QPS / Salud

Chequear los lunares, clave para prevenir el cáncer de piel

Las marcas propias de la piel pueden ser el principio de la detección de un melanoma. Cómo convertirse en un sagaz 'skin checker' sobre el cuerpo.

Chequear los lunares, clave para prevenir el cáncer de piel

El cáncer de piel es una preocupación creciente en el mundo. El sol está cada vez más peligroso y por eso es extremadamente necesaria una protección adecuada. Sin embargo, la falta de información, la búsqueda de destinos soleados y el bronceado 'perfecto' no hacen más que obstaculizar los cuidados.

Los protectores solares son muy necesarios a la hora de exponerse al sol, pero hay otros factores que determinan una posible lesión dérmica y hasta incluso, un cáncer de piel. Cómo detectarlos.

"Es sabido que ningún ser humano puede prescindir totalmente del sol porque trae consigo muchos beneficios como el calor, el efecto positivo que tiene en el humor y el rol fundamental que cumple en la síntesis de la vitamina D1, principal fijador del calcio en los huesos", dijo a Infobae Guillermina Le Moglie, responsable de Comunicación Científica de La Roche-Posay.

Sin embargo, la mala fama de esta estrella se debe a la enorme cantidad de efectos dañinos que trae para el mayor órgano del cuerpo -la piel- entre los cuales se encuentran las quemaduras, la fotodermatosis, los herpes o el acné y a largo plazo, el fotoenvejecimiento o el cáncer de piel.

Cómo detectar a tiempo un cáncer de piel

Cada año se diagnostican en el mundo entre dos y tres millones de casos de cáncer de piel no melanocíticos y más de cien mil melanomas malignos, cifra que, según la Organización Mundial de la Salud, va en aumento. 

Sin embargo, el 90% de los casos de cáncer de piel son curables si se detectan a tiempo y por eso es importante la prevención.

Se pueden distinguir tres tipos de lesiones: la queratosis, el carcinoma y el melanoma. Las queratosis son lesiones premalignas muy comunes que no son cáncer de piel. Son áreas descamadas, ásperas al tacto que aparecen luego de una exposición solar prolongada y repetida donde la piel ha perdido su habilidad natural de protegerse de los rayos y que a largo plazo pueden formar un cáncer.
Los carcinomas, por su parte, representan el 90% de los cánceres de piel y son mayormente causados por la exposición frecuente al sol durante la infancia. Se localizan generalmente en el rostro y si no son tratados pueden generar cicatrices severas. En estos casos es fundamental la detección temprana porque al ser de crecimiento lento facilitan el tratamiento.

Por último, un melanoma es un tumor maligno, el tipo de cáncer de piel más peligroso porque puede poner en riesgo la vida. Aparecen como resultado de exposiciones cortas e intensas a los rayos solares -las mismas que producen quemaduras solares- y se presentan como manchas marrones o negras sobre la piel sana. En el 35% de los casos se relacionan con lunares preexistentes, esto indica que cuantos más lunares tenga una persona, mayor será el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

CUANTOS MÁS LUNARES TENGA UNA PERSONA, MAYOR SERÁ EL RIESGO DE DESARROLLAR CÁNCER DE PIEL

Cómo convertirse en un Skin Checker con el método ABCDE

La Roche Posay, una de las marcas más importantes en dermocosmética del mundo, propone en su campaña#ConvertiteEnUnSkinChecker asumir un compromiso en la prevención del cáncer de piel a través de la concientización sobre el control de lunares.

El objetivo es que cada vez más personas puedan convertirse en un embajador de esta lucha simplemente chequeando la propia piel y la de los seres queridos. En este marco, realizan Skinchecks en empresas, fomentan el uso de protector solar (la gama Anthelios es una de las más recomendas por dermatólogos en el mundo) y proponen el autoexamen con el método ABCDE:

Este método ha sido desarrollado, aprobado y usado por dermatólogos en todo el mundo y es muy sencillo porque cada letra corresponde a un aspecto de los lunares al que hay que prestarle atención:

A de asimetría: Un lunar que no es redondo u oval, que tiene los contornos y el color no distribuidos en su centro.

B de borde: Lunares con bordes irregulares.

C de color: Un lunar que tiene diversos colores o que ha cambiado de color con el tiempo.

D de diámetro: Una mancha de diámetro mayor a 6 mm (el tamaño de una goma de borrar).

E de evolución: Un lunar que cambia rápidamente de tamaño, forma, grosor o color debe ser chequeado por un dermatólogo.

Esta evaluación debe realizarse en el rostro, el cuero cabelludo, en las manos, debajo de las uñas, frente y dorso de los antebrazos, cuello y pecho (es importante que las mujeres examinen debajo del busto). Además, con la ayuda de un espejo o de otra persona es importante chequear la espalda, los hombros, las piernas, los tobillos, el espacio entre los dedos y las plantas de los pies.

Con ese método tan simple, el cuidado es entre todos y se incentiva no solo la visita al dermatólogo, sino también el tratamiento temprano de cualquier lesión sospechosa en la piel.


Salud

Bebió jugo de zanahoria durante 8 meses y mirá lo que pasó

Bebió jugo de zanahoria durante 8 meses y mirá lo... 15

Mito o realidad

¿La masturbación es buena para tu salud?

¿La masturbación es buena para tu salud? 2