QPS / Salud

Dislexia, un trastorno invisible que ahora busca su propia ley

Por qué cambiará la vida de las personas con problemas de aprendizaje. Una iniciativa de la senadora María Laura Leguizamón busca proteger el derecho a la educación

Dislexia, un trastorno invisible que ahora busca su propia ley

Sara es mamá de Benjamín, de 9 años, que es disléxico. Desde hace años que trabaja diariamente junto a su hijo para que pueda memorizar lo aprendido esa tarde en el colegio. A pesar de las dificultades que encuentra, ella no se rinde.

"Ayer, terminamos agotados de repasar una y otra vez datos que su cabeza no va a retener y eso genera una angustia y una ansiedad difícil de manejar. Yo ya estoy grande, solo termino con dolor de estómago, pero él inexorablemente termina llorando. Y eso que él sabe que es disléxico, imaginate lo que sufre un chico que no lo sabe, que no tiene ni la más mínima idea de lo que le pasa", razonó Sara, con la voz quebrada.

Su drama es el de muchos padres argentinos, que se enfrentan a un desafío gigante, en el cual no siempre tienen el acompañamiento y la información necesaria para abordarlo.

La dislexia es un trastorno neurobiológico de origen genético, aceptada universalmente por la Comunidad Científica Internacional. Es la principal alteración de las llamadas "Dificultades Específicas del Aprendizaje" (DEAS), y es considerada la primera causa de fracaso escolar.

 

Los niños que tienen esta dificultad presentan sistemáticamente un sufrimiento oculto para los que lo rodean, llámense padres, docentes, médicos o especialistas, ya que la dislexia carece de características físicas, lo que la hace invisible para la mayoría de ellos: "Lo que no se ve, no existe".

Un proyecto integrador

Un proyecto de la senadora de la Nación por el FPV, María Laura Leguizamón, busca que todo el conjunto de formadores tenga las herramientas para que las personas que sufren este trastorno tengan igualdad educativa con respecto al resto

Entre un 10 y un 15 por ciento de la población sufren este trastornos del Aprendizaje (DEA).

Panorama en el país

En la Argentina, la Asociación DISFAM (Dislexia y Familia) fue creada en mayo del 2013, por un grupo de padres y profesionales que -al no encontrar una institución dedicada al tema- sintieron la necesidad de dar a conocer este trastorno con los avales científicos necesarios, a fin de "hacer visible lo invisible" y ayudar a los chicos disléxicos y a sus familias.

El doctor Gustavo Abichacra, médico pediatra y presidente del Comité Científico de DISFAM, aseguró que, "hoy podemos afirmar que entre el 10% y 15% de la población es disléxica, y que -a pesar de poseer capacidades cognitivas suficientes como para desarrollarse de manera correcta y destacarse en sus vidas-, al no contar con las herramientas necesarias, y al no estar contemplada adecuadamente, no podrán hacerlo".

"No todos los disléxicos son iguales, existen aquellos que se encuentran profundamente afectados y aquellos en los que la dificultad puede pasar prácticamente desapercibida durante toda la vida. Pero en todos los casos, un correcto diagnóstico es necesario, ya que la falta de conocimiento propio o ajeno, lleva a interpretar erróneamente el problema, y suele atribuirse la causa de sus fracasos académicos a una falta de atención, a la ausencia de una práctica adecuada o, lo que es peor, a la carencia de capacidades cognitivas", advirtió el doctor Abichacra.

Gracias a la labor de DISFAM, a finales de 2013 en la provincia de Buenos Aires se logró la disposición 59/2013 que contempló por primera vez esta dificultad en la población escolar, y el pasado 26 de agosto, se presentó el "Proyecto de Ley sobre Dificultades Especificas del Aprendizaje" de la mano de la senadora Leguizamón.

 

A tener en cuenta

Toda la verdad que tenés que saber sobre los edulcorantes

Toda la verdad que tenés que saber sobre los edulc... 0

Salud

¿Querés estar guapo y saludable? Salta ya tiene su lugar

¿Querés estar guapo y saludable? Salta ya tiene su... 0