QPS / Tecnología

tecnología / Consejos para comprar o vender un auto usado

Cada vez es más usual la oferta y demanda de objetos a través de páginas de Internet. Si estás por adquirir u ofertar un auto Que Pasa Salta que brinda detalles a tener en cuenta.

Hoy en día todo parece reducirse a internet. Es que la gente que planea cambiar su auto sabe que allí encontrará un sinfín de ofertas en un sólo lugar, sin moverse de su casa. Sin bien todavía sigue vigente la modalidad de avisos clasificados en periódicos, en la web se puede indagar más en detalle acerca de lo que estamos buscando u ofrecemos. Fotos, videos y una descripción completa del vehículo en cuestión facilita sobremanera la dinámica del comercio electrónico.

Los usuarios han ido evolucionando y van pasando de usos sencillos hacia otros más sofisticados que incluyen también el consumo online. Antes, la cadena era bastante más limitada: para vender un automóvil, muchas personas comenzaban por ofrecerlos a sus familiares o amistades. Sin embargo, una vez que se accede a internet, esa frontera se amplía mucho más y permite mostrar un producto de manera muy económica y eficiente, con la ventaja de que lo vean personas de otras ciudades e incluso, otros países.

En la Argentina, existes algunos sitios de referencia tales como, por ejemplo,www.mercadolibre.com.ar, www.autofoco.com o www.demotores.com.ar. Allí los clasificados ofrecen un detalle superior al de un periódico y se pueden cotejar en simultáneo las diferencias entre el estado de distintos modelos del mismo año, diferentes marcas y equipamiento, sin la necesidad de acercase a un concesionario. Además, se puede contactar directamente al dueño del vehículo vía mail, chat o telefónicamente, a fin de indagar más antes de ir a ver el auto personalmente. Si bien quizás nunca suplante a la visita y observación en persona del producto, es una excelente herramienta para realizar todos los pasos previos a la transacción definitiva, ahorrándonos tiempo y dinero.

En Europa existen plataformas similares, aunque con una temática más específica. Por ejemplo, en España, la referencia es www.compramostucoche.es. Se trata de un sitio de internet que compra directamente los automóviles publicados, incluso si están averiados: la compañía ibérica tasa el vehículo en cuestión in situ y, si el vendedor está de acuerdo con el precio, se le transfiere el dinero a una cuenta inmediatamente. Asimismo, se encargan de gestionar el cambio de titularidad de manera gratuita.

A tener en cuenta

Cuánta razón tiene la frase que reza “La imagen lo es todo”. Es que es una realidad que no escapa a los clasificados virtuales (no importa que producto sea), que ya son la operación comercial con más crecimiento en la actualidad en todo el mundo.

Por eso, en el segmento de los automóviles, los especialistas recomiendan publicar un detalle exhaustivo del estado del vehículo: no sólo con los típicos listados del equipamiento y ficha técnica, sino también con muchas fotografías en buena resolución y, de ser posible, un video. Esto contribuye a darle mejor visibilidad a la publicación e inspirar más confianza en quien hace “click” en el aviso.

Ahora bien, cuando la situación es a la inversa y se quiere comprar un usado, existen algunos recaudos que es bueno saber tomar.

Como primera medida, acudir al encuentro con un mecánico de confianza o alguna persona que esté bastante ducha en el tema. Ver el vehículo a la luz del día para observar mejor los detalles y no probarlo bajo la lluvia, ya que ésta minimiza los ruidos estructurales. Para buscar daños estructurales, abrir la tapa del motor, las puertas, el baúl y detalladamente buscar en las esquinas del frente y en las esquinas traseras detalles en la estructura y pintura que nos indiquen la originalidad en el auto. Esto es muy importante para determinar si el auto en alguna ocasión ha tenido algún choque o golpe grave, y hay que hacerlo en toda la estructura. Si se encuentra deficiencias o tonos diferentes en la pintura será evidencia de que en algún momento la estructura sufrió un daño y fue reparada.

Desgastes en la mecánica

También es fundamental revisar el piso y el chasis en busca de corrosión, pues las reparaciones de estos elementos son costosas y por ello conviene asegurarse que el vehículo no tenga señales de óxido o una corrosión avanzada.

Observar el estado de los cuatro neumáticos: si evidencian un desgaste normal y parejo, es muy probable que el sistema de dirección y suspensión se encuentre en buen estado y bien alineado.

Encender el motor y acelerarlo, y verificar por la salida del escape que no exista humo color celeste: dicho color indicará que el motor consume aceite con una probable reparación mayor a mediano plazo. En tal caso, conviene solicitar la libreta que suelen entregar los talleres de lubricación para verificar la fecha del último cambio y el kilometraje: si se trata de un motor con turbo, puede indicar un problema en el mismo, situación que obligaría a una reparación bastante costosa.

También es recomendable medir la compresión del motor y hacerle una prueba de fugas a cada cilindro. Para ello se necesita una herramienta especial con la que generalmente cuentan los mecánicos.

En cuanto a la seguridad, verificar que el testigo del denominado “Check Engine”, al igual que los del airbag, ABS, y otros sistemas de control y seguridad, al arrancar el motor permanezcan apagados.

Si es posible salir a la ruta o a un circuito urbano no muy reducido, probar cada marcha si es caja manual. Los cambios deben entrar con suavidad y sin ruidos. En el caso de una transmisión automática, probar que las marchas vayan ascendente de forma suave al igual que descendente.

El confort también forma parte de esta “prueba de fuego” antes de comprar un automóvil usado. Aquí es importante corroborar el buen desempeño de todos los sistemas eléctricos, como los levantavidrios, el cierre central de puertas, la radio y las luces, además del aire acondicionado, los cinturones de seguridad, las escobillas de los limpiaparabrisas, entre otros.

Por último, pero no menos importante, verificar el odómetro. Suele ser una de las trampas más habituales en el rubro de los coches usados: si la cifra es muy alta, los vendedores los modifican para que marquen menos. Existen maneras de saber si el indicador ha sido variado, a través de computadoras específicas con las que cuentan los mecánicos. Observar bien el desgaste del volante es una buena alternativa ante la menor sospecha de que el auto recorrió más distancia de lo que indica el medidor: lo mismo aplica con los asientos (principalmente el del conductor) si está demasiado deformado o hundidos, para descartar que el vehículo haya sido utilizado comercialmente o como taxi o remise.

En cuanto a los aspectos legales, una vez que se da el visto bueno para avanzar con la compra, es vital realizar de inmediato la transferencia, dado que ella es el único elemento que realmente nos asegura ser los verdaderos dueños del bien adquirido. Como también desliga al vendedor la responsabilidad civil, penal y tributaria.

Fuente Parabrisas Perfil 

ciencia

Mañana 30 de junio será un segundo más largo y gen... 12

tecnología

Facebook cambió su estética 1