QPS / Política
Matías Isola

Matías Isola

Que Pasa Salta

Divide y reinarás / Macri le prende velas a la división del peronismo

Pese a sus desaciertos, Cambiemos se ilusiona con la fragmentación del peronismo de cara a las elecciones.

Macri le prende velas a la división del peronismo

La división del peronismo no hace otra cosa que favorecer las aspiraciones de Cambiemos de cara a las elecciones legislativas de este año y a las presidenciales de 2019. Si bien el gobierno de Mauricio Macri acumula varios desaciertos, la fragmentación del peronismo le da oxígeno y mantiene al oficialismo como una fuerza competitiva.

El desgaste que sufrió el Gobierno con sectores de la sociedad fue notorio. Aumento de tarifas y paro docente son dos claros ejemplos de tozudez política. La gestión de Macri optó por dilatar los conflictos en lugar de favorecer el tan mentado diálogo. Eso sumado al escándalo del Correo y al ¿error? con los jubilados (luego hubo marcha atrás) debilitaron la imagen del presidente. Sin embargo, desde Cambiemos se las ingeniaron para reflotar "la grieta" y desviaron la atención de la opinión pública (ver link). Y lo hicieron muy bien, porque pese a todo recuperaron la escena política y la agenda.

Por su parte, el peronismo continúa con su dilema existencial. Está claro que dicho movimiento sigue ocupando un lugar preponderante en la vida política argentina. Sucede que la atomización del movimiento dispersa a los votantes históricos y hasta los confunde. Es así que hoy por hoy el peronismo está dividido en tres: kirchnerismo, massismo y los otros (al mejor estilo Lost).

El kirchnerismo se mantiene firme en sus convicciones y se encolumna detrás de su indiscutible líder: Cristina Kirchner. Es el adversario elegido por Cambiemos para polarizar y a su vez la sombra de otros peronistas que buscan renacer o relanzarse.

Luego aparece el Frente Renovador de Sergio Massa, un espacio que nació en teoría como una instancia superadora entre kirchneristas y macristas. "La avenida del medio", como le gusta decir a su principal referente. No obstante, aglutina a varios peronistas y por el momento parece perder fuerza.

Por último aparecen "los otros". Vendrían a ser los peronistas (en su mayoría gobernadores) que garantizan gobernabilidad y que no "ponen palos en la rueda".

Dirigentes como Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti, Diego Bossio, Miguel Pichetto, que se distancian de la "resistencia" kirchnerista y procuran ejercer una oposición "constructiva".

Sin dejar de lado a otros dirigentes que por el momento se mueven en la sombra y que tienen aspiraciones (caso Florencio Randazzo), pero que por ahora no oficializaron su estrategia electoral.

Así las cosas, Cambiemos se ilusiona con recibir un espaldarazo electoral. Por mérito propio, pero fundamentalmente por la división del peronismo. La pregunta que desvela a los macristas es si los peronistas se están reproduciendo (como decía el General) o si cambió el viejo paradigma. Mientras, Macri y los suyos festejan por lo bajo y cruzan los dedos para que los "muchachos" sigan divididos.
 

Momentos difíciles

Reflexiones de Pascua

Reflexiones de Pascua 11

Eleva su precio

El Partido de la Victoria tiene fecha de Congreso y define su continuidad en el frente

El Partido de la Victoria tiene fecha de Congreso... 19