QPS / Salud

¡Funcionan! / Probá los mejores trucos para tener los dientes blancos

Aunque el oscurecimiento de los dientes es un proceso natural del que no se libra nadie, a todos nos gusta tener los dientes blancos.

Probá los mejores  trucos para tener los dientes blancos

Según un estudio reciente publicado en la revista PlosOne, tanto los hombres como las mujeres se sienten más atraídos por las personas con una dentadura más blanca. Esta preferencia llega a afectar incluso a nuestro trabajo: los candidatos a un puesto con los dientes blancos tienen más posibilidades de ser contratados que aquellos con los dientes amarillentos.

Los dientes de cada persona son, en origen, de un color distinto y, con el tiempo, todas las dentaduras se van oscureciendo, pero hay elementos que aceleran el proceso:

El consumo de bebidas como el té, el café o el vino tinto, y otros alimentos con un alto contenido en colorante.
El tabaco.
Las caries dentales, los empastes y el sarro.
Una caries o un golpe que afecte los nervios y los vasos sanguíneos de los dientes.
Algunos medicamentos, como la tetraciclina, un antibiótico que se administraba a los niños en los años sesenta.

Las opciones que tenemos para blanquear nuestros dientes

No hay más que ver un rato la televisión para darnos cuenta de que los productos que prometen blanquear nuestros dientes tienen mucho tirón, pero ¿funcionan? Los dentríficos y otros productos blanqueadores contienen el mismo principio activo, el peróxido de hidrógeno, un compuesto químico que se usa como blanqueador en toda la industria, y que también utilizan los dentistas en sus tratamientos para blanquear. Lo que varía notablemente entre un producto y otro es la concentración de este. Estos son los más habituales.

Pastas de dientes

Las pastas de dientes blanqueadoras suelen contener entre un 1% y un 1,5% de peróxido de hidrógeno. Esta cantidad es suficiente para limpiar las manchas superficiales del esmalte, pero no sirve de nada contra la suciedad que se va acumulando en el interior de los dientes (en la dentina y en la pulpa), que es más difícil de eliminar. No importa lo fuerte que cepillles, y lo constante que seas. Si tus dientes han acumulado suciedad no superficial (algo muy probable a partir de ciertas edades) no vas a poder quitarla usando estos productos.

Geles y tiras blanqueadoras

Los geles y tiras blanqueadoras que se pueden encontrar en cualquier farmacia son más potentes que los dentríficos (y también más caros). Su concentración de peróxido de hidrógeno está entre el 6% y el 10%. Su efecto es más potente y logran eliminar manchas en fisuras y agujeros microscópicos del esmalte, pero si la suciedad es más profunda, no logrará eliminarla. 

Hay que recordar que ni dentríficos, ni geles, ni tiras funcionan en los empastes

Debido a su mayor eficacia, hay que tener cuidado al utilizarlos. Si no aplicamos el gel de manera uniforme o no nos colocamos bien la tira corremos el peligro de blanquear una parte de nuestra dentadura y no otra, y esto es casi peor que tener los dientes amarillos. Hay que recordar que ni dentríficos, ni geles, ni tiras funcionan en los empastes, por lo que debemos tener cuidado si queremos que el resultado sea uniforme.

Blanqueamiento en dentista

Todas las clínicas dentales ofrecen tratamientos estéticos para blanquear los dientes, mucho más eficaces que los citados anteriormente, pero también mucho más caros. Existen dos métodos principales, que suelen combinarse:

Blanqueamiento dental con luz fría

Se trata de un tratamiento en consulta en el que el dentista aplica en los dientes el peróxido de nitrógeno a una concentración de hasta el 35%, aplicando después lo que se conoce como luz fría para fortalecer su efecto. La luz fría actúa directamente sobre los activadores que se encuentran en el gel de tratamiento, aumentando la capacidad de liberación de oxigeno y, por tanto, las propiedades blanqueadoras.

Blanqueamiento con férula

Este tratamiento se suele aplicar antes o después de la sesión de luz fría. El dentista realiza un molde de la dentadura del cliente y fabrica unas fundas creadas a medida en las que se aplica el mismo producto blanqueador durante dos semanas.

Este tratamiento suele dejar los dientes totalmente blancos. Ahora bien, su versión más barata  cuesta en torno a 500 euros. Aunque los profesionales se encargan de que todo salga bien, tenemos que tener cuidado en no pasarnos blanqueando los dientes, pues un uso excesivo del peróxido de hidrógeno podría acabar dejándonos unos dientes traslúcidos, con una tonalidad azul o gris que resulta casi tan poco atractiva como el tono amarillento. 

No esperes más

Hacé la dieta del arroz, no pasas hambre y bajás de peso en 7 días

Hacé la dieta del arroz, no pasas hambre y bajás d... 0

Increíble

Mirá lo que pasa si ponés cerveza en tu pelo: el resultado es asombroso

Mirá lo que pasa si ponés cerveza en tu pelo: el r... 2