QPS / Tecnología

tecnología / Verdades y mitos sobre cuándo y cómo cargar la batería del celular o la notebook

En el afán de cuidar de la mejor manera posible estos dispositivos, los usuarios suelen seguir todos los consejos y tips que escuchan o leen en Internet, pero a veces no es la mejor idea. ¿Qué se debe tener en cuenta para alargar su vida útil?

Cuando se compra una computadora portátil, ya sea una notebook o una netbook, el consumidor común no presta mucha atención a una cuestión vital: la batería

No sucede lo mismo con un teléfono móvil “inteligente” donde la duración de la unidad de energía es una variable cada vez más considerada por los usuarios.

En ambos casos, recordará ese "detalle" cuando utilice el equipo y sufra con la poca vida útil que tiene la batería.

Hay cuatro tipos de baterías existentes en el mercado:

* Níquel-cadmio (Ni-Cd).

* Níquel-hidruro metálico (NI-MH).

* Iones de litio (Li-ion).

* Polímero de litio (LiPo).

¿En qué se diferencian? Las de níquel-cadmio utilizan un cátodo de hidróxido de níquel y un ánodo de un compuesto de cadmio. El electrolito es de hidróxido de potasio. Esta configuración de materiales permite recargar la batería una vez agotada, para su reutilización.

Sin embargo, su densidad de energía es de tan sólo 50 Wh/kg, lo que hace que tengan poca capacidad.

De todos modos, admiten sobrecargas, aunque no la almacenan. Además, toleran un gran rango de temperaturas de funcionamiento.

Las de níquel-hidruro metálico utilizan un ánodo de hidróxido de níquel y un cátodo de una aleación de hidruro metálico. 

Este tipo de baterías se encuentran menos afectadas por el llamado efecto memoria. Pero no trabajan bien con el frío extremo, reduciendo drásticamente la potencia eficaz que puede entregar.

Las baterías de iones de litio emplean un ánodo de grafito y un cátodo de óxido de cobalto, trifilina (LiFePO4) u óxido de manganeso. Su desarrollo es más reciente, y permite llegar a altas densidades de capacidad.

Sin embargo, no admiten descargas, y sufren mucho cuando éstas suceden, por lo que suelen llevar acoplados circuitos adicionales para conocer el estado de la batería, y evitar así tanto la carga excesiva, como la descarga completa.

Apenas sufren el efecto memoria y pueden cargarse sin necesidad de estar vacías completamente, sin reducción de su vida útil. No soportan bien los cambios de temperatura.

Las baterías de polímero de litio son una variación de las de iones de litio. Sus características son muy similares, pero permiten una mayor densidad de energía, así como una tasa de descarga bastante superior.

Estas baterías tienen un tamaño más reducido respecto a las de otros componentes. Sus dimensiones y peso las hace muy útiles para equipos pequeños que requieran potencia y duración, como manos libres o Bluetooth.

Mitos y verdades
Matías Plaul, gerente de Producto de Banghó
, uno de los principales fabricantes locales de computadoras, señaló ante iProfesional que “en el afán de cuidar de la mejor manera posible nuestros dispositivos, solemos seguir todos los consejos y tips que escuchamos o leemos en Internet, pero a veces no es la mejor idea”.

Luego de recordar que “los dispositivos electrónicos cambiaron mucho en los últimos años y con ellos, sus baterías y rendimiento”, Plaul afirmó que hoy “prácticamente todos utilizan baterías de Litio-Ion (Li-Ion), mucho más eficientes que sus antecesoras de Níquel-Metal (NiMH) o Níquel-Cadmio (NiCd) pero con sus propias particularidades”. 

“Someterlas al mismo trato que una batería basada en Níquel no sólo es innecesario, sino que puede reducir su vida útil”, advirtió.

El ejecutivo de Banghó describió algunos mitos y verdades sobre las baterías Li-Ion para asegurar el buen funcionamiento y durabilidad de los equipos:

1. Mito: al comprar un dispositivo necesita una carga inicial de 12 horas antes de usarlo. 

Ninguna batería Li-Ion actual requiere cargas superiores a 8 horas, independientemente de las circunstancias.

2. Verdad: la batería no debe estar constantemente conectada a la corriente. 

Dejarla conectada de manera constante es perjudicial para todos los dispositivos, pero principalmente para las computadoras portátiles. El calor va disminuyendo la resistencia de la batería, lo que afecta su vida útil. En el caso de estar conectada a la corriente de manera permanente, su capacidad puede disminuir 30% en un año.

3. Mito: es preferible que la batería se agote por completo antes de volver a cargarla. 

La composición de las baterías de Litio-Ion hace preferibles las descargas parciales a una completa. De hecho, esperar al "low batt" y hacer la descarga completa de energía regularmente, puede generar fallas en la batería.

4.  Verdad: mi celular tarda más en cargarse con el cable USB que con el cargador a la pared. 

Los puertos de la computadora no siempre mantienen el amperaje requerido de manera constante, es por esto que puede tomar hasta tres veces obtener una carga completa.

5. Mito: es perjudicial dejar la batería conectada una vez que la carga está completa. 

Las baterías de Li-Ion cuentan con un sistema que corta el paso de energía cuando la carga está completa. Esto evita peligros tales como incendios, que sí eran reales con las baterías de níquel.

6. Verdad: al tener la computadora enchufada, es mejor retirar la batería. 

Al tener que utilizar el equipo durante un tiempo prolongado y no estar cargando la batería,es recomendable retirarla. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto deja al quipo expuesto, por lo que es mejor no usarlo en ambientes con polvo o humedad.

Fuente: IProfesional

tecnología

Las cinco respuestas que más enojan a la gente que... 6

celulares

El servicio 4G de Claro llegará en junio: Todo lo que tenés que saber

El servicio 4G de Claro llegará en junio: Todo lo... 7