QPS / Salud

Judiciales / Quieren sentar un precedente sobre el consumo de la marihuana para uso medicinal y recreativo

Luego de un fallo favorable en primera instancia para que un hospital público le prescribiera aceite de cannabis, el gobierno porteño apeló la acción de amparo de Alejandro Ricardo Cibotti. Ahora la decisión está ahora a manos de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Tributaria de la ciudad. “No nos asusta ir a la Corte para sentar un precedente sobre marihuana de uso medicinal”, dijo su abogada.

Quieren sentar un precedente sobre el consumo de la marihuana para uso medicinal y recreativo

Alejandro Ricardo Cibotti deberá seguir esperando la resolución de la justicia para saber si pueden prescribirle aceite de cannabis para atenuar los padecimientos de su tratamiento por VIH. “No nos asusta ir hasta la Corte Suprema para sentar un precedente sobre el consumo de la marihuana para uso medicinal”, le dijo su abogada, Flavia Massenzio, a Infojus Noticias. Luego de un fallo favorable en primera instancia para que un hospital público porteño se lo prescribiera, apelado por el gobierno de Mauricio Macri, la decisión está ahora a manos de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Tributaria de la ciudad. Para Massenzio —y para el propio Cibotti—, de ganarla, ésta sería sólo la primera victoria de una pelea más de fondo. “Queremos lograr una legislación sobre el uso de drogas prohibidas, como la marihuana, no solo para uso medicinal sino también recreativo”, concluyó la abogada.

En 1998 Cibotti supo que tenía sida. Inmediatamente, comenzó un tratamiento en el Hospital General de Agudos Tornú. Pronto surgieron dolores insoportables vinculados al procedimiento médico: en 2002 se le disparó una neuropatía. En 2009 perdió su trabajo de coauditor de alimentos y bebidas en colegios porteños, y se le declaró una polineuritis sensitiva en los nervios periféricos, es decir, la falta de mielina en los nervios superficiales debajo de la piel.

“Para que te des una idea, es una quemazón muy intensa, como cuando te quedás dormido al sol y te arde todo”, le explicó Alejandro a Infojus Noticias. No tuvo más remedio que aumentar la dosis de los medicamentos hasta consumir un cóctel de 16 pastillas diarias con cinco drogas diferentes. La dosis de metadona —un opiáceo— pasó de 5 a 21 gramos, además de la pregabalina, los 1500 miligramos de paracetamol, la amitriptilina, el rivotril y el clonazepan. Y nada lo calmaba lo suficiente: por las noches llegaba a tener doce calambres.

Hace dos años, luego de que alguien se lo sugiriera, descubrió que lo aliviaba mucho el cannabis, procesado como aceite, y redujo sensiblemente las pastillas diarias. Presentó un amparo en la justicia para que se lo prescribieran en el hospital, y hace tres semanas, el juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 13, Guillermo Scheibler, le dio el visto bueno. El gobierno de Macri reaccionó inmediatamente: a través de la Procuración General de la Ciudad de Buenos Aires, apeló el fallo.

En la presentación, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires acusaba a Scheibler de haber hecho “una interpretación inconstitucional, errónea y deformante de las normas constitucionales”. Y ponía en tela de juicio las afirmaciones de Cibotti. "Más allá de la difícil situación traída a juicio, no deja de ser cierto que nada se ha probado en el expediente al respecto. Sólo se cuenta en autos con una declaración subjetiva del actor respecto del consumo de cannabis y el alivio de su dolencia atribuida por él a dicha sustancia, y la declaración de la médica que lo atiende que no hace más que repetir los dichos del actor en tal sentido”, dice el escrito, al que accedió Infojus Noticias. En la presentación, los abogados de la administración macrista concluyeron que “tanto consumirla como recetarla constituyen un delito por tratarse de una sustancia nociva".

La semana pasada, las abogadas de Cibotti, Massenzio y Mariana Casas, respondieron la apelación. Lo próximo será el sorteo entre las tres salas de la Cámara de Apelaciones Contencioso Administrativa de Buenos Aires, que deberá resolver, aunque el fallo tampoco será definitivo: restan las instancias del Tribunal Superior de Justicia porteño y la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Sin embargo, la opinión de la Cámara sobre el tema de fondo podría demorar: no hay causas de este tipo, y los tres camaristas que tengan que expedirse tendrán que ponerse estudiar el tema antes de dar un veredicto.

LB/RA

 

Sexualidad

El beso es lo más importante

El beso es lo más importante 0

Salud

Un informe revela que las personas impuntuales son más felices

Un informe revela que las personas impuntuales son... 0