QPS / Tiro Libre

Relato de un salteño / Mellizo Castillo, ¿te acordás cuando marcaste al más grande de todos?

El ex jugador de Central Norte jugó aquél amistoso con la Selección de Menotti en 1981, y le tocó intentar anular a un tal Diego Armando Maradona. “Un jugador increíble”, recuerda el Melli.

Mellizo Castillo, ¿te acordás cuando marcaste al más grande de todos?

El 22 de julio de 1981 había amanecido frío y gris. La baja temperatura no incidió, sin embargo, para que el viejo “Monumental” de la Vicente López (hoy Gigante del Norte) lucía a pleno con más de 17 mil personas que querían ver a la Selección de Menotti que se preparaba para defender el título que había ganado en el 78. El Mundial de España esperaba al campeón.

Aquél partido fue contra un combinado, en realidad fue el equipo del club Libertad “reforzado” con jugadores del Anual salteño. Arroyo (Vijande); Bustos, Carlos Sosa, Tejeda, Castillo; Rioja, Arsenio Ramón Benítez, Farías (Fernández); Leiva (Gómez), Hairala (Alarcón) y Fonseca Gómez fue la formación que presentó el combinado salteño.

Argentina alineó a Fillol; Olguín, Luis Galván, Passarella, Olarticoechea; Barbas (Heredia), Gallego, Maradona, Patricio Hernandez (Valencia); Ramón Díaz y Ferrero (Brailovsky). El encuentro terminó con la victoria del Seleccionado 3 a 2 con goles de  Ferrero (7′ y 29′) y Ramón Díaz (31′), mientras que Fonseca Gómez (22′) y Rioja (52′) anotaron para los locales.

El Mellizo Juan Carlos Castillo, emblemático marcador izquierdo de Central Norte, jugó aquél encuentro, y le tocó intentar anular a Diego Armando Maradona. “Un jugador increíble, y en ese momento muy humilde, no como ahora, que por ahí tiene esos arranques de soberbia. Me saludó como uno más y después nos sacamos una foto juntos. Un fuera de serie”, le cuenta el ex jugador a Tiro Libre.

El Melli recuerda “el árbitro nos habló a todos antes del partido, y nos pidió que no fuéramos fuerte a la marca porque era un amistoso, no querían correr riesgos de lesiones. A mi me tocó marcarlo a Maradona, que era como marcar al duende, porque cuando parecía que jugaba a tu ritmo, aceleraba y le veías el número nomas”, dice con una sonrisa.

Hubo dos jugadas del 10 que Castillo recuerda con especial asombro. “Sobre el lateral izquierdo, Diego la para con el pecho y van de los dos nuestros a marcarlo. Antes de que toque el piso, le tiró un sombrero a la primera marca, y cuando se le vino el otro encima, le hizo otro sombrero… un monstruo. Después la otra fue cuando Pedrito (Rioja) lo fue a presionar para no dejarlo salir. El Diego le quebró la cintura, le tiró un caño y salió por el costado. Te juro que daban ganas de aplaudirlo”, se emociona a la distancia.

Mal cierre

Los Pumas perdieron con Australia y se despidieron del Championship sin triunfos

Los Pumas perdieron con Australia y se despidieron... 4

Solo le pido a Dios

La mayoría de los brasileños quieren que clasifiquemos, pero algunos apoyan a Chile

La mayoría de los brasileños quieren que clasifiqu... 6