QPS / Política
Juan Manuel Chalabe

Juan Manuel Chalabe

Que Pasa Salta

#SaltaElige / Un Urtubey y un Romero, la lista ganadora del oficialismo salteño

Son pocos los nombres que logran cierto nivel de adhesión para las elecciones nacionales de vital importancia para el gobernador.

Un Urtubey y un Romero, la lista ganadora del oficialismo salteño

Dos cosas muy diferentes son las que pondrán en juego las PASO del próximo 13 de agosto y las generales del 22 de octubre en Salta. Las pretensiones nacionales de Juan Manuel Urtubey y los que comienzan a quedarse afuera de la carrera a la gobernación en 2019.

Por eso el gobernador y líder del proyecto ensaya un escenario con dos claras definiciones. Para las nacionales todos adentro, para las provinciales libertad absoluta.

Urtubey necesita ganar las nacionales y de manera contundente. Esto no significa que vaya a ser definitivo para sus aspiraciones, pero si será clave para que aparezca en el pelotón que encabeza y ya piensa en el 2019.

En esta línea, los gestos del gobernador son sobrada muestra de lo que quiere y lo que viene. Con la visita de Macri a Salta, sacó provecho y logró juntar a los tres gobernadores anteriores a su gestión. Roberto Ulloa, Hernán Cornejo y Juan Carlos Romero. Una señal.

En la semana, solo por nombrar algunos ejemplos recibió a Sergio Leavy del Partido de la Victoria y Carlos Morello de Libres del Sur. ¿Por qué son significativos estos encuentros? La del intendente tartagalense por lo que representa para el norte, porque son los menos mimados y desde hace ya un tiempo amagan con pegar el portazo en el oficialismo doméstico. Lo de Libres del Sur es diferente pero apunta a lo mismo. Perdieron la personería jurídica en 2015, están dentro del Gobierno pero ideológicamente están en las antípodas del macrismo y podrían armar algo por afuera. El pedido fue que jueguen por dentro.

Son algunos los enviados por el propio Urtubey que se reúnen con cuánto empresario y hombre del campo pueden. Los tientan con algún lugar en la lista y son también una fuente de financiamiento para las campañas venideras.

Que un salteño llegue a la Nación es presentado como una situación casi patriótica. Por eso el discurso se repite una y otra vez. Todos adentro, nadie afuera. Si fuera por los operadores del gobernador, hasta el Partido Obrero integraría este gran frente por Salta.

Las negociaciones avanzan y todo va encaminado. Pero hay un problema: los candidatos, mejor dicho la falta de ellos. Tan fuerte es lo que representa la figura del gobernador y su liderazgo que resulta difícil pensar en sucesores u hombres y mujeres que lo acompañen con imagen propia y reconocimiento.

La idea original era buena. Un outsider de la política. Pero no son muchos. El Chaqueño Palavecino fue el más tentado. Por ahora parece haber desistido, pero falta. Un escalón más abajo, alguno que otro se entusiasmó con la figura del ex nochero, Jorge Rojas. A lo largo de muchos años, los folcloristas salteños oficiaron de embajadores de Salta en el país y en el mundo. ¿Qué mejor síntesis de la provincia, que un músico candidato?

Caída esa posibilidad el plan B es buscar figuras de la política que no revuelvan demasiado las internas locales y que la campaña salga adelante. Los ministros gustarían poder imponer su candidato pero no hay figuras electoralmente fuertes y no cuentan con mayor adhesión que trascienda el gabinete. Mariano Ovejero de Cultura y Turismo y Eduardo Costello de Trabajo son los más tentados. Más atrás aparece Pamela Caletti de Derechos Humanos y Justicia.

Los intendentes también juegan la propia pero si quiera llegan a ponerse de acuerdo entre ellos. Julio Jalit de Pichanal se autopostuló pero con casi nada de apoyo y la opción que se analiza es la de Luis Mendaña, ex jefe comunal de La Caldera.

Entonces vuelven a aparecer los Urtubey y los Romero. En esos apellidos se sintetiza los últimos 20 años de la política salteña. Saltan a la escena un hermano y una hija.

El primero es reconocido entre los empresarios e industriales a nivel nacional y en Salta, en la esfera política, son muchos los entusiasmados y pocas las voces en contra. Tiene diálogo abierto con sus pares empresarios, le abrieron las puertas en todos los partidos del frente, se reúne con organizaciones sociales, ONGs y organizaciones civiles. Descartó ser candidato para 2017 pero repite a más no poder que estará donde lo necesiten.

Bettina Romero ya fue candidata, perdió las internas con Miguel Nanni aunque desde ahí creció. Fue nombrada en un cargo en el ministerio de Desarrollo Social de Nación que le permite llegar a cualquier punto de la provincia, llevando ayuda o haciendo alguna inauguración. Nunca llega con las manos vacías.

De los nombres en danza son los que más adhesiones generan y los que también menos se animan a cuestionar. Un gran frente para las nacionales, a esta altura, con el contexto y el gran objetivo en la mira ya no suena nada descabellado.

 

  

 

 

¿Baja la tensión?

Los docentes de Buenos Aires levantaron el paro y el lunes se reúnen con Vidal

Los docentes de Buenos Aires levantaron el paro y... 12

Fin de ciclo

Reformada constitucional en serio

Reformada constitucional en serio 3