QPS / Tecnología

tecnología / Conocé los mejores smartphones Android del momento

Actualmente la gama alta de Android se renueva cada trimestre con distintos fabricantes lanzando al mercado nuevos teléfonos.

Cuando no es Samsung, es LG, y cuando no OPPO o Xiaomi. Pero eso significa que cada vez hay más entre lo que elegir para comprar, y para haceros la elección más sencilla os traemos este artículo de los mejores teléfonos Android de gama alta.

Los mejores teléfonos de gama alta Android (las phablets están en otros artículos), teniendo en cuenta en parte la calidad/precio pero sobre todo su calidad, son los siguientes según nuestro criterio y gustos. Tened en cuenta que los teléfonos aquí expuestos tienen una alta durabilidad, ya sea por usar pantallas Gorilla Glass 3, o por lo general ser resistentes al uso y paso de tiempo. Encontraréis teléfonos más baratos, con características que los harán ir fluidos, pero normalmente están construidos en materiales de baja calidad y mal acabado, y la sensación al tacto y comfort no es ni de lejos similar a los de gama alta, y todo esto va incluido en su precio.

Puesto que las características técnicas son muy parecidas, vamos a intentar centrarnos en el valor añadido que diferencia a estos teléfonos móviles. Lo importante de adquirir un teléfono nuevo es no dejarse engañar por las operadoras y sus planes de financiación, ya que a la larga adquirir un terminal a través de ellos sale siempre más caro (además de que te obliguen a tener un contrato de permanencia que puede llegar a ser injusto).

Además, como es difícil que un teléfono de hace seis meses de gama alta deje de serlo por que su compañía lance una versión renovada, también incluimos modelos que ahora mismo están realmente bien de precio y que tampoco tienen muchas diferencias con respecto a los teléfonos que les sustituyen aunque se puedan englobar en la gama media-alta y no en la alta.

Samsung Galaxy S6 y S6 Edge

Samsung ha tomado nota de las quejas vertidas sobre su Galaxy S5 y con el Galaxy S6 ha puesto sobre la mesa un producto muy parecido pero increíblemente distinto. Como suelo decir, la gama alta para justificar su precio debe aportar algo imprescindible: un gran diseño, a la altura de los teléfonos insignia de Apple y HTC.

El Galaxy S6 ha conseguido aportar ese gran diseño que se esperaba mucho antes de Samsung. Su marco de aluminio y parte trasera de cristal, con buena ergonomía y un gran aspecto, hacen que el Galaxy S6 pueda volverse a considerar un teléfono de gama alta, y posiblemente el mejor que hay ahora mismo, aunque se podría argumentar que está al mismo nivel del iPhone 6. Con el cambio de diseño lo que se ha perdido es la resistencia a polvo y agua, pero en la práctica muy pocos usuarios la van a necesitar. Esta pérdida merece la pena.

Incluye la mejor pantalla que haya en un teléfono en estos momentos (5,1'' QHD), con una gran calidad de colores, y su brillo y contraste se ajustan a perfectamente a las necesidades de que se vea bien en cualquier situación. Incluye botones físicos, y el botón de inicio incluye una nueva versión mejorada del lector de huellas dactilares ya que ahora sólo hace falta dejar el dedo en él en vez de tener que pasarlo de abajo hacia arriba. Una gran mejora.

La cámara de 16 megapíxeles con estabilizador óptico de imagen y óptica mejorada hacen que saque fotos realmente buenas con mucha y poca luz. Está a un nivel similar al iPhone 6, por encima del resto de la competencia Android, y en ciertas situaciones es la mejor cámara que hay en un smartphone. Sobre todo porque la del iPhone 6 es de 8 megapíxeles, y si necesitas ampliar una imagen te das cuenta que le faltan píxeles para ser usables. Eso no pasa con las del Galaxy S6.

El terminal es fluido con su procesador Samsung Exynos 7420, en el apartado gráfico está por detrás de otros pero por un problema de mover una resolución de 2560 x 1400 píxeles frente al iPhone 6 y sus 1344 x 750 píxeles (enorme diferencia), y el software que le acompaña al teléfono por fin empieza a parecer aplicaciones modernas y no programadas en dos tardes. Además el cambio de aspecto de TouchWiz con Android 5.0 es muy de agradecer.

Podéis esperar una autonomía normal para un teléfono (durará un día con un uso medio a alto), y quizás el haber incluido una pantalla Full HD en su lugar habría permitido que destacase en este campo. Es una oportunidad desaprovechada, aunque no desmerece al terminal. Por último, la batería no es extraíble y no incluye lector de tarjetas, pero sí que tiene un almacenamiento mínimo ultrarrápido de 32 GB, con velocidades que pueden duplicar las de cualquier otro teléfono.

Sony Xperia Z3 y Z3 Compact

La gama alta de Sony para estos últimos meses del año no trae grandes novedades con respecto al Xperia Z2, aunque incluye cambios bastante sutiles e importantes. Por un lado, un tamaño algo más pequeño en el caso del Xperia Z3 con respecto al Z2 (146.5 x 72 x 7.3 frente a 146.8 x 73,3 x 8.2 mm), y un diseño más redondeado que lo convierten en más cómoda de sujetar. Las pantallas de tanto el Z3 como el Z3 Compact tienen un brillo de entorno a 700 nits (se ve bien a plena luz del sol), y un gran contraste 1150:1, aunque el color tiene tendencia de adquirir unos tonos azules pero que aun así se ven realmente bien.

La mayor diferencia entre ambos terminales es el tamaño de pantalla, aunque las 4,6 pulgadas del Z3 Compact (con un tamaño de 127.3 x 64.9 x 8.64mm) lo convierten en mucho más manejable, manteniendo una gran nitidez de pantalla, y una mejor opción para los que buscan el mejor hardware en un tamaño reducido de pantalla. El procesador Snapdragon 801 tiene un rendimiento mejor con la resolución 720p del Xperia Z3 Compact que con la 1080p del Xperia Z3, pero realmente no la vamos a notar. La cámara en ambos es similar (con ventaja para la del Z3), con grabación de vídeo 4K, y de las mejores que hay en el mercado de los smartphones, pero que no se diferencia mucho de la del Xperia Z2.

Los altavoces stereo, una gran batería en ambos modelos que llega a los dos días con un uso medio-alto (con una duración aún mayor en el Z3 Compact), la resistencia a polvo y agua ya habitual en los modelos de Sony, completan dos grandes teléfonos.

HTC One M9

HTC ha vuelto a presentar un teléfono insignia por tercer año consecutivo con el mismo diseño. Aunque sea en aluminio y haya mejorado su sensación en la mano, no deja de dar la sensación de que podrían haber hecho mucho más en este apartado. Aun así, es un terminal con un gran diseño, acompañado por unas estupendas características.

El procesador Snapdragon 810 dicen las malas lenguas que tiene problemas de sobrecalentamiento, aunque quizás haya que acotarlo a que no lo es más que otros teléfonos cuando se usan durante mucho tiempo para juegos o usando las conexiones de datos sin parar.

Es un terminal con un gran rendimiento, que compite con el Apple A8 y el Exynos 7420, e incluye una estupenda pantalla, de las mejores que hay en un teléfono, y ajustada a una resolución 1080p para que tenga una buena duración de batería. La cámara trasera es buena, pero tampoco se puede decir que destaque. Si buscas un teléfono con la mejor cámara, no la vas a encontrar en esta. Este aspecto es uno en el que HTC todavía tiene mucho que pulir en futuros teléfonos.

Motorola Moto X

Motorola lleva desde mediados de 2013 dando a los consumidores estupendos teléfonos. El Moto X 2014 es lo que tendría que haber sido el del año pasado, pero más vale tarde que nunca. Su pantalla de 5,2 pulgadas tiene una gran calidad de colores pero un brillo máximo normal de 400 nits que puede dificultar o hacer imposible que se vea a plena luz del día.

Sus 2 GB de RAM y procesador Snapdragon 801 no defraudarán a nadie de los que busquen un terminal fluido. La cámara de 13 megapíxels capaz de grabar vídeos en 4K saca buenas instantáneas, con mucho detalle tanto a plena luz del día como en ambientes más oscuros. Es una de las grandes mejores con respecto a la versión anterior, y muy bien recibida.

La duración de la batería seguramente sea la única pega del teléfono, ya que si bien llegaremos al final del día, una capacidad de 2.300 mAh se hace insuficiente. La competencia tiene baterías de 3.000 mAh, y eso hace que parezca un poco pequeña en comparación. Pero en conjunto, este teléfono es uno de los mejores que se pueden adquirir actualmente, y cuyo extra más importante es el de recibir las actualizaciones de Android rápidamente como viene haciendo Motorola.

HTC One (M8)

El HTC One (M8) es fue el primero en salir al mercado con un procesador Snapdragon 801, lo cual le da un gran rendimiento. Le acompañan otras características con las que no tiene mucho que envidiar a los demás. Entre las novedades con respecto al buque insignia de HTC de 2013 se encuentran la inclusión de una tarjetas microSD y una pantalla más grande, pero mantiene el mismo diseño y acabado en aluminio que tan buenas críticas le proporcionó al modelo del año pasado.

El punto débil con respecto a otros teléfonos es la cámara, aunque siga siendo buena. HTC ha querido mantener sus "ultrapíxels" y quizás esté siendo un gran detrimento para el teléfono. Eso sí, saca estupendas fotos, es excepcional a la hora de sacar fotos con poca luz, pero no es el teléfono que utilizarías para sacar buenas fotos en cualquier situación. Aun así, el software que le acompaña es interesante, el modo de ahorro de batería es estupendo, y el conjunto de especificaciones, diseño y software lo convierten en el segundo mejor smartphone Android del momento.

Samsung Galaxy S5

Samsung intenta volver a congraciarse con los consumidores poniendo a la venta el Galaxy S5, su buque insignia para 2014. Las características de hardware son realmente impresionantes: cuenta con la mejor pantalla que se pueda encontrar en un smartphone en la actualidad, una cámara de 16 megapíxels, 2GB de RAM LPDDR3 y un flamante procesador Snapdragon 801 (versión AC, la mejor de todas).

Si lo unimos a que cuenta con lector de tarjetas microSD y un diseño en plástico que, si bien no es tan atractivo como el del nuevo HTC One, cuenta con una nueva textura que lo hace mucho más agradable de sujetar, conforman las bases del éxito. Incluye también un lector de huellas dactilares con funciones de desbloqueo de pantalla y pago electrónico, y un sensor de latidos destinado a convertirse en un buen smartphone para los amantes del fitness.

LG G3

LG ha presentado la renovación del G2 y ha vuelto a sorprender. Destaca su pantalla de 5,5 pulgadas con resolución QHD (2560x1440 píxels), pero también el resto del hardware: 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento interno, lector de tarjetas microSD, batería de 3.000 mAh extraíble... La tapa trasera cuenta con un acabado metalizado que lo diferenciará a simple vista (pero no al tacto) de los terminales con los que compite salvo el HTC One.

Hay una versión con 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno que estará también disponible en los mismos colores: blanco, negro y oro (el ya clásico de los gama alta). La cámara, con su autofocus láser, la sitúa entre las más rápidas y con una buena precisión de color, quedándose a la par de otras como la del Xperia Z2. En situaciones de poca luz la cámara destaca por sí sola, así como en la nitidez de las fotos que saca.

Puesto que la resolución QHD (2560x1440 píxels) no aporta mejoría al usuario con respecto a la Full HD (1920x1080 píxels), trae consigo un par de inconvenientes con respecto al resto de teléfonos de gama alta Android. Por un lado mayor consumo, que se podría haber destinado a una duración de batería mayor (el procesador tiene que mover 3,5 millones de píxels en vez de 2,07 millones). Esta pantalla también tiene problemas para verse a la luz directa del sol. También problemas de calentarse más de la cuenta si jugamos a juegos 3D o vemos vídeo, que hacen que el brillo se autolimite al 90% después de un rato de funcionamiento para evitar molestias al usuario. Por último, mover más píxels significa un menor rendimiento gráfico en juegos, perdiendo casi 10 fps en las pruebas GFXBench tanto Egypt HD como T-Rex HD. Si buscáis el mejor rendimiento, el Galaxy S5, HTC One M8 o Xperia Z3 son claramente mejores.

Los "problemas" de la pantalla no afectarán a la mayoría de los usuarios, pero es necesario comentarlos. Si tuviéramos este mismo diseño y hardware en un tamaño más compacto (4,3 a 4,7 pulgadas) le reportaría muchísimos elogios a LG. Espero que saquen su "G3 Compact" a lo Z1 Compact, y no un "G3 mini" descafeinado.

Sony Xperia Z2

Sony sigue explotando al máximo el exitoso diseño del Xperia Z y en el nuevo buque insignia Xperia Z2 pocos cambios os vais a encontrar. Este nuevo terminal llamado al éxito tiene, en casi el mismo espacio que el Xperia Z1, una pantalla de 5,2 pulgadas Full HD de gran calidad, pero que sufre un gran defecto: se ve bastante mal en la calle con luz de día. Sigue contando con resistencia a polvo y agua.

El resto del hardware acompaña, y mucho, al teléfono para hacerlo realmente fluido: 3GB de RAM, procesadores Snapdragon 801, 16GB de almacenamiento y una cámara de 20,7 pulgadas capaz de grabar vídeos en 4K. Si bien es de dudosa utilidad grabar en 4K (no están tan extendidas estas pantallas para ver los vídeos y apreciar las diferencias), cuenta con la mejor cámara de los modelos aquí presentados aunque el software de la misma de Sony sigue necesitando un buen repaso. Además, el terminal es el segundo más grande de la actual gama alta y habría estado bien que Sony prescindiera de tanto borde y hubiera reducido su tamaño general.

Aun así, ese tamaño extra hace que albergue una batería de 3.200 mAh, que hará que nos dure 10 horas de uso intenso navegando, usando el WhatsApp y escuchando música, y que no haya absolutamente ningún problema para que lleguemos al final del día con él. Desgraciadamente no aporta nada al usuario final que no aporten el Xperia Z1 o Z1 Compact, por lo que se puede calificar como más de lo mismo.

Samsung Galaxy Alpha

Samsung se dió por aludido por las fuertes críticas al diseño del Galaxy S5 y por eso ha dado un giro de 180 grados en sus teléfonos de gama alta. El primero en presentarse fue el Galaxy Alpha durante el verano, con marco de aluminio y parte posterior de plástico. Pero ese marco le da un aspecto mucho más "premium" de lo que han tenido todos sus demás teléfonos de los últimos años.

Este terminal cuenta con una estupenda pantalla de 4,7 pulgadas con resolución 1280x720 píxels, y se ve perfecta con una gran reproducción de colores, y medianamente bien a plena luz del día. Dependiendo del país llegará la versión con procesador Snapdragon 801 o la que incluye un Exynos 5430 igualmente potente (o más). Es un teléfono que realmente es de gama alta, y se puede utilizar medianamente bien a una mano. La cámara de fotos también se sitúa entre las mejores que podemos encontrar ahora mismo en un teléfono, tomando muy buenas fotos con mucha o poca luz.

La única "pega" es que la batería podía haber sido más grande. La combinación de mejor hardware y el software hará que no tenga dificultades para terminar el día con algo de batería restante, pero hoy en día se pide algo más de la gama alta. Sin embargo, esta sería de las primeras opciones de compra, junto al Xperia Z3, para aquellos que quieran un teléfono más compacto de gama alta.

Fuente: Geektopia




tecnología

Así es como pueden robar tu cuenta de Whatsapp 3

tecnología

Gamification: los videojuegos invaden y se consoli... 0