QPS / Sociedad

Su peor momento / Al Forest Gump argentino las rutas salteñas no lo trataron bien

El atleta que corre desde Ushuaia a La Quiaca casi abandona su objetivo en Salta. Mirá lo que le pasó.

Al Forest Gump argentino las rutas salteñas no lo trataron bien

El tandilense Martín Rodríguez, quien decidió unir la Argentina, de Ushuaia a La Quiaca, con un fin solidario, llegó apenas a San Antonio de los Cobres. Muy cerca de llegar a su meta, las rutas salteñas lo trataron mal y vivió su peor momento desde que emprendió la histórica marcha. 

Después de sobrevivir al mal momento, el Forrest Gump argentino relató su dura experiencia al cruzar el Abra de Acay, el tramo más complicado de la Ruta 40. Esto escribió en Facebook:

El día lunes comencé este recorrido desde Cachi. La Policía me cuido en el momento que mas lo necesité.

Los primeros 30 kilómetros fui acompañado por las policías de Cachi, Payogasta, Palermo y la Poma.

En Payogasta me recibieron de turismo y su Director de Deportes corrio algunos minutos. 
Subieron el carro arriba de la camioneta. Y eso genero que corra 34 kilómetros en 4 horas, debido a la emoción de estar acompañado. 
Esa noche no dormi por que me molesto el desgaste que hice a mas de 2700 msnm.

El segundo dia, martes, la Policía de la Poma, hizo lo mismo, ahi fui mas inteligente, y corri a un ritmo que no me canse.

Corri 27 kilómetros sin el carro, pero igual costo dormir por el viento que soplo. 
Ya me encontraba a 3300 msnm.

El miércoles se complicaría todo. 
La Policía me llevo el carro 10 kilómetros hasta una escuela y despues seguiría solo.

Me podían haber llevado mas lejos, pero necesitaba ir tomando agua e ir alimentandome.

Cuando agarre el carro, me quedaban 20 kilómetros para terminar la etapa.

Fue imposible, comence a subir de golpe. Me empece a resbalar otra vez. Para subir lomas de 40 metros, tardaba mas de 15 minutos.

Me comenzo a doler la rodilla derecha. Y los brazos me quemaban.

Cruce 6 veces rios y arroyos, me dolian los pies del frio. Gritaba del dolor.

El Abra me había ganado, solo hice 11kilómetros en 6 horas. 
Decidi frenar a las 18 hs y guardarme para el dia siguiente.

Dormi muy bien, estaba liquidado.
El jueves estaba a 22 kilómetros de la cumbre. Salí decidido a pasarla. 
Pero fue imposible. 
A las 9:30 de la mañana ya habia cruzado dos rios con bloques de hielo. 
Me quemaban. Fue muy doloroso.
La cosa mejoraria cuando un hombre, veterano de guerra, frena para ver que estaba haciendo y se emociona. 
Fue un momento muy fuerte. 
A los pocos metros, frenan Juliana, Angel y Sara. Y me dicen que son de Tandil. 
No saben lo que significó esa palabra en ese momento. 
Lloré como un nene. 
Me llevaron el carro unos kilómetros.
Pero ya era tarde, el dolor de mi rodilla era insoportable, y el mareo con las gana de vomitar aparecian de a ratos. 
Me despedi de ellos y segui subiendo. 
A las 4 de la tarde me encontré con el carro y ahi estaba. Tenia la cumbre del Abra en frente. Mano a mano. 
Estaba a 4 kilómetros. 
A las 17:30, el sol se ocultó y me comencé a congelar, estaba a dos kilómetros de llegar. Pero el frio y el dolor en mi rodilla me estaban matando. 
Me rendi, arme la carpa y me meti adentro. Otra vez el Abra me habia ganado. Pero no solo eso, pase la noche mas fria de mi vida. Y no dormí bien por el dolor de cabeza y los fuertes vientos. Estaba a 4700 msnm.

Hoy viernes, fue lo realmente duro. 
Comence a subir a las 9, el viento frio me pagaba en la cara, y el mareo se sentia de a ratos. 
Ya esta, no podía hacerlo. Pero seguí y seguí. 
En cualquier momento caía. 
Cuando estaba a tan solo 100 metros, la Policía de San Antonio de los Cobres apareció para ayudarme. 
Y asi fue, estaba en la Ruta Nacional mas alta del mundo.

Como me enseño Jona Neyla, la cumbre de la montaña no es lo mas alto. Es la base de la montaña.

Como si no fuese suficiente, como si llegar ahi no era lo único. Me quedaban 45 kilómetros hacia San Antonio.

Hoy comencé a correr a las 9 ,y a las 16:30 estaba en la ciudad.

Pense mas de una vez en abandonar. 
Me tuvieron que infiltrar la rodilla con diclofenac para que lo pueda hacer.

Cada dos o tres kilómetros caminaba 200 metros. Estaba exhausto. 
Fui acompañado por dos policías en bicicletas, que cambiaron cuando terminó su turno.

Fui recibido por Alberto, Director de Deportes y la Dirección de Turismo.

En el hospital me dijeron que pueden ser ligamentos inflamados, o menisco. 
Me volvieron a pinchar con diflofenac y corticoides. 
Mañana no debo correr.

Estoy muy cansado, y un poco triste, queria llegar sano, también me deja tranquilo, que me lastimó la ruta mas alta del mundo.

Vamos a ver como evoluciona, pero corriendo, rengueando, o caminando, estoy a 19 dias del objetivo!!!!!!!!!!

Martín Rodríguez.

Polémica

Imagen ilustrativa

Capitán mi campeón: el dolor de una salteña que sa... 10

Se pasó

Fue a un velorio y usó los filtros de Snapchat con el muerto

Fue a un velorio y usó los filtros de Snapchat con... 0