QPS / Sociedad

Bajás volando / "Tiempo récord": la nueva dieta que te hará llegar al verano

Recordá consultar a tu médico de confianza y si tenés mareos, suspenderla de inmediato.

"Tiempo récord": la nueva dieta que te hará llegar al verano

Si quieres adelgazar rápido, sin pasar hambre y solo realizando quince minutos de ejercicio al día, este es el plan que estabas esperando.

Estamos casi en verano. Has intentado ponerte a dieta, de hecho lo has hecho por unos días, pero estás adelgazando muy lentamente y, para colmo, pasas mucha hambre. Pero estás de suerte: acaba de salir a la luz un nuevo método con el que perder peso será pan comido. No necesitás recetas muy elaboradas ni matarte en el gimnasio.

El régimen ha sido creado por el entrenador de celebrities Max Lowery, quien desmonta por completo el mantra de las 5-6 comidas al día. En su dieta revolucionaria únicamente hay que hacer dos ingestas por cada 24 horas. Es decir, tienes que saltarte o el desayuno o la cena, y así estar entre 16 y 18 horas sin llevarte nada sólido a la boca.

Reducir el número de comidas a dos diarias hará que quememos toda la grasa acumulada a la vez que aumentamos el nivel de energía.

Este régimen de semiayuno es, según Lowery, la forma más efectiva y rápida de perder grasa y el exceso de peso. "La mayoría de las personas prefieren saltarse el desayuno, pero si te resulta muy difícil comenzar el día sin nada en el estómago, no cenes y ya está", informa el creador de la dieta a ’Daily Mail’. Este método promete ser de lo más efectivo: la investigación llevada a cabo al respecto indica que reducir a dos comidas al día es suficiente para obtener resultados notables, eso sí, siempre y cuando los alimentos sean saludables.

¿Es bueno estar tantas horas sin comer? Parece que así es. "Cuando pones el cuerpo en estado de ayuno temporal, liberas un coctel de hormonas que aumenta tu nivel de energía con el fin de asegurarse de que aguantarás hasta la próxima comida". Una vez que te acostumbres a estar con el estómago vacío, verás cómo la energía, el nivel de alerta mental, la coordinación y los movimientos del cuerpo mejorarán. Y ¿lo mejor? Dejarás de sentir hambre.

No tardarás mucho en acostumbrarte al nuevo plan: apenas dos días, según Lowery, quien añade que "es la mejor manera de poner en alerta tu cuerpo y convertirte en una máquina de quemar grasa".

"Somos quemadores de grasa naturales, pero como esta es esencial para la supervivencia nuestros cuerpos tratan de aferrarse a ella y solo queman los azúcares de los alimentos ingeridos". Así que, picar o comer entre horas, ya no es una opción, pues solo haremos que nuestro cuerpo se acostumbre a tener una fuente de combustible azucarado, haciendo a su vez que las reservas de grasa permanezcan intactas.

Solemos tener la costumbre de proporcionar al cuerpo un suministro constante de alimentos, algo que nuestros antepasados nunca hicieron. De hecho, al revés: ellos nunca tuvieron que comer cinco veces al día; además tenían que soportar periodos de tiempo sin ingerir nada. “Existen muchas pruebas que sugieren que ayunar periódicamente puede promover cambios duraderos que nos protegen del envejecimiento y de las enfermedades, particularmente cáncer y diabetes”, apunta el doctor Valter Longo, director del Instituto para la Longevidad de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Ya sabemos que tenemos que hacer dos comidas al día y saltarnos la tercera. Es lo que se conoce como régimen de semiayuno, aunque eso no significa que tengamos que estar 18 horas sin llevarnos nada a la boca. Mucha gente confunde el término ayunar con la idea de no ingerir ningún tipo de alimento. Pero nada que ver: consiste en no tomar alimentos sólidos y beber solamente agua, infusiones y caldos de verduras. Un ayuno realizado de forma controlada y bajo supervisión de un experto ofrece beneficios para la salud. Así lo demuestran los países donde los ayunos se prescriben como tratamiento terapéutico para ciertas enfermedades.

Solemos tener la costumbre de proporcionar al cuerpo un suministro constante de alimentos, algo que nuestros antepasados nunca hicieron

Y en las comidas, ¿qué tomo? Ojo, porque no vale cualquier alimento. Para que esta dieta sea efectiva, debemos consumir alimentos con un rico contenido nutricional. Lowery recomienda solo "comida real", ya que "no hemos evolucionado para digerir los cereales altamente elaborados, las papas fritas y las bebidas gaseosas", algo que nos hace "enfermar" y nos crea "adicción al azúcar".

El creador del régimen anima a seguir una dieta rica en grasas saludables y proteínas, y a eliminar por completo los "carbohidratos malos", es decir, los altamente refinados. Todo ello con el objetivo de mantener en niveles bajos los niveles de glucosa en el cuerpo. "Los hidratos controlan la insulina, que a su vez interviene en el almacenamiento de grasa. Si comes este tipo de alimentos y no haces ejercicio, solo engordarás".

Son numerosas las investigaciones que han demostrado que las personas que evitan el abuso de carbohidratos y comen grasa no solo pierden más peso, sino que tienen menos riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. Una de las últimas ha sido publicada en ’Annals of Internal Medicine’ en la que participaron 150 personas. A cada uno se le asignó durante un año un tipo de dieta que regulaba la cantidad de carbohidratos o de grasas ingeridas, pero nunca el contenido calórico total absorbido.

Tras un año de estudio se descubrió que los participantes que siguieron una dieta baja en hidratos de carbono perdieron una media de tres kilos y seiscientos gramos más que aquellos que se vieron obligados a prescindir de la grasa. Los que abandonaron la grasa sí que adelgazaron, pero a costa de una mayor pérdida de masa muscular, no de tejido adiposo.

Aunque no es primordial para perder peso, es recomendable realizar algo de ejercicio y así acelerar la pérdida de peso. Para que sea efectiva esta dieta de las dos comidas debemos realizar 15 minutos de ejercicio al día. Lo ideal, asegura Lowery, es hacer deporte cuando estemos en ayuno (antes del almuerzo si nos saltamos el desayuno, o por la noche, si no hacemos la cena). De esta forma, maximizaremos la quema de grasa.

Numerosas investigaciones han demostrado la eficacia de practicar ejercicio en ayunas. Una de ellas ha sido elaborada por la Universidad de Northumbria en Newcastle y publicada en el ’British Journal of Nutrition’, El estudio determinó que los deportistas queman un 20% más de grasa si realizan ejercicio en ayunas, incluso en el caso de que el aporte calórico recibido a lo largo del día sea el mismo. La clave se encuentra en que los que realizan ejercicio con el estómago vacío queman la grasa de reserva, mientras que los que han desayunado simplemente eliminan la que acaban de consumir.

Pues ya sabes: dos comidas diarias (ricas en nutrientes y grasas buenas), con una diferencia de 16-18 horas entre ambas, sumado a 15 minutos diarios de ejercicios, y perderás todos los kilos que te sobran en tiempo récord.

Muy rara

"Toro mecánico": la nueva pose sexual que aman los hombres y odian las mujeres

"Toro mecánico": la nueva pose sexual que aman los... 4

A vos te puede pasar

El extraño fenómeno de quedar pegados después de tener sexo

El extraño fenómeno de quedar pegados después de t... 2