Salta
Todos ganan

La Virgen y el marketing

La reflexión de Mandinga Jr. sobre la noticia del día: la Virgen que viajó a Buenos Aires contra el aborto.

Querido diario:

A los salteños nada le viene bien. Si lo sabré yo que, desde mi Salamanca, vi la cara de los fundadores de la ciudad al elegir este sitio. No hizo falta que leyera sus pensamientos para darme cuenta del desagrado generalizado. Esa tierra apestada de pantanos y zanjones sería su nuevo hogar.

El enfado quedó en el ADN de esta gente. Lo veo cada vez más seguido. Lo vi, por ejemplo, antes de que se debatiera en diputados el proyecto del aborto legal, seguro y gratuito. Los curas de la Catedral decidieron sacar al Señor del Milagro al atrio de la iglesia. Una imagen cargada de significado que rememora el pacto de amor que tiene con este pueblo. Pero nada importó. Las criticas a las autoridades eclesiásticas se multiplicaron en las redes sociales. Redes que bien podrían ser obras malévolas de mi padre, el Demonio.

Mientras desayunaba, fui leyendo Que Pasa Salta (ese diario tiene un pacto con mi papá) y encontré comentarios que criticaban haber sacado al Señor con este frio. Algunos señalaban que lo debido era que la Virgen estuviera en el atrio y otros que la presencia de ese Cristo sólo remarcaba el pensamiento patriarcal y machista de la institución.

Ahora, cuando el Senado de la Nación está por tratar el mismo tema, veo noticias que indican la partida de la imagen de la Virgen del Cerro a Buenos Aires para evitar que se apruebe tamaña ley. De lado queda, para mi gusto, la comparación que se hace con la Virgen de Urkupiña que en 2014 llegó a nuestra ciudad vía aérea y en primera clase. Esta otra, del interior, con menos joyas, apenas si pudo juntar para un coche semi cama. Debe ser que la crisis económica no le es desconocida a los bolsillos de los fieles y del Opus Dei.

Marea de mensajes a favor de la medida, otros tantos indicando lo inverosímil de la noticia. De nuevo el descontento social. Sigo leyendo los comentarios y por ahí dicen que la noticia es falsa (no me extrañaría sabiendo que los periodistas de QPS a penas terminaron la primaria).

Al parecer la imagen nunca salió del santuario. Mejor así. Ya me empezaba a asustar. Porque más allá de que esa imagen cuente con muchos seguidores, sigue sin tener el reconocimiento de la Iglesia. Para las autoridades católicas esta virgen que mueve tanto turismo religioso ocupa el mismo lugar que otros santos populares como Gilda o el Gauchito Gil.

Aún así, creo que todo este tema estuvo mal manejado. En el infierno siempre vemos todo a través del cristal del marketing. Por eso creo que el catolicismo debería copiarnos algunas mañas. Si me hubiera preguntado, sugeriría mandar la imagen en procesión hasta el Congreso. La imagen que peregrina por la vida.

Ya veo las horas de transmisión en vivo que podrían conseguir. Veo los mensajes de apoyo de los salteños, de los argentinos, a esta medida. Veo hombres y mujeres marchando al lado de la imagen, descalzos, mostrando las ampollas en los pies. Veo una celebración de pañuelos celestes frente al Congreso y un grupo de senadores recibiendo la llegada de la gran marcha. Los micrófonos se acercan a la imagen para escuchar sus apreciaciones después de tan largo recorrido pero solo encuentran silencio. Claro, las buenas mujeres no emiten palabras. Drones filmando desde las alturas, rosarios y estampitas por doquier, al costado un stand del ministerio de Turismo que indica cómo llegar a Tres Cerritos. Mucha lagrima en prime time.

Todos saldrían ganando. La Iglesia reavivaría la fe de sus fieles. Las emisoras de televisión tendrían algo pintoresco para mostrar. El Gobierno de Salta tendría un motivo más para promocionar el turismo religioso que tan bien le hace a la provincia. Si señores. El marketing mejora todo. No importa que lo que se intente vender no sea de buena calidad...

Mandinga Jr. 

Te puede interesar