QPS / Salta

Lesa humanidad / Murió el genocida que había sido condenado por la desaparición de más de 30 salteños

Héctor Ríos Ereñú murió a los 86 años mientras cumplía una condena a prisión perpetua. Había sido jefe del Ejército durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

Murió el genocida que había sido condenado por la desaparición de más de 30 salteños

Héctor Ríos Ereñú, ex jefe del Ejército durante el mandato de Raúl Alfonsín, murió ayer a los 86 años de edad mientras cumplía una condena a prisión perpetua.

Condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos en la provincia de Salta durante la década de los 70´, Ríos Ereñú había sido beneficiado con la prisión domiciliaria por su avanzada edad y su delicado estado de salud.

Oriundo de la ciudad de Rosario, Santa Fe, se egresó del Colegio Militar de la Nación en el año 1951 con la jerarquía de subteniente especializado en Infantería. Además, completó un curso de Oficial de Estado Mayor en la Escuela Superior de Guerra.

El golpe militar de 1976 lo encontró con la jerarquía de teniente coronel y Ríos Ereñú quedó a cargo del Regimiento de Infantería de Monte 28 en Tartagal, Salta.

La privación ilegal de la libertad y posterior homicidio de dirigentes políticos de aquella provincia (el médico Pedro Urueña y el gremialista Jorge Santillán) y la desaparición de al menos 32 personas durante sus años de mando en el norte del país le valieron dos condenas a prisión perpetua, siendo sentenciado en diciembre de 2013 y en mayo de 2017 (ver link).

Luego de los nombramientos del militar Jorge Hugo Arguindegui (quien tuvo diversos enfrentamientos con el entonces presidente Alfonsín) y de Ricardo Gustavo Pianta (acusado por sus propios subordinados de mantener una postura liviana ante los intentos del Gobierno de darle un justo castigo a los integrantes de las Fuerzas Armadas), Héctor Ríos Ereñú se convirtió en el tercer titular del Ejército Argentino tras la vuelta de la democracia al ser designado en marzo de 1985.

Durante sus años en el cargo, avaló la creación de la CONADEP, aprobó el proceso de Juicio a las Juntas Militares de Gobierno y fue un férreo defensor de la aplicación del principio de Obediencia Debida.

Según publicó Clarín, su pase a retiro llegó tras el levantamiento carapintada liderado por Aldo Rico en la Semana Santa de 1987, cuando el presidente Alfonsín descabezó el Ejército y lo separó junto a otros 11 generales. Fue reemplazado en su cargo por José Segundo Dante Caridi.

En 1999, por una propuesta del Senado de la Nación, Ríos Ereñú fue nombrado Teniente General con fecha retroactiva al día en que asumió como jefe del Ejército, pese a su condición de retirado.

Datos importantes

Todo lo que tenés que saber del Libro de Quejas en Salta

Todo lo que tenés que saber del Libro de Quejas en... 4

Debate abierto

[VIDEO] Las tildaron de "planeras": la llamada de un televidente que enfureció a todos

[VIDEO] Las tildaron de "planeras": la llamada de... 48