta opresión que siente mi alma…

Sociedad

Esperanza

Sociedad

Encontró $ 8500 y los devolvió..!!