QPS / Tecnología

Redes Sociales / ¿Por qué Facebook censura los pechos femeninos?

Desde las quemas de corpiños de los años ’60 hasta las acciones sobre la liberación de los pechos y pezones de las mujeres, hacemos un recorrido por las razones de la red social más popular para bloquear y eliminar; y de las razones de las mujeres para protestar.

¿Por qué Facebook censura los pechos femeninos?

Con el objetivo de combatir la viralización de la pornografía, dice Facebook en el punto 7 de su declaración de seguridad legible desde cualquier perfil de usuario activo: “No publicarás contenido que resulte hiriente, intimidatorio, pornográfico, que incite a la violencia o que contenga desnudos o violencia gráfica o injustificada.” Listo.

Agarrándose de esto, el gigante de las redes pueda dar de baja una selfie, una foto, un video o cualquier cosa que muestre… un pezón. Y no interesa que amamante, que tome sol, que se escape de la remera por accidente, que sea de una foto de Frida Kalho en caricatura tipo real. Los pechos de las mujeres, solo por su marca biológica traducida al género en el DNI, se consideran desnudos. Aquí va la salvedad: no así los de los hombres. Y nosotras nos preguntamos: ¿es siempre el cuerpo de una mujer un evento porno –digno de ser censurado-?

Humo de push up

Como aquel día de 1968 en Nueva York  en el que la “Papelera de la libertad” recibió brassieres, tacos, fajas y ruleros que ardieron en plena calle frente a las prohibiciones policiales, ahora la protesta se renueva. No es que no sigue habiendo quemas. Cada tanto el feminismo vuelve a sus raíces y levanta un poco de humo de push up. Pero desde una mirada más 2.0, nos modernizamos. Los “tetazos virtuales” siguen tirándose contra el corpiño, el armazón, el deportivo o el strapless pero de una manera indirecta. Hacen arder las redes y, sobre todo, enojan a la moderación de Facebook. Son nuevas maneras de “quemar”: muestran torsos femeninos en posiciones naturales que no buscan excitar a la audiencia sino simplemente demostrar que un cuerpo es un cuerpo, no está en “modo erótico” todo el tiempo.

"Free the Nipple" (página web y video documental) surgió en el 2013 en EEUU como defensa del cuerpo femenino y del derecho de exhibirnos sin ser cosificadas. Miley Cyrus, Rihanna y Scout Willis fueron algunas de las artistas internacionales censuradas en redes. "Femen", el colectivo feminista con agrupaciones en distintas partes del mundo, hizo lo suyo porque el topless y el graffiti corporal es un sello que las caracteriza bien. Desde ese momento, las protestas fueron en aumento. 

Redes incendiadas marca nacional

“Girl Power” inició la movida en Argentina. La "Campaña contra la censura", lanzada el año pasado, causó un efecto de mucho extrañamiento: son imágenes de mujeres sin remera y con recortes de pechos masculinos superpuestos con Photoshop. El objetivo fue visibilizar la diferencia que hace Facebook a la hora de restringir las imágenes privadas.

El “Tetazo virtual” fue un grupo privado de FB que un grupo de activistas argentinas (Marta Dillon, Eme y Virginia Cano) crearon para concentrar la fuerza virtual de todas las que tenían ganas de posar al viento.  La acción inició el 7 de marzo de este año (un día antes del Día de la Mujer) con un evento que alentaba a las chicas a postear fotos en el muro y recibió más de 400. Dicen sus creadoras: “Apropiándonos de la herramienta de la representación gráfica de las tetas de mujeres, mayormente misógina y heteronormativa, lo que intentamos es construir de manera colectiva una contra(re)presentación. ¿Cómo? Todas las imágenes que recuperamos aquí (y las que vendrán) se dan cita de manera voluntaria. Cada unx subió (y subirá) la foto que quiso (y quiera). De cerca, de lejos, con una teta, dos o tres, propias, ajenas, anóminas, o con nombre propio, morenas, rosadas, blancas, negras, peludas, lampiñas, bronceadas, artísticas o amateur, grandes, pequeñas, siliconadas, autofotos…” y la lista sigue hasta el infinito de la diversidad. Como es de esperar, el gigante de las redes dio de baja en cuanto registró el contenido (también con ayuda de algunos usuarios que reportaron algunas de las publicaciones).

Las mismas organizadoras del “Tetazo  virtual” –que recopilaron fotos para exhibirlas en una muestra con el consentimiento de sus protagonistas- están en la actualidad administrando la página “Tortazo” (un grupo secreto) que, en palabras de Virginia Cano “apuesta a la producción casera y lúdica de imágenes tortilleras para jugar un poco entre nosotras y seguir tejiendo redes de amistad, compañía y eroticidad”.

El activismo al desnudo

Melina Balbuena es una activista por la desnudez y actriz performática dedicada a expresarse como sujeto de arte. “Las tetas no son más que el sinónimo de lo que han querido callar, oprimir, censurar. Los medios de comunicación y redes sociales como FB tienen las mismas políticas retrógradas con que prohíben exhibir la desnudez, o partes del cuerpo.Ellos sexualizan al cuerpo  desnudo y de esa manera lo cosifican y establecen qué mostrar, que no y a quienes. Entonces con más razón, con más sensibilidad y con más entusiasmo hoy hago de mi desnudez no solo un arte, sino una política de vida”. Melina está presentando actualmente, de forma itinerante, la muestra de exposición fotográfica “Desnuda Argentina”. En una de sus imágenes principales se la ve como la diosa la trajo al mundo parada debajo del monumento a la bandera de Rosario.

Cuando dan leche, tampoco

Muchas organizaciones pro lactancia se quejan de lo mismo. Hacen grandes trabajos para difundir y crear consciencia sobre los beneficios de amamantar para que luego sus perfiles y fotos sean bloqueados/eliminados. La Liga de La Leche, que lleva 60 años promoviendo la práctica de la lactancia y apoyando a las madres, observa este fenómeno de las redes. Dice Cecilia Karplus, una de sus representantes: “La restricción de FB con los pechos de mujeres amamantando tiene su origen en una cultura –particularmente la norteamericana– que censura y rechaza  a las madres que dan la teta en público, al punto de impedir el amamantamiento en ciertos espacios como shoppings y restaurantes. En el imaginario colectivo, queda mucho por hacer para que este acto sea visto y entendido como la norma, lo natural. Eso incluye ver mujeres amamantando no sólo bebés pequeños sino también niños que caminan y hablan, en lugares públicos, y que a nadie le resulte chocante. El pudor no es sólo una cuestión personal, sino reflejo de la mirada de los otros”. 

Hay una mirada que se posa sobre los cuerpos y que determina lo que erotiza y lo que no. Así se establecen modos de mirar que intentan ocultar o tapar: el algunas culturas será el pelo, en otras serán los tobillos, en otras, quién sabe qué cosa. ¿Se les pregunta a las mujeres lo que quieren mostrar y lo que no? No, palabra divina o construcción fantasmática que nos deja sin opinión. Con la excusa de combatir la pornografía y el sexo explícito, se anulan las posibilidades expresivas y posiciones vitales.

Pero, oh terror, cuanto más tapamos, más el erotismo se mueve… si ocultamos el cabello, quizá el labio caliente más que cualquier otra cosa. ¿Qué sigue? ¿Qué se censuren solo los cuerpos jóvenes –según los cánones establecidos- por más eróticos?  Esta biologización extrema del deseo, ¿tiene en cuenta todas las variantes genéricas? Por ejemplo, si alguien transiciona de mujer a varón, ¿también se verían eliminadas sus fotos? ¿Y de varón a mujer? ¿Cómo juegan los pechos siliconados? Misterios. Misterios librados a la consciencia de los moderadores o al algoritmo facebookeano.

Entrá y jugá

¿Te acordás cómo se juega? el Super Mario Bros cumplió 30 años

¿Te acordás cómo se juega? el Super Mario Bros cum... 1

A tener en cuenta

Ocho consejos muy útiles para no meter la pata en WhatsApp

Ocho consejos muy útiles para no meter la pata en... 0