QPS / Política

La nada misma / Macri apunta a una suba de salarios en 2018 del 9 al 11 por ciento

Confía en el pronóstico de inflación del Banco Central, que apunta a 8%. Y prevé más de 4% de crecimiento.

Macri apunta a una suba de salarios en 2018 del 9 al 11 por ciento

Mauricio Macri luce en estos días una pesa roja atada a su tobillo derecho. Cada 15 minutos debe levantar la pierna: es parte de la recuperación que le indicaron para su rodilla operada. La situación parece fastidiarlo, cuentan en su entorno. Pero más lo tensa la discusión sobre las variables de la economía. Por estas horas pone en números cuáles son sus objetivos para 2018: negociación salarial por debajo del 12%, crecimiento arriba del 4%, inflación de 8%. Más la discusión de una gradual rebaja de los impuestos al Cheque y a los Ingresos Brutos.

A fines de 2016, María Eugenia Vidal definió un planteo para su provincia que terminaría siendo una de las patas de la construcción económica de este año a escala nacional: las paritarias del 18% con cláusula gatillo. En medio de la pelea con los docentes, Vidal tuvo que flexibilizar ese número. Pero su definición terminó siendo un indicador para el resto de la economía como una década antes lo era el reclamo que planteaba el gremio de Camioneros.

“Debería ser de entre 9 y 11 por ciento”, dice Macri cuando le preguntan hoy cuál será el aumento de sueldos en 2018, en la discusión paritaria que empezará a calentarse a finales de año. “Doce por ciento, como máximo”, añade el Presidente cuando le preguntan sobre el tema. Y aclara que a eso habrá que sumarle, también el año próximo, la cláusula gatillo.

El gatillo se dispara cuando la inflación supera el número acordado par la suba de salarios. ¿No teme el Gobierno que eso suceda el año próximo con un ajuste salarial tan bajo?

El Presupuesto plantea una inflación promedio del 15,7%. La Casa Rosada puso ese número teniendo en cuenta un 12% de punta a punta, de enero a enero. A esa cifra llegaron en base al planteo del Banco Central, que fijó un objetivo del 10%, con un desvío de 2 puntos para arriba o para abajo. Esto es, entre 8 y 12%. “Pero Federico Sturzenegger insiste que va a ser del 8%”, dice Macri por estos días.Ahí hay un punto que sus interlocutores no dejan de destacar: el reiterado apoyo del Presidente al titular del Banco Central.Explican que Macri está convencido de que la suba de tasas de interés no afectó el nivel de actividad, como alertaban algunos, inclusive dentro del propio Gobierno. No hay que olvidar las tensiones entre Sturzenegger y el ahora ex ministro Alfonso Prat-Gay.

Macri destaca lo que sería otro éxito de la política monetaria: la devaluación de este año “casi” no se trasladó a precios, insiste.

El otro número que está sobre la mesa de discusión en el área presidencial de la Casa Rosada es la tasa de crecimiento. En el Presupuesto el Gobierno puso una previsión del 3,5% para 2018.Pero el Presidente cree que podría ser más que eso. Hay un 1,8% de arrastre estadístico por el crecimiento de este año, ya que la economía está hoy a un ritmo del 4%, dicen los funcionarios. Hay otro punto más de crecimiento producto de las inversiones en infraestructura ya licitadas o que se licitarán en los próximos meses, añaden las mismas fuentes. Y luego están los créditos hipotecarios. En el Gobierno esperan que el ritmo de otorgamiento sea de 10.000 millones de pesos mensuales. Eso equivale a un punto del PBI. Lo que, teniendo en cuenta que una parte será para construcción y otro para la compra de propiedades usadas, impactaría en alrededor de medio punto más de crecimiento. En definitiva, Macri espera un alza de la economía superior al 4% para el año próximo. Si ese número no figura en el Presupuesto es “porque hay que ser prudentes, porque sino estaríamos previendo más recaudación, y eso es más coparticipación, y sería un motivo de tensión con los gobernadores”, dicen en la Rosada.

Y ahí entra el otro factor económico que por estas horas maneja el Presidente, señalan en su entorno: la rebaja de impuestos. Según su punto de vista, con la actual presión impositiva no hay desarrollo sustentable. Pero también hay que reducir el déficit fiscal. Entonces empieza a diagramar un esquema gradual de rebajas. Le reclamará a los gobernadores que pongan un tope a las alícuotas de Ingresos Brutos. Y la Nación a cambio haría una rebaja del Impuesto al Cheque. Ambos en un plan pactado a lo largo de los próximo años. Es la parte de la reforma impositiva que la Casa Rosada quiere poner sobre la mesa de discusión con las provincias luego de las próximas elecciones.

¿Un último dato? En la Casa Rosada no ven que sea hoy viable un impuesto a la renta financiera, como se viene planteando estos días.

Más críticas

Tras un nuevo femicidio, Martinich también cuestionó al Observatorio de Género

Tras un nuevo femicidio, Martinich también cuestio... 4

La culpable

Encuestas y sorpresas: “Lo que más daño le hizo a Macri este año fue Mirtha Legrand”

Encuestas y sorpresas: “Lo que más daño le hizo a... 4