QPS / Salta
Subí Tu Nota / Noticia / Salta

Carta desde el encierro

Yo, Juan Carlos Tejerina Estrada, me declaro INOCENTE ante Dios y ante el pueblo de todos los cargos que contra mi persona se han presentado. Y declaro que el juicio llevado en mi contra es nacido de la mentira, la calumnia o quizás de la confusión, por lo tanto es ...

Yo, Juan Carlos Tejerina Estrada, me declaro INOCENTE ante Dios y ante el pueblo de todos los cargos que contra mi persona se han presentado. Y declaro que el juicio llevado en mi contra es nacido de la mentira, la calumnia o quizás de la confusión, por lo tanto es un juicio ilegal e inmoral.

Y siendo y haciendo una fiel observancia del Evangelio que dice que “ante que obedecer a  los hombres hay que obedecer a Dios”, cuando las leyes humanas contradicen la verdad de la ley divina el cristiano no está obligado a someterse a las leyes injustas de los hombres, sino más bien a desobediencia: Yo Juan Carlos Estrada Tejerina me declaro LIBRE y rechazo el injusto veredicto del tribunal que me condenara.

Con la autoridad que la VERDAD le da a toda persona inocente: Afirmo que jamás  aceptaré la mentira como verdad. Esto es nunca aceptaré la pena injusta, ilegal e inmoral que contra mi persona se ha dictado.

Con toda la autoridad que la verdad le concede a toda persona inocente: Yo Juan Carlos Estrada Tejerina me declaro Libre, Libre, Libre. Porque la libertad nace de la verdad y es la verdad la que me hace libre y me libera. Pueden apagar mi vida hundiéndola en una celda pero jamás podrán apagar la verdad…

Cuando una persona es puesta en la cárcel por sus ideas, por sus pensamientos, es un preso político. Es una persona  sin culpa y sin causa. Yo estoy en la cárcel sin culpa y sin causa con ideas y pensamientos distintos a los de los poderosos, por lo tanto, me considero un preso político.

Cada respiro, cada palabra, cada mirada, cada pensamiento de mi ser manifestarán hasta el último segundo de mi existencia terrenal: La verdad, la libertad, mi inocencia, sobre todo mi INOCENCIA.

Soy un hombre libre porque Cristo me ha hecho libre, liberándome del poder de la calumnia y la mentira. Desde ahora y para siempre apelo al tribunal de Dios para que el Señor me haga verdadera justicia. La esencia de la verdad es Dios y por ello, siempre se debe buscar la justicia que viene del cielo.

Sostenido en la misericordia de Dios anuncio:

Voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Cada mañana cuando me levante hay un sol radiante delante de mí.

No saldrá de mi garganta un canto, pero voy a estar alegre porque soy INOCENTE.

Sentiré rechazos, desconfianzas y temores. Fuerzas del mal lucharán contra mí…

Perspectivas oscuras y nuevas amenazas me invadirán. Pero voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Arribaré a mares desconocidos aunque nadie me esté esperando allí.

Muchos dirán que soy culpable. Pero yo voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Soy Inocente, Libre e Inocente. La culpa apresa, la Inocencia libera… ¡Soy Libre!

(Extracto de una carta realizada por Juan Carlos Tejerina Estrada luego de ser condenado a 10 años de prisión por abuso sexual a menores en el ejercicio como docente de religión en el Cgio. Belgrano. Un proceso judicial plagado de dudas desde su investigación hasta el primer veredicto. Actualmente se espera el resultado de la apelación y el ex profesor está enrejado en la prisión de Villa Las Rosas).

Yo, Juan Carlos Tejerina Estrada, me declaro INOCENTE ante Dios y ante el pueblo de todos los cargos que contra mi persona se han presentado. Y declaro que el juicio llevado en mi contra es nacido de la mentira, la calumnia o quizás de la confusión, por lo tanto es un juicio ilegal e inmoral.

Y siendo y haciendo una fiel observancia del Evangelio que dice que “ante que obedecer a  los hombres hay que obedecer a Dios”, cuando las leyes humanas contradicen la verdad de la ley divina el cristiano no está obligado a someterse a las leyes injustas de los hombres, sino más bien a desobediencia: Yo Juan Carlos Estrada Tejerina me declaro LIBRE y rechazo el injusto veredicto del tribunal que me condenara.

Con la autoridad que la VERDAD le da a toda persona inocente: Afirmo que jamás  aceptaré la mentira como verdad. Esto es nunca aceptaré la pena injusta, ilegal e inmoral que contra mi persona se ha dictado.

Con toda la autoridad que la verdad le concede a toda persona inocente: Yo Juan Carlos Estrada Tejerina me declaro Libre, Libre, Libre. Porque la libertad nace de la verdad y es la verdad la que me hace libre y me libera. Pueden apagar mi vida hundiéndola en una celda pero jamás podrán apagar la verdad…

Cuando una persona es puesta en la cárcel por sus ideas, por sus pensamientos, es un preso político. Es una persona  sin culpa y sin causa. Yo estoy en la cárcel sin culpa y sin causa con ideas y pensamientos distintos a los de los poderosos, por lo tanto, me considero un preso político.

Cada respiro, cada palabra, cada mirada, cada pensamiento de mi ser manifestarán hasta el último segundo de mi existencia terrenal: La verdad, la libertad, mi inocencia, sobre todo mi INOCENCIA.

Soy un hombre libre porque Cristo me ha hecho libre, liberándome del poder de la calumnia y la mentira. Desde ahora y para siempre apelo al tribunal de Dios para que el Señor me haga verdadera justicia. La esencia de la verdad es Dios y por ello, siempre se debe buscar la justicia que viene del cielo.

Sostenido en la misericordia de Dios anuncio:

Voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Cada mañana cuando me levante hay un sol radiante delante de mí.

No saldrá de mi garganta un canto, pero voy a estar alegre porque soy INOCENTE.

Sentiré rechazos, desconfianzas y temores. Fuerzas del mal lucharán contra mí…

Perspectivas oscuras y nuevas amenazas me invadirán. Pero voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Arribaré a mares desconocidos aunque nadie me esté esperando allí.

Muchos dirán que soy culpable. Pero yo voy a estar alegre…porque soy INOCENTE.

Soy Inocente, Libre e Inocente. La culpa apresa, la Inocencia libera… ¡Soy Libre!

(Extracto de una carta realizada por Juan Carlos Tejerina Estrada luego de ser condenado a 10 años de prisión por abuso sexual a menores en el ejercicio como docente de religión en el Cgio. Belgrano. Un proceso judicial plagado de dudas desde su investigación hasta el primer veredicto. Actualmente se espera el resultado de la apelación y el ex profesor está enrejado en la prisión de Villa Las Rosas).

Salta

La Iglesia busca la Beatificación de Monseñor Diego G. Pedraza

Salta

Expansión de la energía solar