QPS / Salta

Da bronca / "Me puse la camiseta y me cag...ron", desesperada carta al call center más famoso de Salta

No aguantó más y contó los momentos espantosos que vivió culpa de un supervisor de la empresa en la que trabajaron otros cientos de salteños.

"Me puse la camiseta y me cag...ron", desesperada carta al call center más famoso de Salta

Sobrevivió a cosas indeseables. Una salteña estalló de bronca y descepción, y publicó una dura carta en la que cuenta lo que soportó como empleada de uno de los call center más famosos que opera en Salta por donde desfilaron cientos de jóvenes. El texto se viralizó rápidamente. 

Me cuesta mucho hablar de esto. Cuando en mi caso digo #niunamenos es por experiencia propia. No hablo de mi compañero de vida. El me respeta y como yo lo respeto a el es que calle tanto tiempo. Pero la angustia me brota por los poros. Hoy fui al médico y me derivó a un psiquiatra. 

Hace aproximadamente tres años en la empresa por la que me puse la camiseta tanto tiempo tuve un supervisor que me cagó la vida. No voy a dar nombre porque conozco a su familia y no tienen la culpa del ser humano miserable que es.

En cada caminata a mi lado por el pasillo era un intento de masaje. Un desagradable comentario sexual. Algo que me ponía de los pelos y lo retrucaba, o bien le paraba el carro y a otra cosa. Al tiempo me embaracé. Y todo cambio. Y no para bien exactamente. Empezaron los maltratos laborales. Los insultos por pertenecer a otro partido político. Las forreadas. Aprovechando creo mi situación de embarazo. Lograba sacarme al punto de ignorarlo hasta para decir buen día. Era como que no existiamos el uno para el otro. Al tiempo falleció mi papá. Cuando retome lo laboral nunca me dio ni el pésame. Su cristinismo era más importante. 

Paso el tiempo y retomó sus actitudes de acosador. Me cansé y lo denuncie ante RRHH de la empresa. Al enterarse el de eso presento psiquiatra y fue feliz x varios meses. Los jefes  me aseguraron que nunca más en la vida lo iba a cruzar. Pero como toda promesa fue mentira. Volvió y siguió con su irónico trato. Nuevamente me presente ante los jefes llorando desconsolada pidiendo que si no hacían algo yo lo iba a manejar a mi modo. 

Hace unos meses que mi cuerpo grita en silencio. Me zumba el oído. Me duelen las mamas. Tengo dolores de cabeza que me dejan de cama y no puedo ni respirar del dolor. Empecé a faltar al trabajo lógicamente. No estoy bien. 

Me preguntaron en el trabajo porque faltó? Por que no llegó como siempre a las métricas? Por que no sos la de antes? Y les dije que estaba cansada, me respondieron que busque otro trabajo entonces. Hasta ahí llegue. Hoy mi médico me derivó a un psiquiatra por ataques de ansiedad.

Publicó esto xq me llegaron a decir que por faltar soy mala compañera. Sepan queridos compañeros que no lo Hago por maldad. Lo hago por estrés. La angustia ya no sabe cómo salir .
Le comenté mi situación a un señor de RRHH y me dijo que eso ya paso hace 8 meses. Que tendría que ser tema olvidado. Digerido. Olvidado. Que No me puede afectar tanto tiempo.

Resulta que este tema lo vengo guardando para mi. Porque el sentimiento de culpa no me dejo abrirme. Nadie pero nadie supo de esto en su totalidad.

Me canse! Digo basta! No tengo que pedir perdón a nadie por sentirme mal. Al contrario ellos deberían sentir culpa por en ningún momento darle contención. 

Seguramente después de esto va a salir el susodicho a hablar miserias de mi. Pero no tengo miedo. Tengo ganas de vivir sana y tranquila mentalmente. Ruego a la gente que de esto.no haga un chusmerio como acostumbran. 

Si leyeron esto gracias. Y no callen ante estas situaciones xq se terminan lastimando.

Los chicos festejan

Jornadas de formación, las escuelas públicas sin clases este lunes

Jornadas de formación, las escuelas públicas sin c... 2

¿Te enteraste?

Por este motivo, hoy no habrá clases en las escuelas de Salta

Por este motivo, hoy no habrá clases en las escuel... 15