QPS / Tecnología

tecnología / Con sólo 26 años, un salteño inventó una innovadora cafetera espacial

Matías Tarifa es ingeniero aeroespecial. Actualmente trabaja en Italia para brindar servicios a la International Space Station.

Tomarse un café es de lo más común... en la tierra, pero hacerlo en el espacio donde no hay gravedad, es todo un tema. Sin embargo este es un reto que Matías Tarifa llevó adelante y ahora ya está lista para ser estrenada.

Este es uno de los tantos proyectos que este jovencísimo salteño, del barrio Miguel Aráoz está trabajando en una prestigiosa empresa italiana que desarrolla productos y servicios para los astronautas de la European Space Agency (ESA).

Su primera incursión en los experimentos científicos y resolución de problemas los hizo en el Taller "Física al Alcance de Todos" que se da en la Universidad Nacional de Salta desde hace más de una década, conducido por Daniel Córdoba y que tantas satisfacciones le a dado a la provincia y al país.

Matías Tarifa es ingeniero Aeronáutico egresado de la Universidad Nacional de Córdoba e ingeniero Aeroespacial egresado del Politécnico de Torino, en el marco de un convenio que le permitió obtener la doble diplomatura.

Trabajando para el espacio

Actualmente está trabajando en varios temas fascinantes y a veces, totalmente desconocidos para los simples mortales, entre ellos el proyecto ExoMars 2018 financiado por la European Space Agency (ESA), equivalente a la NASA, pero en Europa. ExoMars es un rove (robot) que deberá volar al planeta Marte en el año 2018 con el objetivo de analizar diferentes pruebas de tierra marciana.

"Mi función fue la de efectuar un análisis aerodinámico del rover en la atmósfera marciana. La presión atmosférica de Marte es casi 150 veces menor a la presión terrestre al nivel del mar. En estas condiciones los materiales no metálicos comienzan a perder partículas dejándolas libres en la atmósfera, este fenómeno se denomina 'Offgassing'. Yo tenía que determinar cuántas de dichas partículas se depositan en la muestra que el rover extrae desde la superficie marciana para analizarla. Para eso tuve que calcular la cantidad de partículas que se desprenden de los materiales no metálicos del rover y posteriormente analizar cómo el viento marciano las transportaba. Fue un trabajo difícil pero al final me dejó una gran satisfacción".

Del barrio al espacio

Matías dejó el barrio Miguel Araoz, donde vivía con su familia para trasladarse primero a Córdoba y luego a Italia, más específicamente a la ciudad de Turin. Allí trabaja desde hace tiempo en la empresa Argotec SRL que se ocupa de desarrollar y proyectar sistemas principalmente, para la International Space Station (ISS).

También proveen alimentos para los astronautas europeos por ejemplo, los alimentos para la astronauta italiana Samantha Cristoforetti, quien se encuentra actualmente en misión en la ISS. Esta empresa también ofrece en su sede de Alemania, el servicio de Training a los astronautas europeos, entre ellos Luca Parmitano y la misma Samantha Cristoforetti.

Su máquina de café es uno de los proyectos realizados dentro de esta empresa. "Es una máquina de café diseñada para trabajar en condiciones de microgravedad o sea casi nula y cumple con los estándares NASA los cuales son muy exigentes.

ISSpresso

ISSpreso es el nombre de la cafetera que surge de un juego de palabras entre el café expreso, que es un invento italiano y la ISS (International Space Station). "Cuando uno camina en la superficie terrestre no se da cuenta de lo importante que es la gravedad en los fenómenos físicos cotidianos. Por ejemplo cuando uno pone una olla a hervir con agua en una hornalla no se da cuenta que es solo gracias a la gravedad que todo el volumen del agua se comienza a calentar uniformemente. En órbita, esto es necesario forzarlo, es necesario una acción del hombre", relata Matías. La Nasa impone requisitos muy estrictos relacionados con la cantidad máxima de líquido que un sistema puede perder.

En tierra uno sabe a donde va el agua que pierde algún sistema, en cambio en órbita, no se puede predecir a dónde irán a parar dichas gotas: podrían apoyarse simplemente en una superficie cualquiera de la estación y debido a la tensión superficial de la gota permanecer allí hasta evaporarse o podría depositarse en una plaqueta electrónica y generar cortocircuitos por ejemplo.

Estar dentro de los requisitos de la NASA en el proyecto de una máquina de café, aunque resulte difícil de creer, es un sistema que maneja altas presiones y temperatura, no es un trabajo fácil.

"Desde mi punto de vista la mecánica de los fluidos es un ramo de la física que desde mi punto de vista no ha sido completamente resuelto. Existen muchos puntos abiertos, es difícil predecir con exactitud cómo se comportarán los fluidos de alta densidad en condiciones de microgravedad. Por lo tanto es muy difícil tener un control de dichos fluidos en órbita. Estoy muy ansioso de ver cómo será el comportamiento del café en órbita. Será una sola burbuja grande, serán muchas burbujas? se depositará simplemente en las paredes del recipiente? tendrá espuma?", agrega con humildad"

Vivir en Argentina

"Siempre pienso en volver a la Argentina. Es inevitable. Toda mi familia vive en Salta, ahí tengo mi cultura y mis amigos. Más aún cuando veo que algunas empresas argentinas desarrollan tecnologías al más alto nivel como ser los satélites GEO (geoestacionarios).

En cuanto a la ciencia en Argentina no tengo una opinión muy clara todavía, pero que sé que hay mucho talento. El argentino se las ingenia para resolver sus problemas. Si tuviera que comparar la formación teórica que recibí en la Universidad Nacional de Córdoba con la que recibí en el Politécnico di Turin (el más reconocido de Italia, y entre los mejores de Europa) no encontraría grandes diferencias.

Hay que perderle el miedo al mundo científico

Cada vez más son los chicos que sueñan con ser científicos. Desde el sistema educativo, con diferentes programas y hasta en las series de televisión se incentiva a los más pequeños a acercarse al mundo de la ciencia.

¿Qué consejo le darías a los chicos que piensan que no son capaces de hacer ciencia?

"Yo creo que para hacer ciencia, como todo en la vida, hay que tener voluntad y ser decidido. Cuando yo todavía estaba en Salta, antes de comenzar la universidad, asistía al curso de física de Daniel Córdoba. Todos los sábados, tenía que levantarme a las 7 para poder llegar desde mi casa en el barrio Miguel Aráoz, en la zona sur, hasta la UNSa y tenía que estar antes de las 9. El curso terminaba a las 13, retornaba a mi casa a las 15. Parecía una locura, mejor dicho era una locura, pero valió la pena. En ese curso Daniel nos enseñó a ver la física en situaciones cotidianas de la vida, aprendí los conceptos básicos pero esenciales de física. Solo tuve que tener voluntad. Después es necesario ser decidido, parece fácil, pero no lo es. Para mi familia no fue nada fácil mandarme a estudiar Ingeniería Aeronáutica a Córdoba y mucho menos Aeroespacial a Italia. Si una persona es decidida, encuentra el modo para llevar a cabo sus proyectos. Pero lo que es muy importante que los chicos sepan es que deben perderle el miedo a las ciencias. Muchas veces

escuché decir que para hacer ciencia es necesario ser inteligente en un modo sobrenatural. Muchos jóvenes no se acercan a las ciencias solo por miedo a las matemáticas. Es necesario sacarse este prejuicio porque no es constructivo. Hay que ser perseverante. La ciencia es creación".

Fuente: Carmen Petrini - El Tribuno

ciencia

Tras una siesta, la memoria se multiplica cinco ve... 0

tecnología

WhatsApp tendrá un lugar de privilegio en Facebook 0