QPS / Política

#CorruptosGarcasTraidores / La presión por la fecha del paro nacional desembocó en incidentes al final del acto de la CGT

El acto de la CGT frente al Ministerio de Producción terminó fuera de lo previsto, con serios incidentes detrás del escenario principal, corridas, empujones y los máximos dirigentes de la central obrera violentamente increpados por la falta de una fecha precisa para el paro general.

La presión por la fecha del paro nacional desembocó en incidentes al final del acto de la CGT

Los indicios de que la movilización podía concluir con una tremenda batahola tras bambalinas se sintieron durante los discursos que dieron los tres jefes cegetistas. El primero fue el estacionero Carlos Acuña, quien luego de repasar el daño que provocaron en los trabajadores algunas políticas del Gobierno, tuvo que interrumpir varias veces su exposición para dejar rienda suelta a los cánticos. "Vamos a volver, a volver, a volver, vamos a volveeeer", le despacharon desde la multitud que lo miraba de abajo. "Paro nacional, paro nacional", cantaron miles de sindicalistas organizados y otro tanto de manifestantes autoconvocados. 

A Juan Carlos Schmid se la hicieron más difícil. Cada vez que lanzaba la amenaza de llamar a una huelga si en la Casa Rosada no "rectifican" el rumbo económico un sector de la multitud lo abucheaba: "Poné la fecha, la p.. que lo parió"Héctor Daer directamente fue recibido con una silbatina. El líder de Sanidad y actual diputado massista no tuvo alternativa que endurecer su mensaje contra el oficialismo, pero de nada le sirvió. A cada tanto volvían los cánticos y la "presión" popular para que fijen una fecha de la huelga. "El paro está definido, estoy diciendo que está definido", ensayó Daer para calmar las aguas. "Va a ser a fin de año", soltó bajo un manto de nerviosismo, y rápido se corrigió. "Va a ser a fin de mes, en la primera semana de abril". Tampoco alcanzó. Las palabras de Daer cerraron el acto y abrieron la puerta a los incidentes.

Cuando los popes de la CGT se despidieron de los manifestantes, con marcha peronista y lluvia de papelitos celeste y blanco incluidos, no se percataron que detrás del escenario, a sus espaladas, una columna integrada por militantes políticos los esperaban para seguir increpándolos. Durante más de una hora la treintena de secretarios generales quedaron rodeados sin escapatoria, arriba del escenario. Los 400 muchachos de seguridad desplazados por el microcentro para evitar filtraciones, armar cercos de custodia y proteger las vallas se esfumaron. Sin poder bajar si quiera la escalera trasera de la enorme tarima, no tuvieron opción que esperar de pie, cara a cara con los díscolos que insistieron con una fecha para el paro nacional. Los insultos y pases de factura se fueron multiplicando hasta que Daer decidió irse del lugar.

El diputado bajó rodeado por una guardia pretoriana que intentó por todos los medios evitar las agresiones físicas, los empujones y los manotazos. Poco pudieron hacer. Esquivando baños químicos y autos estacionados, Daer logró colarse al edificio de Faecys que administra Armando Cavalieri. Ambito.com registro todo. Detrás de él se animó a cruzar el estatal Andrés Rodríguez. Las imputaciones furibundas y el griterío también le jugaron una mala pasada, aunque salió ileso. A Pablo Moyano lo rescató una tribu camionera fácilmente identificable: vestían remeras verdes y al frente estuvo el Patón Basile. Schmid fue el que peor la pasó.

El jefe del sindicato de Dragado y Balizamiento halló refugio temporario lejos de la escalera. Se ubicó en las alturas, del lado del escenario donde se habían dado los discursos. Allí también fue interpelado por manifestantes que le exigían un poco más de carácter para lanzar la medida de fuerza. "Ponele fecha al paro", le reclamaron desde el asfalto. "Ya la pusimos", replicaba sin dar números. "Tiene que escuchar a los laburantes, no al Gobierno", le insistieron. 

Los pedidos se sucedieron uno tras otro y Schmid decidió abandonar su escondite para abrirse paso entre la muchedumbre. Rodeado por una docena de sindicalistas custodios bajó del pupitre y se dirigió por Moreno hacia la avenida Belgrano, en medio del gentío que una vez más le rogaba una fecha para el paro, y la prensa, que buscaba una declaración sobre el imprevisto y escandaloso final. A medida que fue avanzando, los seguridad lo abrazaban con una mano y con la otra rechazaban las botellas que volaron por los aires. Enardecidos sin identificación, le arrojaron latas vacías, palos de banderas y hasta una bolsa de basura por la cabeza. Entre idas y vueltas, a las corridas, Schmid pudo subirse a un vehículo gris claro que lo esperaba para sacarlo del infierno. Una vez adentro, el conductor aceleró y se llevó puesto todo lo que tenía enfrente, incluidos fotógrafos y cronistas acreditados.

La marcha de la CGT no terminó como lo previsto. Al menos dos personas resultaron heridas en los choques posteriores y los líderes gremiales tuvieron que ser asistidos para huir del lugar. Con los referentes sindicales en retirada, decenas de trabajadores, militantes y cooperativistas se apoderaron vorazmente del escenario y como lo hicieron desde el principio, le exigieron que pongan fecha para el paro nacional.

Jornada de protesta

El gremio de Abel Ramos acompañó la marcha de la CGT en Buenos Aires

El gremio de Abel Ramos acompañó la marcha de la C... 4

Chochos

El Gobierno relativiza la marcha de la CGT y se regocija por la crisis de liderazgo

El Gobierno relativiza la marcha de la CGT y se re... 4